Parásito hematófago, el peor enemigo de los ovinos en Colombia

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Mayo 2016
compartir
parásitos ovejas
Los ovinos y caprinos son vulnerables a los parásitos externos e internos que generan pérdidas en la rentabilidad del negocio. Foto: Tomada de Internet.
Un parásito hematófago, chupador de sangre, es enemigo número uno del sector ovino en el país. Alertan sobre los cuidados a tener en cuenta en las granjas, debido a la alta mortandad que ha causado. 
 
El parásito chupador de sangre se localiza en el abomaso de la oveja, donde comienza a alimentarse de los glóbulos rojos para reproducirse, hasta afectar el estado de salud del animal, que en un estado crítico deja de comer y puede morir. (Lea. Finca California, ejemplo a seguir en la crianza de ovinos de carne)
 
El nombre científico que identifica al parásito interno es haemonchus contortus, conocido como el gusano barbero, por ser de color rojo y blanco.
 
Maximiliano Ambrosio, médico veterinario y director de proyectos de la Asociación de Criadores de Ganado Ovino en Colombia, Asoovinos, expuso que el gusano barbero es el “peor enemigo de la oveja y de las producciones ovinas en el país, al deprimir al animal. La mortandad por este parásito es alta”.
 
Señaló que ninguna región de país, ni raza ovina están libres de enfermar por este parásito. Su aparición y desarrollo en una producción depende más del manejo que se da a los animales.
 
En ese sentido, se refirió a que la rotación de animales, una deficiente nutrición y un mal uso de antiparasitarios provocan su aparición y, sin duda, puede “acabar con toda una producción ovina". (Lea: Sector ovino está dejando de ser 'la cenicienta')
 
“Todas las zonas del país adolecen de este mal. Es de bastante cuidado”, resaltó el médico veterinario.
 
Dentro de los síntomas de detección de la enfermedad parasitaria están los cambios en la coloración ocular de las ovejas. Es necesario hacer una revisión periódica de la granja con un médico veterinario.
 
Un grupo de investigadores publicó en http://www.produccion-animal.com.ar/ un artículo en el que se asegura que el haemonchus contortus es el parásito que causa más perdidas en las producciones ovinas del mundo.
 
“Las regiones de clima cálido y húmedo favorecen el desarrollo y dispersión de los estadios de vida libre incrementando la infectividad de las pasturas”, describen los científicos.
 
Sobre las medidas de control señalaron que se han basado en la aplicación de medicamentos antihelmínticas, aunque “en la actualidad este nematode es resistente a la mayoría de los principios activos disponibles en el mercado, generando otra limitante en los sistemas de producción pastoriles”.
 
Ante ello, consideraron valioso dar buen manejo a las producciones desde el pastoreo, con lo que se ayuda a controlar la aparición del parásito que se localiza en el sistema digestivo de los ovinos. (Lea: Ovinos pasan del destete directo a la ceba)
 
“El manejo del pastoreo surge como una alternativa al control químico para la obtención de pasturas de bajo riesgo parasitario. El pastoreo mixto ovino-bovino es el más utilizado y su eficacia depende de la especificidad de huésped de los nematodes presentes en la pastura”, apuntaron.
 
Ambrosio recordó que otra medida de control de este y demás parásitos es evitar aplicar medicamentos cuando no se ha confirmado su presencia, con lo que se controla que no se genere resistencia.