Brasil enfrenta riesgo de efecto dominó por "vaca loca" que reduciría precios

Por: 
AFP
14 de Diciembre 2012
compartir
Ganado es arriado cerca de Anapu, en el estado de pará, norte de Brasil, el 1 de junio  © AFP/Archivo Evaristo Sa
Ganado es arriado cerca de Anapu, en el estado de pará, norte de Brasil, el 1 de junio © AFP/Archivo Evaristo Sa
BRASILIA, 14 Dic 2012 (AFP) - Brasil intenta impedir que el bloqueo de China, Sudáfrica y Japón a sus ventas de carne bovina por un caso atípico de "vaca loca" se extienda a otros importadores o los lleve a reclamar una rebaja de precios que afectaría a otros proveedores.
 
"Sin duda es una situación negativa que ha generado mucha especulación, y algunos importadores ya están intentado utilizar esto para renegociar precios", dijo a la AFP Hyberville Neto, analista en mercado agropecuario de Scot Consultoría, con sede en Sao Paulo.
 
Si esto se concreta afectaría a otros exportadores de carne, estimó.
 
Brasil, que junto con Estados Unidos es el mayor exportador de carne bovina, enfrenta el temor de que otros países se sumen a China, Sudáfrica y Japón y suspendan sus importaciones, pese a que el caso atípico de vaca loca no reviste riesgo para la salud pública o animal, según autoridades sanitarias.
 
"Puede que esta crisis sea utilizada para presionar una caída de los precios, pero hasta ahora es una especulación. Y si se da esa caída, no será duradera", dijo a la AFP Fernando Sampaio, director ejecutivo de la Asociación Brasileña de Industrias Exportadores de Carne (ABIEC).
 
El gobierno de Dilma Rouseff activó una campaña de información para evitar un efecto dominó que perjudique todavía más sus ventas, si bien los tres países que adoptaron el bloqueo representan apenas 1,5% de sus exportaciones de carne bovina.
 
Se "está trabajando justamente para impedir que otros países, de forma preventiva, suspendan las importaciones", señaló un funcionario del Ministerio de Agricultura que pidió no ser identificado.
 
Brasil, que exportó de enero a octubre un poco más de un millón de toneladas de carne bovina, vende su producto a 180 países. Rusia es su principal comprador.
 
Hasta el mediodía de este viernes, el gobierno no había sido notificado de nuevas suspensiones.
 
"Los compradores principales ya escucharon nuestras aclaraciones, y todo parece estar bajo control. No esperamos otras decisiones" de bloqueo, dijo Sampaio.
 
Tras la decisión de Japón de suspender sus compras de carne brasileña, el banco británico Barclays consideró poco probable que compradores importantes como Rusia, Egipto e Irán interrumpan las importaciones.
 
Sin embargo, pueden bloquear algunos envíos y "crear una oportunidad para negociar mejores precios", indicó la institución financiera.
 
Neto tampoco descartó dicho escenario, pero insistió en que por ahora el "efecto negativo" generado por este evento aislado y sin perjuicio evidente para el gigantesco rebaño brasileño se restringe a pequeños importadores.
 
El caso que puso en aprietos a los exportadores brasileños fue detectado en un animal que murió en 2010 por causas no asociadas con la enfermedad. La semana pasada el gobierno confirmó, luego de una serie de exámenes, que se trataba de un evento "no clásico" de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB).
 
La Organización Mundial de Salud Animal (OIE, por sus siglas en inglés) fue notificada y envió una comunicación "manteniendo el estatus de Brasil como país de riesgo insignificante" de registrar la enfermedad.
 
La ABIEC esperaba una ratificación de la OIE en el mismo sentido este viernes.
 
El mercado internacional reacciona
 
No obstante, en el transcurso de la semana Japón, China y Sudáfrica, estos dos últimos socios de Brasil en el grupo de economías emergentes BRICS, interrumpieron temporalmente la compra de carne brasileña.
 
Rusia informó que examinaría un eventual bloqueo, según la prensa brasileña. Rousseff, que este viernes concluye una visita a Moscú programada desde hace meses, recibió de las autoridades rusas la promesa de "un resultado positivo" sobre el tema, según el diario Valor.
 
China y Hong Kong son el segundo mercado de carne bovina brasileña, detrás de Rusia, pero según el ministerio el bloqueo sólo afecta las ventas a China.
 
Brasil se vio enfrentado a esta inesperada situación cuando los exportadores estaban a punto de celebrar el cierre de un buen año tras recuperarse de los efectos de la valorización del real con respecto al dólar y de la sequía en estados productores, que redujeron sus ganancias.
 
Este año las exportaciones crecieron en un 12,25% y la facturación un 6,5%, según el director ejecutivo de ABIEC.
 
Según Sampaio, desde octubre los precios se contrajeron por un repunte de la oferta, y hasta ahora no reflejan el efecto de la crisis por el caso atípico de "vaca loca".