El 70% de éxito de un programa de biotecnología depende de la receptora

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Noviembre 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, biotecnología, biotecnología reproductiva en Colombia, embriones, para qué hacer embriones, mejoramiento genético, hacer crías, mejoramiento de productividad, reproductividad bovina, importancia de hacer embriones, donadoras, escogencia de donadoras, alquilar donadora, precio donadora, comprar donadora, toros, recpetora, problemas de biotecnología, importancia de receptoras en biotecnología
El éxito de un proceso de biotecnología tiene a la receptora como reina, según algunos expertos. Foto: agropecuarialaurentina.com

Los procesos de biotecnología se están volviendo cada día una práctica más frecuente dentro de las explotaciones ganaderas. Esta herramienta involucra varios factores para garantizar el éxito de procedimiento, uno de estos es la receptora.

 

Ramón Guillermo Gómez Domínguez es un médico veterinario y zootecnista con Maestría en Administración de Negocios que cuenta con 20 años de experiencia en uso de herramientas de biotecnología reproductiva, quien expresa que en el proceso, todos los elementos son complementarios y se convierte en un trabajo en equipo, teniendo presente que como en toda práctica, hay un factor que prevalece. (Lea: ¿Sabía usted que las pérdidas por un toro estéril depende del tipo de producción?)

 

“Esto lógicamente es un trabajo en equipo, siempre que trabajamos con biotecnología van a existir una cantidad de variables inmensas que hacen que para obtener un resultado final ya sea exitoso o desastroso, se necesite de un trabajo en equipo porque esto es una cadena en la que cada eslabón está unido al otro”, describe y contextualiza Gómez Domínguez.

 

Una vez esos eslabones se rompen, los trabajos de biotecnología se empiezan a ver afectados, lo que termina por convertirse en una pérdida directa para el productor, que tenía la esperanza de mejorar su hato ganadero.

 

“Siempre que se maneje con biotecnología, el productor debe intentar trabajar con el mejor material posible en cada etapa del proceso para que esa plata que yo invertí en embriones realmente se multiplique por cinco”, detalla Gómez Domínguez. (Lea: ¿Comprar o alquilar donadoras?)

 

Para el experto, además del trabajo en equipo que debe hacerse en el procedimiento, existe una reina en todo el proceso y es la receptora, siendo quizás uno de los factores más importantes e influyentes en la biotecnología.

 

“Siempre que trabajamos un programa de biotecnología reproductiva el productor debe tener claro quién va a coger y recibir ese embrión, fruto de todo el trabajo de selección de donadora y el cuidado que todo este trabajo implica, pues es este animal quien va a gestar este embrión”, explica Gómez Domínguez.

 

La idea de la receptora no es solamente que preñe, sino que sea capaz de parir sin ningún problema, así como de destetarse sin complicaciones, pues es hasta ese punto en el que llega el trabajo de este tipo de animales.

 

“Nosotros la llamamos la reina porque todo lo que usted le pueda invertir a sus receptoras, se va a devolver en la eficiencia del programa. En esencia, por eso es que consideramos a estos animales como una inversión”, señala Gómez Domínguez.

 

De acuerdo con el experto, hoy en día y pese a toda la cantidad de variables a las que se enfrenta este tipo de herramientas tecnológicas, “se dice que el 70% del éxito de este tipo de programas es la receptora”, agrega el experto.

 

Este especialista en biotecnología también menciona que a pesar que todo el proceso genera un duro y exigente trabajo en equipo, el ganadero también juega un papel fundamental porque “a veces pensamos que el equipo solo es la empresa de biotecnología o el veterinario que está asesorando, pero hay un miembro muy importante que es el ganadero. Por lo tanto de las ganas de este productor, así como de su acompañamiento en el proceso depende mucho el éxito, siendo el doliente y el que lidera”, concluye Gómez Domínguez. (Lea: La biotecnología, un factor de competitividad en ganadería)