La ruminaza podría descomponer el plástico

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Julio 2021
compartir
microorganismos, estómago, vaca, descomponer, plástico, bacterias, órgano digestivo bovino, poliésteres, laboratorio, microbios, material vegetal, rumen, Austria, Mataderos, desperdicio, PET, polímero sintético, textiles, empaques, PBAT, plástico biodegradable, bolsas de plástico, PEF, recursos renovables, enzimas, Carbios, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Científicos austriacos comprobaron que algunos microorganismos de la vaca servirían en la degradación de los plásticos. Foto: bekiamascotas.com - plastico.com

Las bacterias que se encuentran en uno de los compartimentos del órgano digestivo bovino pueden degradar los poliésteres en el laboratorio.

 

Así lo probaron científicos austríacos quienes señalaron que existen microbios que pueden degradar el poliéster natural que se encuentra en las cáscaras de tomates o manzanas, por ejemplo. Dado que las dietas de las vacas contienen estos poliésteres naturales, los científicos sospecharon que el estómago bovino contendría una gran cantidad de microbios para degradar todo el material vegetal

 

Para probar esa teoría, la doctora Doris Ribitsch, de la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida en Viena, y sus colegas obtuvieron líquido del rumen (ruminaza) del estómago de una vaca de un matadero en Austria, según reporta el portal agromeat.com

 

Una vaca normalmente produce un volumen de rumen de aproximadamente 100 litros. Puede imaginarse la enorme cantidad de líquido ruminal que se acumula en los mataderos todos los días, y es solo un desperdicio”, señaló Ribitsch.

 

Ese líquido se incubó con tres tipos de poliésteres: PET (un polímero sintético comúnmente utilizado en textiles y empaques); PBAT (plástico biodegradable de uso frecuente en bolsas de plástico compostables); y PEF (un material de base biológica elaborado a partir de recursos renovables). Cada plástico se probó tanto en película como en polvo. (Lea: El plástico nos está asfixiando)

 

Los resultados mostraron que los tres plásticos podrían ser degradados por los microorganismos de los estómagos de las vacas en el laboratorio, y los polvos plásticos se degradaban más rápido que la película plástica. Los siguientes pasos, dijo, fueron identificar los microbios cruciales para la degradación del plástico de los miles presentes en el rumen, y luego las enzimas producidas por ellos. Una vez identificadas las enzimas, se pueden producir y aplicar en plantas de reciclaje.

 

Por ahora, la mayoría de los desechos plásticos se queman. En menor medida, se funde para su uso en otros productos, pero más allá de un punto se daña y ya no se puede volver a utilizar. Otro método es el reciclaje químico, es decir, convertir los desechos plásticos en productos químicos básicos, pero ese no es un proceso respetuoso con el medio ambiente.

 

El uso de enzimas se factura como una forma de reciclaje químico ecológico. Otros investigadores están más avanzados en su búsqueda para desarrollar y escalar tales enzimas. En septiembre del año pasado, se diseñó una superenzima mediante la unión de dos enzimas separadas, las cuales se encontraron en el insecto come plástico descubierto en un sitio de desechos japonés en 2016.

 

Los investigadores revelaron una versión diseñada de la primera enzima en 2018, que comenzó a descomponer el plástico en unos pocos días. Pero la superenzima funciona seis veces más rápido. A principios de abril, la empresa francesa Carbios reveló una enzima diferente, originalmente descubierta en un montón de hojas de abono, que degrada el 90 % de las botellas de plástico en 10 horas.

 

En el líquido del rumen, parece que no hay solo un tipo de enzima presente, sino diferentes enzimas que trabajan juntas para lograr la degradación, sugirieron los autores en la revista Frontiers in Bioengineering and Biotechnology. (Lea: Crisis en el sector de empaques plásticos para alimentos por los bloqueos)

 

Carbios estaba trabajando para ampliar su tecnología, señaló Ribitsch. “Pero, por supuesto, siempre es bueno tener incluso mejores enzimas que quizás estén reciclando otros polímeros, no solo PET, por ejemplo para que pueda verse como un material de reciclaje general”, concluyó.