MinAmbiente firma pacto por los bosques y el clima de la región Amazónica

Por: 
CONtexto ganadero
06 de Mayo 2019
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, ministerio de ambiente, ricardo lozano, Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas, SINCHI, estrategia regional para la lucha contra el cambio climático y la deforestación de la Amazonía, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, cambio climático, deforestación, deforestación amazonía, embajada de noruega, Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo,
La estrategia pretende que esta zona del país tenga indicadores de cero deforestaciones, implemente acciones de adaptación al cambio climático, reduzca las emisiones de gases efecto invernadero. Foto: MinAmbiente.

El pacto se suscribe con el fin de desarrollar e implementar una estrategia regional para la protección de los bosques, promover acciones de adaptación al cambio climático y reducir la vulnerabilidad de las comunidades locales del territorio amazónico.

 

La firma protocolaria del pacto amazónico por los bosques y el clima, se realizó en el marco de la 11° Cumbre mundial de Gobernadores por el Clima y los Bosques, realizada en Florencia Caquetá. Allí, se juntaron las voluntades del ministro de Ambiente, Ricardo Lozano, 6 gobernadores de la zona y los directores de las 2 corporaciones pertenecientes a la región amazónica, para aunar esfuerzos por la protección los recursos naturales del territorio, declarados como activos estratégicos de la Nación. (Lea: “La variabilidad nos afectará más que el cambio climático”)

 

La estrategia regional para la lucha contra el cambio climático y la deforestación de la Amazonía, busca establecer no solo un escenario que permita potenciar la capacidad de respuesta ante los efectos derivados del cambio climático, sino también acciones que promuevan la adaptación del territorio ante los efectos de la variabilidad climática.

 

Lo anterior, a partir de un compromiso conjunto de los actores regionales, las entidades privadas, academia y ONGs, de construir una visión conjunta con el Gobierno que incorpore medidas de mitigación de gases efecto invernadero, reducción de la vulnerabilidad y beneficios socioeconómicos y ambientales para la región.

 

Adicionalmente, a través de la estrategia territorial diseñada por el Ministerio de Ambiente, se potencializarán los instrumentos de política pública que permitan vincular criterios de cambio climático en los insumos de planificación, así como desarrollar acciones en los territorios que –amparados por la ley–, permitan el uso sostenible de los recursos naturales, entre otros. (Blog: No culpen al pastoreo del cambio climático)

 

Lo anterior, considerando la oportunidad de formulación de los cinco Planes Integrales de Gestión de Cambio Climático territoriales de Amazonas, Caquetá, Guaviare, Guainía, Putumayo y Vaupés, que cuentan con el apoyo técnico del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y que promoverá el reconocimiento de las condiciones de vulnerabilidad que son prioritarias gestionar, en cada uno de los departamentos y con esto motivar la implementación de medidas de adaptación y mitigación estratégicas para la región.

 

La estrategia regional para la lucha contra el cambio climático y la deforestación de la Amazonía, buscará a largo plazo, que esta zona del país tenga indicadores de cero deforestaciones, implemente acciones de adaptación al cambio climático, reduzca las emisiones de gases efecto invernadero y lo más importante, que contemple un desarrollo social y ambientalmente sostenible.

 

El Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas – SINCHI, efectuará el acompañamiento y apoyo técnico en la formulación del plan integral de gestión de cambio climático para el Caquetá. Y Instituto será el ejecutor de los recursos aportados por el PNUD para la formulación del plan. (Lea: La huella que ha dejado en la agricultura el cambio del clima)

 

Como garantes de esta estrategia regional se cuentan la Embajada de Noruega y el director nacional del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Pablo Ruíz Hiebra.