José Félix Lafaurie ratifica posición frente a diálogos de paz

Por: 
CONtexto Ganadero
28 de Diciembre 2012
compartir
José Félix Lafaurie, presidente ejecutivo de Fedegán
El máximo dirigente de Fedegán mantiene firme su posición frente a las negociaciones de paz. Foto: Fedegán
El Presidente de los ganaderos mantiene serias reservas sobre de los diálogos de paz con la guerrilla. Advierte que por esa vía el país siempre ha fracasado porque a las FARC solo les interesa dialogar por dialogar.
 
Así mismo, señala que los ganaderos seguirán firmes ante la negativa de exponer el futuro de la ruralidad al escrutinio de quien históricamente ha sido su principal victimario.
 
- Fedegán se situó en el centro de la polémica respecto a los diálogos de paz con las FARC por su negativa a asistir al “Foro de desarrollo agrario integral” que organizó la U. Nacional y las Naciones Unidas, la cual le valió una serie de calificativos empezando por los del Gobierno Nacional. ¿Qué opinión le merece esta situación?
 
JFLR: Fedegán siempre ha asumido una posición crítica frente a este tipo de negociaciones. En esta oportunidad lo que hemos hecho es mantener una posición coherente. La guerrilla nos señala como enemigos de la paz y el Gobierno no admite el disenso. Los ganaderos no somos enemigos de la paz, porque hemos sido las principales víctimas de la guerra y quienes directamente la hemos padecido con mayor rigor. El Foro era inútil e inconveniente. A las FARC lo que les interesa es dialogar y el resto de la sociedad lo que esta esperando es que entreguen las armas, devuelvan los secuestrados y dejen de agredir y aterrorizar a los ciudadanos. Lea aquí -Fedegán no ve utilidad en el Foro agrario de la U. Nacional-
 
- Iván Márquez dijo que el presidente de Fedegan es "el mismo aliado de los paramilitares que no se cansó de disparar contra el foro". ¿Cómo interpreta esas declaraciones?
 
JFLR: Mire, es el lenguaje con el que nos rotulan de manera permanente, para estigmatizarnos. Me llama la atención que entre en sintonía con Mancuso y use las declaraciones de un paramilitar para desacreditarme. El país nacional, o mas bien la cacareada sociedad civil, que somos todos los ciudadanos  que cumplimos la Ley, estamos en medio de estos dos fuegos, entre Mancuso y Márquez. Ahora resulta que son los criminales los que acusan a la gente de bien.
 
No me preocupa el calificativo de paramilitar, es el que siempre nos han endilgado para poner a los ganaderos como enemigos de la paz, como tampoco me preocupan otros calificativos que solo buscan demeritar una posición que hemos asumido frente a este tema y que responde a la obligación moral que tengo de honrar a tantas víctimas que a lo largo de esta cruenta guerra ha arruinado miles de hogares ganaderos dejando la estela de dolor por tantas personas extorsionadas, asesinadas, secuestradas y desaparecidas. Lafaurie asegura en CM& que no es enemigo de las FARC
 
Fedegan no puede olvidar que las FARC, desde sus inicios, durante la segunda conferencia en 1964 declararon a los ganaderos como objetivo militar, por el solo hecho de ser poseedores legítimos de tierras. Y esa carga no ha sido fácil de llevar a lo largo de estas décadas de barbarie.
 
 
- ¿Pero, por qué ese señalamiento?
 
JFLR: Los grupos guerrilleros y la izquierda doctrinaria se han encargado de estigmatizar sistemáticamente a los ganaderos como un gremio paramilitar y victimario. Nunca han querido reconocer que hemos sido las primeras y principales víctimas de esta guerra. Muy seguramente porque cuando el Estado, ante su incapacidad de enfrentarlos, autorizó la creación de las ‘Convivir’, muchos ganaderos, bajo la tutela de las Fuerzas Armadas, colaboraron con ellas como único medio de sobrevivencia. No obstante, la realidad es que estamos ante un fenómeno de despojo masivo y ante un verdadero genocidio ganadero, cometido por las FARC.
 
 
- Pero, usted se ha referido a las FARC en términos duros…
 
JFLR: ¿De qué otra forma debería referirme a quienes han sembrado de muerte el campo colombiano? No sólo por los crimines de lesa humanidad que han cometido, sino además por el narcotráfico, que se convirtió en fuente común de recursos y hermanó a todos los grupos al margen de la ley, sustituyó sus viejos ideales o excusas argumentativas para la guerra y los convirtió en el principal cartel de la droga. No es fácil aceptar que quien es catalogado como grupo narcoterrorista por todos los países, ahora sea aceptado como interlocutor válido de la sociedad. Los principios no son negociables. Así es imposible construir una sociedad, pues no existe respeto a las reglas mínimas de convivencia.
 
 
- ¿En qué radica el desacuerdo para no hacer propuestas en un foro?
 
JFLR: Las palabras de Iván Márquez respecto a la posición de Fedegán son demostrativas. Este Foro fue un escenario más de estigmatización y reclamo contra la ganadería. Pero más que eso, nuestro desacuerdo es en cuanto a que el desarrollo rural y la tierra no pueden ni deben ser negociados con las FARC, cuyo experticia en el tema agrario va desde promover invasiones hasta sembrar minas y coca. Es inocultable tanta  ruina y desolación en los hogares de miles de hombres y mujeres del campo. Además el desarrollo del campo no puede ser el precio para acabar con la violencia, el terror y el narcotráfico de este grupo narcoterrorista. La ausencia del Estado y la indiferencia del país se han encargado de destruir las zonas rurales durante más de medio siglo. Pretender convertirse ahora en adalides del desarrollo rural sobre tesis que están fuera de toda lógica económica, es una postura absurda. Lea la columna de opinión -¿Un foro para qué?-