Multiplicación de las vacas, entre los beneficios de la aspiración folicular

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Julio 2015
compartir
Aspiración folicular en bovinos
Esa tecnología tiene una viabilidad del 40 % en el predio. Foto: embriovet.com.
Gracias a este método científico, los productores bovinos podrán obtener mayores y mejores crías en sus explotaciones, lo que se transformará en productividad y rentabilidad.
 
Cuando un ganadero adquiere una vaca, uno de los beneficios que espera de su nuevo semoviente es contar con varias crías, pero un bovino puede dar máximo 12 hijos en su vida, y eso si es bastante longevo. Surge la pregunta, ¿qué pasaría si pudiera obtener hasta 60 animales en un año de la misma vaca?
 
A eso es lo que le apunta la aspiración folicular, una herramienta de la biotecnología reproductiva que consiste en aspirar por ultrasonografía guiada la célula femenina de la vaca, la cual se lleva al laboratorio para madurarla, fertilizarla, cultivarla y trasladarla al vientre de las reses sustitutas, las cuales son sometidas a un tratamiento hormonal. (Lea: Transferencia de embriones: al alcance de pequeños ganaderos del país)
 
De acuerdo con Daniela Villegas Cardona, médica veterinaria y docente de la Universidad de Caldas, además del crecimiento de cría, en la práctica se puede utilizar semen sexado, lo que les certifica a los productores en un 90 %, según las necesidades del predio, el nacimiento de hembras o machos.
 
Este método produce más animales anuales, pues de una res donante se pueden recoger los embriones 2 veces por semana, además de que con una sola pajilla se logran fertilizar hasta 500 células femeninas”, afirmó Villegas Cardona. (Lea: Mejorar los índices de reproducción, un reto multifacético)
 
A pesar de ser una técnica muy aplicada en países como los Estados Unidos y Brasil, en Colombia viene tomando fuerza desde finales de 2009. En ese entonces, el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, abrió las puertas de su Centro Biotecnológico del Caribe en el Cesar, en el cual los ganaderos pueden realizar esta práctica.
 
Carlos Gutiérrez de Piñeres, subdirector del Centro, explicó que en la realización de esta práctica los óvulos, “todavía inmaduros, son retirados de forma científica de los ovarios de la hembra bovina”. A continuación se procede al lavado y clasificación de los oocitos, los cuales son llevados al Laboratorio de fecundación In Vitro. (Lea: Nacen 2 terneros producto de una bipartición embrionaria)
 
Si se consigue una buena cantidad de oocitos, se pueden fertilizar con varios semovientes machos. Después de este proceso, se esperan 8 días para luego ser transferidos a las vacas receptoras, las cuales deben estar anteriormente sincronizadas para que alojen en su útero el nuevo embrión sin problemas de rechazo.
 
Esa tecnología, de acuerdo con las fuentes consultadas por este medio, tiene una viabilidad del 40 %. Es decir, si pasan 100 embriones ya fertilizados in vitro, es factible que se conciban 40 nuevas crías bovinas. Los departamentos en donde más se realiza este procedimiento son Cesar, Córdoba y Santander.