62 productores lácteos de Asolac, certificados en BPG por el ICA

Por: 
CONtexto Ganadero
11 de Febrero 2014
compartir
Certificación en Buena prácticas ganaderas
En Asolac, cerca del 95% son pequeños productores de leche. Foto: ICA.
Gracias al trabajo desarrollado por estos ganaderos del municipio de Suesca, en Cundinamarca, el Instituto Colombiano Agropecuario les entregó el certificado en Buenas Prácticas Ganaderas.
 
El pasado 7 de febrero el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, hizo entrega de 62 certificaciones en Buenas Prácticas Ganaderas, BPG, a pequeños productores lácteos que integran la Asociación de Productores y Comercializadores de Leche de Suesca, Asolac, ubicada en el municipio cundinamarqués.
 
De acuerdo con el Instituto, esta certificación fue otorgada tras verificar el cumplimiento de los requisitos oficiales en materia sanitaria, higiene en el ordeño, bienestar animal y del correcto uso de insumos agropecuarios, que determinan que la leche obtenida en las fincas es sana y de calidad. (Galería: Tenga en cuenta los pasos para certificarse en BPG)
 
La médica veterinaria Jaquelin Guerra, líder de Inocuidad de la Seccional Cundinamarca del ICA, manifestó que estos predios, que también han recibido certificaciones como hatos libres de brucelosis y tuberculosis, son ejemplos que demuestran que sí se puede.
 
Los pequeños ganaderos organizados están llamados a implementar las BPG y a recibir el reconocimiento oficial y a beneficiarse de su aplicación. El Instituto Colombiano Agropecuario está dispuesto a apoyar iniciativas de esa naturaleza”, acotó Guerra.
 
Salud del consumidor, finalidad de la certificación
 
Las Buenas Prácticas Ganaderas están diseñadas para mejorar la calidad e inocuidad del producto, proporcionando a los ganaderos un sistema eficaz para gestionar, de manera integral, su unidad productiva, permitiéndoles de esta forma ser más competitivos, sostenibles, y generando un producto sano e inocuo encaminado a proteger la salud del consumidor.
 
De esta manera, Asolac logró culminar con éxito un proceso de implementación en el que recibió el apoyo técnico del Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena; y la orientación del ICA con un equipo de trabajo integrado por profesionales liderados por Mc. Allister Tafur Garzón y Eliana Marcela Duarte, del Área Técnica de Inocuidad e Insumos Veterinarios del Instituto. (Lea: Pequeños productores lácteos de Cundinamarca se recertifican BPG)
 
En Asolac cerca del 95% son pequeños productores que vienen con un trabajo de años, arrancando con una certificación en brucela y tuberculosis. Cuando tuvieron esto, buscaron al ICA para la certificación de BPG. Se hicieron varias actividades de socialización para que cada ganadero, por su propia voluntad, con el apoyo de la Asociación y de nuestros profesionales superara punto por punto para llegar al final a la certificación”, explicó Duarte.
 
Cerca de un tercio de los predios certificados corresponde a ganaderías dirigidas por mujeres, quienes cada vez más se destacan por la implementación de las BPG.
 
Bonificación, el valor agregado
 
Oscar Hernández, presidente de Asolac, aseveró que gracias al trabajo realizado por todos los asociados y a los profesionales que ayudaron en la tarea, hoy en día la Asociación cuenta con 62 de sus 77 predios certificados. (Lea: Exigirán certificación para faenar bovinos sin causarles sufrimiento)
 
Desde hace dos años tomamos la idea de certificarnos en BPG. Comenzamos buscando ayuda del Sena, quienes nos dieron un curso para aprender de qué se trataban estas certificaciones. En febrero de 2013 arrancamos a aplicar en nuestros predios lo aprendido y en julio consideramos que ya estábamos listos. Pedimos citas ante el ICA, quien nos programó y nos asesoró, y ahora, en este mes de febrero, logramos la certificación”, narró Hernández.
 
Una de las ganaderas certificadas de esta Asociación, que produce en promedio 6.500 litros de leche al día, es Elsa María Benavides. Ella asegura que gracias a esta certificación, ahora comenzará a recibir una bonificación de $15 por litro de leche.
 
Este dinero se verá reflejado positivamente en mi predio, pues me ayudará para la compra de los concentrados que le doy a mis animales. Igual me ayudará para los gastos de mantenimiento de mi predio”, agregó Benavides.
 
De esta manera, el ICA refrenda su vocación de constituirse como el socio estratégico del agronegocio colombiano, incorporando igualmente en esta visión al pequeño productor y teniendo en cuenta la sanidad y la inocuidad, elementos fundamentales de la competitividad en la producción láctea del país.