Hipocalcemia, una enfermedad que afecta al ganado lechero

Por: 
CONtexto Ganadero
21 de Noviembre 2014
compartir
Hipocalcemia en bovinos vacas
Cuando las vaca sufren de esta enfermedad, por lo general se tumban en el suelo con el cuello doblado hacia un costado. Foto: 11870.com
Cuando su animal esté echado en el predio con el cuello doblado hacía un costado, puede estar sufriendo de este trastorno. Conozca de qué forma lo puede tratar.
 
La hipocalcemia es un trastorno metabólico complejo que sufren los bovinos que se produce cuando un animal no tiene la capacidad de equilibrar la demanda de calcio que pierde por la producción de leche.
 
Aunque diferentes estudios aseguran que las vacas de la raza Jersey son las más susceptibles a padecer esta enfermedad, todas las especies la pueden contraer.  
 
De acuerdo con Jessica Zúñiga Villegas, médica veterinaria y zootecnista de la Eafit, el defecto bioquímico básico de esta enfermedad es una depresión de los niveles de calcio en la sangre de los semovientes. (Lea: Vitaminas y minerales, esenciales en la producción láctea de un hato)
 
Es importante recalcar que los niveles de calcio disminuyen en todas las vacas adultas al momento del parto debido al inicio de la lactación, pero son susceptibles aquellas vacas que no pueden equilibrar el calcio en la sangre con lo requerido para la producción de leche”, acotó Zúñiga Villegas.
 
Por su parte, Joel Enrique Berrío, médico veterinario, zootecnista y profesional de Gestión Productiva y Salud Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, expresó que la descompensación del calcio circulante en el organismo es el causante de la hipocalcemia.
 
La vaca entra en un estado de descompensación de este mineral. El signo más visible es cuando la res queda en una parálisis espática y cae al suelo, generalmente con el cuello doblado hacía un costado”, aseguró Berrío. (Lea: Vacas echadas, señal de confort o enfermedad)
 
El tratamiento de esta enfermedad, que no afecta la productividad láctea, es muy sencillo: se realiza con productos a base de calcio de magnesio, los cuales deben ser aplicados por medio intravenoso.  
 
Lo recomendable es que el ganadero llame a un médico veterinario para que revise a los animales, porque los bovinos pueden padecer de otra enfermedad con signos similares. Entonces, el especialista está en mejor capacidad de diferenciar y aplicar el tratamiento necesario”, detalló el funcionario de Fedegán.
 
Aunque la enfermedad parece complicada, no pone en riesgo el resto de bovinos del hato y la recuperación, luego de aplicado el tratamiento, tiene una duración de apenas 24 horas.