¿Cómo alimentar al ganado cuando comienzan las lluvias?

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Abril 2016
compartir
córdoba, Valencia, Tierralta, escasez de agua, afectaciones Fenómeno de El Niño Colombia, afectaciones fenómeno de El Niño Córdoba, primeras lluvias abril 2016, ganaderos Córdoba afectados por la sequía, primeros brotes pastos, fenómeno de el niño 2016, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
En Valencia y Tierralta, Córdoba, los pastos empiezan a reverdecer debido a las lluvias que han caído en los últimos días. Foto: José González
Ante la llegada de precipitaciones en varias regiones, como por ejemplo en el sector del Alto Sinú, en Córdoba, los ganaderos deben tener en cuenta cómo suministrar el pasto que empieza a reverdecer en los potreros.
 
Luis Arturo Silgado, profesional en Valencia de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, aseguró que los aguaceros retornaron en la región del Alto Sinú, al sur del departamento.
 
“En la última semana se han presentado lluvias casi generalizadas en toda la zona con lo cual los pastos comienzan a reverdecer. Los ganaderos empiezan a aliviar su situación con la disponibilidad de forraje y agua para la alimentación de sus ganados”, indicó. (Lea: Ganaderos cordobeses no soportan más la falta de lluvias)
 
En Valencia, municipio de esta zona, los ganaderos ya presenciaron los primeros serenos con algunos aguaceros fuertes que han permitido el rebrote de las pasturas. José González Artega, propietario de la finca La Ceibita, afirmó que la semana pasada hubo un régimen constante de lluvias.
 
El pasto se recupera y crece más rápido, aunque de todas formas se nota que la sequía fue intensa. Hay algunas fincas que están afectadas porque el verano fue muy largo. En mi caso particular, fueron muy beneficiosos los aguaceros porque mi pasto estaba descansado”, manifestó.
 
El ganadero de Valencia habla sobre la recuperación de los pastos
 
En efecto, el predio de González se caracterizó porque sobrevivió a la falta de agua gracias a la rotación de potreros y la sobrecarga de animales. (Lea: Ganadero de Córdoba ha logrado conservar pastos a pesar de sequía)
 
Esto permite que los pastos se conserven, sin maltratarlo tanto. Por ejemplo, González deja a los bovinos pastando hasta un tiempo máximo de 3 días, antes de trasladarlos a otro terreno. Gracias a las lluvias, el forraje se recupera con mucha más rapidez.
 
Así mismo sucedió en Tierralta, donde también llevan 8 días con lloviznas. Julio Padilla, administrador de la finca 'No te canses', señaló que a pesar de que la situación del predio no fue tan apremiante durante el verano, estas aguas renuevan las pasturas.
 
“Son serenos que caen en la noche, aunque no ha llovido muy duro. El pasto ya está mejorando. Aquí hay partes donde está totalmente verde”, contó. (Lea: Situación de marcados contrastes en Córdoba por cuenta de El Niño)
 
Ante la aparición de brotes, el profesional del FNG aconsejó no soltar los ganados de forma inmediata, sino esperar algunos días mientras las pasturas se recuperan de forma completa. Sin embargo, reconoció que los productores de esa zona y de muchas otras del país no tienen la paciencia ni los recursos para aguardar un tiempo prudencial.
 
Algunos alimentan al ganado con soca de maíz o rastrojos, pero no son todos los que tienen esa oportunidad porque los terrenos estaban muy secos”, señaló. (Lea: Municipios del Bajo Sinú viven contraste climático por El Niño)
 
Según Silgado, el tiempo recomendado para dejar crecer el pasto es entre 4 y 6 semanas desde el inicio de las lluvias, a pesar de que consideró que 4 semanas es un lapso muy corto para dejar crecer el pasto.
 
De igual forma, la rotación de potreros permite dejar descansar las pasturas mientras los animales comen en otros terrenos, tal como lo hace González. “Hay que suplementar con silos, henos o bloques multinutricionales. Tampoco se debe dejar de guardar comida, sobre todo por la situación que acabamos de vivir”, afirmó.