Asociación de ganaderos renuncia como organismo de inspección animal

Por: 
CONtexto ganadero
05 de Agosto 2021
compartir
Corporación de Ganaderos de Santa Rosa de Osos y el norte, certificado libre de brucelosis y tuberculosis, organismo de inspección animal, brucelosis, tuberculosis, Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, renuncia, ganado bovino, ganadería bovina, carne, leche, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
En la carta, Corpogansa expresó su desacuerdo con la forma como el ICA adelanta los procesos para certificar hatos libres de brucelosis y tuberculosis. Foto: zoovetesmipasion.com

La Corporación de Ganaderos de Santa Rosa de Osos y el Norte (Corpogansa del Norte) envió una misiva al Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) donde manifestó su renuncia como prestador del servicio autorizado por el instituto para el manejo de tuberculosis y brucelosis.

 

El gremio ganadero fungía como organismo de inspección animal bajo las resoluciones de tuberculosis y brucelosis de diciembre de 2018 y posteriormente renovadas en 2019, 2020 y 2021. (Lea: Importantes observaciones al proyecto de tuberculosis hace Comité técnico)

 

En una carta firmada por la representante legal Luz Eugenia Pérez y enviada a la gerente general del ICA, Deyanira Barrero, al subgerente de Sanidad Animal, Alfonso Araújo, y al director de Organismos de Inspección Animal, Juan David Silva, esgrimieron los argumentos que los llevaron a tomar la decisión de renunciar a la prestación de este servicio.

 

De acuerdo con Corpogansa, el ICA “no tiene una normativa clara frente al manejo de las resoluciones de las enfermedades de control oficial en el país”. Además, el personal que redacta las resoluciones “no conoce ni son personas idóneas en la especialidad que corresponde al conocimiento de estas enfermedades de control oficial”, esto es, brucelosis y tuberculosis.

 

En segundo lugar, expresaron que las resoluciones dictadas por los funcionarios del ICA son “específicas en tiempos y acciones en el papel”, mientras que la realidad es que estas decisiones van en contra de los ganaderos que no pueden cumplir con los plazos o parámetros estipulados. (Lea: Brucelosis bovina, un problema de alta prevalencia en Colombia)

 

Afirmaron que los tiempos están “en contra” de los productores que “quieren estar dentro de la legalidad” y mientras que estos sí deben someterse a la normatividad, el ICA demora en emitir certificados, responder correos electrónicos o dar soluciones, por lo cual Corpogansa considera que “no hay una atención eficiente ni responsable por parte de la entidad”.

 

De hecho, el gremio manifestó inconformidad con el proceso para certificar a los hatos como libres de brucelosis y tuberculosis, al que calificó como “inoficioso” puesto que, según ellos, los productores no estarían recibiendo la bonificación estipulada por la norma a la hora de vender su leche, sino que el pago se da por la dinámica de oferta y demanda del lácteo.

 

De hecho, los ganaderos que hacen altas inversiones para sostener hatos libres de brucelosis y tuberculosis de una forma voluntaria se convierten en “objeto perseguido” por el ICA, o que esa parece ser la percepción que se tiene de estos programas. (Lea: Importante, conozca si el animal infectado con brucelosis es apto para el consumo humano)

 

Explicaron que si un hato sale positivo, no hay apoyo ni asistencia inmediata de la entidad, ni tampoco se tiene un sistema integrado de valoración y ejecución de programas alternativos, estudios o estrategias de acompañamiento que permitan solucionar la crisis epidemiológica, ni mucho menos se brinda un apoyo económico cuando se deben sacrificar los animales.

 

En palabras de Corpogansa, el ICA “no ha tenido profundización en la complejidad del problema epidemiológico” en Colombia frente a las dos enfermedades, sino que “se ha limitado en sostener funcionarios acomodados a las necesidades presupuestales”. Criticaron la falta de profesionales expertos, los estudios aleatorios de diagnóstico o laboratorios de alta tecnología.

 

A esto se suma la “total inconformidad” exhibida por los asociados ante la “ineficiencia” del instituto, concluyendo que, por las razones expuestas y por el estudio que ha hecho la corporación de Santa Rosa de Osos de la brucelosis en la zona norte de Antioquia, “Colombia no tiene la capacidad aún ni el personal para hacer ejecución y cumplimiento de estos programas como hatos libres de brucelosis”.

 

Finalmente, le piden al ICA replantear el sistema de diagnóstico y epidemiológico, elaborando resoluciones “claras y concertadas” con el sector ganadero de acuerdo con la “realidad económica, social y de competitividad”. En últimas, indicaron que no apoyarán la certificación de hatos libres de brucelosis y tuberculosis en tanto no se resuelvan las inquietudes manifestadas en la carta.