Informe: Así se multiplica la economía rural con una vaca

Por: 
Luisa Gómez Rodríguez
08 de Agosto 2014
compartir
'Una vaca por la paz', multiplicación de vacas
El próximo 8 de octubre Fundagán realizará por tercera ocasión la 'Gran Cena Gourmet', con el fin de seguir sembrando la paz en el campo colombiano. Foto: CONtexto ganadero.
Una madre cabeza de familia logró en 3 años aumentar su hato bovino luego de recibir una vaca. Ella se ha convertido en ejemplo de superación y constancia. Pero contó con varios ángeles de la guarda para resurgir en el campo.
 
De un pasaje bíblico, a la realidad, es decir, de la multiplicación de los panes y peces a de las vacas. Así es la historia de Blanca Isabel Rojas, una madre cabeza de familia y residente en el municipio de Bojacá, Cundinamarca, quien tiene una historia particular, al igual que otras 1.499 familias colombianas beneficiadas con el programa ‘Una vaca por la paz’, que lidera la Fundación Colombia Ganadera, Fundagán.
 
Blanca cuenta que hace más de 3 años le robaron las 3 vacas que tenía. Eran su sustento diario, porque con la venta de leche ayudaba a su esposo a pagar el lote en el cual vive con sus hijos.
 
“Logramos construir una casa que nos servía para arroparnos del frio, no nos hacía falta la leche para el desayuno y las onces de los niños. Pero después de que me robaron mis vacas, tuve que empezar a mandar al colegio a mis hijos con una aromática porque ya no tenía nada para darles”, señala. (Lea: Fundagán sigue entregando vacas por la paz, sin importar el clima)
 
Fue una ápoca muy difícil para la familia de Blanca que rezó po tener una segunda oportunidad. Las plegarias de esta colombiana funcionaron, porque un día su vida cambió al recibir una vaca, gracias al programa que lidera Fundagán, la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, con ayuda de empresas y patrocinadores.
 
Recibir la vaca fue una bendición para mí. Lo más bonito de todo fue que a los 8 días de que me la regalaron dio una cría. A partir de ahí no volví a aguantar necesidades, ni a pasar hambre, no me ha faltado nada. Ya pagamos el lote donde vivimos. Ahora me encargo nuevamente de los gastos de la casa y los estudios de mis hijos. Vendo la leche y también hago pan, con todo eso he mejorado mis ingresos”, agrega Blanca Isabel.
 
Así inicia la multiplicación de las vacas
 
En el año 2011 la Fundación Luis Carlos Sarmiento Angulo donó al programa de Fundagán 33 vacas preñadas, una de esas fue para Blanca Isabel, y las otras 32 para más familias que estaban en las mismas condiciones de la residente en Bojacá.
 
Ese mismo año ‘Perla’, la vaca que recibió Blanca, parió su primera cría. Entonces, en cumpliendo del acuerdo que estableció con Fundagán, cedió el ternero con el fin de favorecer a otra familia en igualdad de condición. (Lea: Regalar una vaca incrementa el nivel económico y nutricional de un campesino)
 
Al año siguiente, la vaca me dio otro ternero. Creció y se puso bonito, luego lo vendí y compre otra vaca. Hoy las 2 vacas que tengo me han dado crías hembras. Ahora, nuevamente tengo a Perla preñada”, explica la beneficiaria.
 
El compromiso de Blanca Isabel con el cuidado de los animales se ha visto reflejado en el resurgir de su finca. Así lo expresa Mauricio Mendoza Quesada, profesional de Gestión Productiva y Salud Animal de Fedegán en Cota, quien indicó que desde que recibió a ‘Perla’, siempre se ha preocupado por el bienestar de la vaca.
 
“Ella ha sido muy emprendedora, con mucha tenacidad. Ha tenido un crecimiento al igual que la vaca que recibió por parte de la Fundación Luis Carlos Sarmiento Angulo. En el primer año ella recibió 4 asesorías por parte de Fedegán y hay que decir que siempre ha mantenido en buen estado al animal, se ha preocupado porque la vaca se preñe rápidamente, contando con el apoyo de la Umata (Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria) en la inseminación”, añade Mendoza Quesada.
 
En la actualidad, el programa beneficia a 1.500 núcleos familiares que enriquecen con leche la dieta diaria de más 6.000 personas que componen dichos núcleos en 87 municipios del país.
 
La producción de leche por vaca entregada se incremente. Así mismo, los beneficiarios que recibieron las vacas preñadas han cumplido con su compromiso de entregar al programa la primera cría para beneficiar a otras familias, lo cual es parte de la esencia de este programa que se caracteriza por impulsar una cadena de solidaridad. (Conozca a las empresas vinculadas y patrocinadores en 2010)
 
 
Una vacan por la paz regresa con la Gran Cena Gourmet
 
Uno de los elementos centrales del programa es la Gran Cena Gourmet, evento de promoción y recolección de donaciones que se realiza cada 2 años.
 
La cena es una cita con la solidaridad, en donde ganaderos, empresarios y personas del común se congregan para disfrutar del arte de diferentes chefs de talla internacional y de contribuir con su generosidad y donar una novilla preñada, o su equivalente en dinero. (Lea: Nestlé donó 10 “vacas por la paz” en Caquetá)
 
El próximo 8 de octubre, Fundagán realizará nuevamente la cena. En este momento trabaja para que más empresas se vinculen y sigan encontrando en ‘Una vaca por la paz’ la posibilidad de acercar sus organizaciones al entorno social, mejorar las relaciones con la comunidad y fortalecer sus prácticas de responsabilidad social empresarial.
 
La invitación a participar activamente en esta iniciativa está abanderada por José Félix Lafaurie, presidente ejecutivo de Fedegán, quien manifiesta que “esta propuesta no pretende ser la solución a la pobreza rural, pero sí una alternativa realista desde el sector ganadero; no es otra cosa que el primer eslabón de una cadena de solidaridad para contribuir al logro de un anhelo común: sembrar la paz en el campo”.
 

Quienes estén interesados en asistir a esta cena solidaria pueden contactarse en Bogotá al teléfono (1) 578 20 20 extensiones 611 o 612. El valor del bono es de $250 mil. Fundagán expedirá una certificación de donación por el valor del bono.