Oxigenar el suelo mejora la calidad del pasto que se da al ganado

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Abril 2015
compartir
oxigenación de suelos
Los suelos aireados se nutren mejor y por ende se produce pasto de más calidad en ellos. Foto: peru21.pe.
Airear y facilitar el paso del agua en el suelo contribuirá con la obtención de pastos de calidad, alimento idóneo que recibe el ganado bovino que convertirá los nutrientes recibidos del forraje en leche y carne.
 
El suelo, al igual que el pasto, puede tener un desequilibrio nutricional. Un mecanismo para erradicar ese inconveniente es facilitar la absorción de agua, líquido a través del cual ingresan los minerales vitales para formar cultivos fortalecidos.
 
De acuerdo con José Carlos Marrugo, ingeniero agrónomo y líder de pastos en Colinagro, “85 % de la planta es agua, sustancia esencial en el funcionamiento vegetal, participando en la fotosíntesis, transpiración y reacciones del metabolismo”. (Lea: Estimulación de pastos puede salvar la ganadería en climas extremos)
 
Señaló que la oxigenación es fundamental para la supervivencia de todos los organismos vivos presentes en el suelo, tales como las mismas raíces, bacterias y hongos benéficos que participan en el ciclo de nutrientes y descomposición de insectos, lombrices y otros mesoorganismos que mejoran la condición de la tierra.
 
Es así como la oxigenación facilitará el paso del agua en el suelo, lo mantendrá con vida y hará que los forrajes estén en un ambiente ideal para su desarrollo de la mano de un flujo de nutrientes, desde la tierra hasta las hojas que consumen los semovientes.
 
El experto en pastos dijo que “el efecto productivo ( de la oxigenación del suelo) es un aumento de la acumulación de materia seca en la fase de crecimiento de un forraje que se traudce en una mayor cantidad de pasto, inclusive en un menor tiempo”.
 
¿Cómo se oxigena el suelo?
 
Mayra Mercado, ingeniera agrónoma, asesora técnica y comercial de Semillano en el bajo Cauca y Córdoba, explicó que la oxigenación y descompactación de suelos arenosos se hace mediante la labranza y de los arcillosos con un cincel.
 
Con estas medidas se favorece el paso del agua y nutrientes desde la raíz más profunda del pasto. Mercado aclaró que cuando se habla de pasturas, se descompatacta el suelo a un máximo 30 centímetros de profundidad con el cincel. La cifra puede variar si se trata de otros cultivos. (Lea: Cercas vivas y la rotación evitan que la brisa seque los pastos ganaderos)
 
“Puede ser contraproducente si en pastos la profundidad para oxigenar es de más de 30 centímetros. Entre 15 y 20 está bien para que la raíz absorba agua y nutrientes”, anotó la ingeniera agrónoma.
 
Es así como el ganadero tendrá en su finca pasturas de calidad, no solo verdes, cuando maneja de forma correcta el suelo. Una manera de conseguirlo es airarlo y facilitarle el paso de agua y nutrientes.