La economía del nitrógeno y otros minerales

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Agosto 2017
compartir
Ricardo Botero Maya, Carta Fedegán, Así se hace el desarrollo sostenible (II), Rhizobium, CONtexto ganadero, ganadería colombia
Existen evidencias de que los micro- organismos del suelo pueden transformar unos minerales en otros, partiendo del mineral más abundante que es el silicio. Foto: pregonagropecuario.com
Acciones para economizar nitrógeno y otros minerales, explicada en Carta Fedegán por Ricardo Botero Maya.
 
El nitrógeno es el mineral más limitante en los suelos del mundo. La producción de los fertilizantes nitrogenados, no sólo tiene un alto costo, sino que su aplicación contamina el suelo y las aguas.
 
La urea es un fertilizante que tiene 46 % de nitrógeno, su producción proviene del petróleo y su precio está atado al mismo. Para economizar nitrógeno y otros minerales, son prudentes las siguientes acciones:
 
Árboles fijadores de nitrógeno atmosférico
 
Irónicamente, aunque el aire de la atmósfera contiene 78 % de nitrógeno, la mayoría de las plantas no tienen la capacidad de tomarlo y sólo pueden llenar sus requerimientos con la materia orgánica del suelo o con los fertilizantes.
 
Las leguminosas son las principales plantas fijadoras de nitrógeno, al asociarse con bacterias del género Rhizobium, aunque otras no leguminosas, como el aliso o Alnus sp, pueden hacerlo, igual que algunos microorganismos, entre ellos el Azotobacter. Aunque estos procesos se conocen, es importante investigar otras plantas y microorganismos benéficos y hacer conocer los hallazgos y producirlos masivamente.
 
Mejorar la disponibilidad de minerales del suelo.
 
Las micorrizas son hongos benéficos de la raíz, que hacen más disponibles los minerales del suelo, principalmente el fósforo; aunque son habitantes normales del suelo, se deben promover y producir comercialmente.
 
En los análisis de suelos, se determinan los minerales disponibles, pero, en realidad, la cantidad total de mineral es mucho mayor, y, una buena proporción de éste, no disponible.
 
Allí, el papel benéfico de los microorganismos, especialmente de las micorrizas, la hacen disponibles.
 
Existen evidencias de que los micro- organismos del suelo pueden transformar unos minerales en otros, partiendo del mineral más abundante que es el silicio, por mecanismos como la transmutación de los elementos a baja energía, teorías que la ciencia tradicional todavía está en proceso de aceptar; en este caso, por ejemplo, el calcio, que tiene un peso atómico de 40, se puede transformar en magnesio más oxígeno, con pesos atómicos de 24 y 16, respectivamente (Pinheiro Machado, 2009).