Resincronización precoz, una forma efectiva de reproducción bovina

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Julio 2022
compartir
Inseminación artificial
Con la resincronización se puede obtener una reducción de días abiertos y un aumento en las preñeces. Foto: Captura de pantalla

La necesidad de inseminar el mayor número de animales en un periodo relativamente corto de tiempo implica la necesidad de desarrollar protocolos que permitan sincronizar el retorno al estro de los vientres que resultaran vacíos a la inseminación artificial a tiempo fijo (IATF)

 

Existen numerosos datos sobre la utilización de dispositivos con progesterona (P4), benzoato de estradiol (EB) o la combinación de ambos durante la fase luteal con el objetivo de que los retornos al estro luego de la IATF se produzcan un periodo corto y determinado de tiempo. Muchos de los protocolos de resincronización de celos desarrollados incluyen el uso de la ultrasonografía para el diagnóstico precoz de preñez.

 

Mediante la aplicación de estos programas es posible obtener en promedio un porcentaje de preñez del 75 % en el rodeo con la mínima utilización de personal y tiempo destinado a esta tarea.

 

Así mismo, en un programa de Visión Agropecuaria Colombia, se mostró el caso de Ganadería El Pueblito, de Anuar Arana, donde se viene implementando un programa de biotecnología reproductiva y uno de los aspectos que se trabaja es la resincronización precoz.

 

Según Andrea Giraldo Figueroa, médica veterinaria de Ourofino, que es la empresa que los asesora, para la resincronización se hace protocolo IATF, en el cual se sincronizan los animales, se realiza un protocolo básico que consta de tres manejos desde el día cero. (Lea: Cómo la sincronización y monitorización ayudan a mejorar índices reproductivos en novillas)

 

Ese día cero consiste en la selección de los vientres mediante palpación rectal y con ultrasonografía con ecógrafo. A los diez días se realiza la inseminación.

 

A la hora de hacer la selección de los vientres es importante que los animales estén en la mejor condición corporal posible lo cual refleja el estado nutricional de las vacas que es fundamental antes de iniciar un proceso reproductivo.

 

 

 

 

Cuando los animales se encuentran en buena condición reproductiva pero vienen de una lactancia exigente por su ternero, es importante apoyar el día cero con una mezcla de vitaminas A, D y E que sirve de suplemento.

 

Otro aspecto que se debe tener en cuenta al momento de la sincronización es la carga parasitaria porque eso afecta e interfiere en la respuesta reproductiva hormonal.

 

A medida que se van palpando y seleccionando los animales si se encuentra alguna condición postparto como metritis o endometritis se usa una molécula que tiene alcance en lo que es el útero para hacer la limpieza de estos animales. (Lea: Aprenda cómo se realiza un protocolo de sincronización de celos)

 

Luego de hacer el proceso de selección se deja a los animales con el implante del dispositivo durante ocho días al cabo de los cuales se realiza el retiro de los dispositivos y se procede a la aplicación de tres hormonas.

 

A partir de ese momento se cuentan 48 horas para el momento de la inseminación, que sería el día diez.

 

Posteriormente, a los 22 días después del protocolo se vuelve a realizar en todos los animales que se sincronizaron la inserción del dispositivo y la aplicación del benzoato de estradiol.

 

A los 30 días después del protocolo se hace una palpación de todos los animales, las vacas que estén preñadas se apartan para que sigan su proceso y las que no se les vuelve a poner todos los medicamentos del día ocho.

 

Lo que se busca en el proyecto de Ganadería El Pueblito es acortar los días de preñez, se van a obtener más preñeces en más corto tiempo y ser eficientes en el uso de las hormonas. (Lea: ¿Cuál es el método de reproducción que más le conviene a su ganadería?)

 

La Revista Lasallista de Investigación señala que lña combinación de programas de resincronización de ovulaciones con la detección precoz de los animales vacíos permite realizar la inseminación sistemáticas de los animales vacíos sin necesidad de detectar celos en los retornos y alcanzar una fertilidad del 55 al 75% en dos rondas de inseminaciones.