El caso de 'vaca loca' en Brasil y sus implicaciones en el mercado mundial de la carne

Por: 
FEP y CONtexto Ganadero
25 de Enero 2013
compartir
Importación de carne brasileña
Lo ocurrido en Brasil no necesariamente implica un estremecimiento en los flujos de comercio mundial. Foto: CONtexto ganadero
Hace unas pocas semanas se registró en el estado de Paraná, Brasil, la muerte de un bovino que contenía en su tejido nervioso un prión (o variedad) de virus asimilable al encontrado en la Encefalopatía Espongiforme Bovina EEB, más conocida como “Vaca Loca”.
 
Los efectos en el consumo humano de carne con este virus son muy peligrosos para la salud, por tanto el brote de esta enfermedad enciende las alarmas de la comunidad internacional en materia sanitaria y medidas como la prohibición de importaciones de donde se genera el brote son más que esperadas.
 
Lo ocurrido en Brasil en este tiempo tiene algunos matices que no necesariamente implican un estremecimiento en los flujos de comercio mundial por varias razones. A continuación se explicará brevemente cada una de ellas.
 
La naturaleza del brote y la labor de la Organización Mundial para la Salud Animal
 
El estatus sanitario que certifica la Organización Mundial para la Salud Animal – OIE - para cada país, no solo debe entenderse según la interpretación de la misma entidad, como la ausencia de enfermedades animales en el territorio nacional sino además por las actividades de mitigación que desarrolla cada país y cada sistema nacional de salud veterinaria frente a los brotes de enfermedades que puedan ser perjudiciales para la calidad de vida tanto de animales como de seres humanos. 
 
En este sentido cabe mencionar en primer lugar que el brote surgido en Brasil es un caso atípico y aislado que no presenta riesgo para la salud del rebaño en su totalidad, por lo que la OIE mantuvo a pesar de este evento el estatus más bajo de riesgo frente a EEB, de “riesgo insignificante”.
 
Así, desde un punto de vista sanitario, la prohibición a las importaciones de carne proveniente de Brasil por doce países (una cantidad limitada) está injustificada desde un punto de vista científico y epizoótico. Esto puede encausar demandas brasileras llevadas a la Organización Mundial del Comercio hacia dichos países para que cesen la prohibición o restricciones a las importaciones.
 
Paraná, un productor ganadero y exportador de ganado en pie, no de carne
 
El caso de EEB en Brasil se dio en Paraná, un estado de exportaciones puramente ganaderas y esto diferencia en gran medida las dinámicas y los efectos de este suceso en el mercado internacional.
 
El comercio de ganado en pie tiene unas dinámicas distintas al comercio de la carne de bovino y sus derivados, en la medida en que los principales jugadores del escenario mundial basan sus estrategias en las exportaciones de productos con valor agregado y no de materias primas. (Brasil seguirá exportando carne y ganado vivo a Venezuela)
 
Las exportaciones de ganado en pie son menos rentables para el ganadero puesto que mantienen un escaso valor agregado y le quitan materia prima a la industria frigorífica nacional, en tanto transfieren la riqueza de un país a otro. Las exportaciones de carne le dan ganancias a toda la cadena cárnica de un país, generando ingresos tanto al ganadero como a la industria exportadora.
 
Al ver que Paraná es un estado que exporta materia prima, los perjuicios vendrían a acaecer en el comercio de ganado en pie, que mantiene un volumen y un valor mucho menor frente al comercio de carne bovina que además no representa un volumen significativo en la industria exportadora de Brasil.
 
Las capacidades de Brasil y el volumen de exportaciones hacia los destinos que prohíben la importación de carne – Datos SECEX
 
Brasil durante 2012 fue el primer exportador de carne en el mundo según la Asociación Brasilera de Exportadores de Carne ABIEC, con 1’243.610 toneladas (equivalentes a aproximadamente 5766 millones de dólares). Frente a lo anterior, los flujos de comercio generados a estos doce países juntos durante 2012 en términos de costos y valor no son significativos (Ver figura 1)
 
Figura 1
EXPORTACIONES DE BRASIL A PAÍSES SELECCIONADOS*
País
US (000)
Toneladas
Arabia Saudita
163.191
35.692
China
74.197
17.028
Sudáfrica
1.784
665
Corea del Sur
48
15
Taiwán
88
5
Perú
16.924
8.311
Japón
8.892
1.634
Qatar
6.248
887
Bielorrusia
s/d
s/d
Total países seleccionados
271.372
64.237
Total exportado
5.766.552
1.243.610
Proporción
4,71%
5,17%
*Países que prohíben las importaciones de Brasil actualmente
Fuente: Exportaciones Brasileras de Carne ABIEC - SECEX – MDIC
 
El comportamiento de las exportaciones de carne brasilera puede mostrarnos desde la tendencia de 2012 que la prohibición de las importaciones desde estos países no tiene un efecto significativo sobre los flujos de comercio. Estos nueve países juntos representan un 4,71% de las exportaciones brasileras en términos de valor, y un 5,17% en toneladas. Lo anterior nos permite concluir que en términos económicos, este suceso no tiene una relevancia importante de mantenerse la tendencia de 2012.
 
Enseñanzas del caso brasileño
 
Sanitariamente, las prohibiciones son un asunto coyuntural puesto que la OIE avala el estatus de Brasil frente a la incidencia de la EEB y estos países deben levantar sus medidas prohibitorias antes de arriesgarse a las posibles denuncias llevadas por Brasil a la OMC. Al día de hoy, la OIE manda a estos países que levanten dichas medidas y les da un plazo hasta marzo para no emprender acciones legales.
 
Desde un punto de vista económico, la actividad exportadora brasilera a estos países no es significativa ni en términos de valor ni en cantidad, por lo que sus efectos son reducidos. (Brasil prevé crecimiento de doble dígito en envíos de carne porcina para 2013)
 
La enseñanza para Colombia no puede estar en convertirse en un importador sustituto de cualquier mercado que cierre sus puertas a la carne brasilera.
 
Lo que debemos aprender está en otro ámbito: una industria seria y de renombre internacional tanto en sus procesos productivos como en sus medidas de mitigación sanitaria puede superar y dejar a los flujos exportadores casi intactos frente al potencial negativo tan grande de la incidencia en una enfermedad tan peligrosa.
 
Este es un ejemplo de la eficacia de la diplomacia sanitaria basada en el reconocimiento internacional y en una actividad exportadora de clase mundial, probablemente la mejor de todas