‘Esto solo se compara con los campos de concentración de Hitler’, dice Lourdes López

Por: 
CONtexto Ganadero
02 de Noviembre 2012
compartir
Los damnificados viven en cambuches hechos con plástico, cartón y fique.
Los damnificados viven en cambuches hechos con plástico, cartón y fique.

CONtexto Ganadero: ¿Cómo fue su experiencia con los damnificados del Canal del Dique en el sur del Atlántico?

Lourdes López Flórez: Fue una experiencia pavorosa, la verdad no pensé encontrar, dos años después de la tragedia, a nuestros hermanos del sur del departamento del Atlántico viviendo en las condiciones en las que se encuentran en este momento. Lo comparé con los campos de concentración de Hitler, porque están construidos como unas barracas en plástico y zinc. Son estructuras que absorben todo el calor del mundo, las personas sufren enfermedades de la piel, como sarpullido que no se les quita con nada.

CON: ¿Cómo logró sobrellevar los 8 días durante los cuales convivió con los damnificados?

LLF: Lo que yo viví fue muy pero muy complicado. Podía meterme a mi ‘cambuche’ a eso de las 11 o 12 de la noche, porque antes el calor era insoportable. Me despertaba muy temprano pues con las paredes de plástico se oía todo lo que pasaba afuera. A esto súmele que las condiciones de salubridad son terribles desde hace cuatro meses. Los 24 baños que tenía el albergue ya no sirven porque están tapados y no me da pena decirlo, tuve que ir hacer mis necesidades al monte porque no había otra opción. Para bañarme tocaba en una ducha improvisada de cuatro palos con un plástico y así lo hice durante los 8 días que estuve con ellos. Es increíble que albergues que fueron hechos para darle una solución temporal a los damnificados, son en este momento, la vivienda permanente de varias familias.

CON: ¿Qué les ha dicho el Gobierno a los damnificados del Canal del Dique?

LLF: Es increíble que dos años después de la tragedia, todavía no se tiene claridad de cuáles van a ser las políticas del estado para solucionar de una vez por todas el tema y otorgarle una vivienda digna a todos los habitantes del sur del departamento del Atlántico.

CON: ¿De qué municipios son los damnificados del Canal del Dique y que se encuentran en el sur del Atlántico?

LLF: Los municipios son Santa Lucía, Candelaria, Manatí, Borques, Puerto Giraldo y Campo de la Cruz. Estos seis lugares se anegaron totalmente, la gente perdió cultivos y ganado. Quedaron sin nada, ya que el río se lo llevó todo. Hubo una mortandad inmensa de reses y animales de patio. Los campesinos quedaron en la calle después de la tragedia.

CON: ¿Colombia Humanitaria ha hecho algo para ayudar a los damnificados?

LLF: Colombia Humanitaria hizo un primer censo, donde se registraron un número de viviendas afectadas y damnificados, pero ahora el Gobierno dice que los costeños le estamos metiendo "gato por liebre" y no hay tantos damnificados, entonces contrataron un nuevo censo con un nuevo operador que se llama Coopdesarrollo, ellos están verificando si la magnitud de la tragedia es real, pero lo único que ha traído este nuevo proceso son trámites y trabas que se han convertido en un cuello de botella.

CON: La población lleva más de cuatro meses sin recibir ningún tipo de ayudas. ¿De qué vive la comunidad en este momento?

LLF: ¡Ellos viven de la miseria! Yo estuve allá y quizá salí más gorda, eso puede ser verdad, porque aquí comen promasa frita o asada con sal, arroz, y yuca de algunos cultivos que son mínimos. Por ejemplo, vi a una familia que se fue para el matadero y allá les regalaron unas tripas para lavarlas y fritarlas, esa es la carne que comen ellos acá, esa es la clase de alimentación que tienen, pero hoy el Fondo de Adaptación y Colombia Humanitaria no envía ni un solo mercado y lo digo con conocimiento de causa, no ha llegado nada para estos campos de concentración donde viven los habitantes del departamento.

CON: ¿Cuál es la posición del Gobernador José Antonio Segebre respecto a esta situación que se está viviendo en el departamento?

LLF: La situación aquí es urgente, hay que tomar acciones lo más pronto posible. Lo que ha hecho la Gobernación en cabeza del Gobernador José Antonio Segebre, es reunirse con varias empresas privadas como Promigas, Gases del Caribe, Country Club, Eternit, que le han regalado unos terrenos para empezar a construir. Yo creo que es el único gobernador que salió desde el 2 de enero a tocar puertas en el sector privado y la respuesta ha sido positiva, pues además han donado recursos monetarios, con los cuales se han comprado terrenos en Candelaria, El Refugio, Manatí, Sabanalarga. Así estas compañías han vinculado sus proyectos de responsabilidad social empresarial a la catástrofe del Dique. Pero las obras aún no empiezan por cuenta del famoso censo, donde se están aprovechando unos cuantos de que no tienen viviendas y quieren que el Estado se las regale. El dinero para empezar las obras está listo, pero la Gobernación del Atlántico no ha podido empezar ni una sola obra este año.

CON: ¿La  sorprendió el nivel de pobreza que encontró?

LLF: La catástrofe intensificó y dejó al descubierto la pobreza en la que viven nuestros campesinos, en una casita vivían hasta siete u ocho personas. Qué bueno sería que el Gobierno Nacional se reivindicara de una vez con estas familias y les diera a todos un hogar digno. La gente ya no aguanta más, es necesaria una intervención urgente que involucre al Gobierno y a todos los Ministros relacionados con el área de vivienda. El Gobierno está anunciando 100 mil viviendas para entregar a los más pobres, pero deberían darse cuenta que aquí están los más necesitados del departamento del Atlántico. Hay noches en las que me despierto asustada, en mi casa, pero pensando que estoy allá. Las condiciones en las que se encuentran esas familias son traumáticas y sólo generan lástima.