Consumo de carne dañada podría desatar crisis de salubridad en frontera

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Septiembre 2015
compartir
carne frontera colombia venezuela
En la región hay un riesgo inminente de salubridad pública que se debe controlar . Foto: CONtexto ganadero.
La situación fue advertida por el Comité de Ganaderos de Santander, Coganor, que les pide a las autoridades regularizar el mercado de carne en canal, que en este momento se está dando en las “peores condiciones de salubridad”.
 
El presidente del gremio bovino de Norte de Santander le envió en días pasados una carta el presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, José Félix Lafaurie Rivera, en la que le solicita ir hasta la región para que ayude a tratar de regularizar el manejo formal de un insumo que como la carne resulta vital para la población.
 
Aparte del apoyo institucional que representaría tener al dirigente de Fedegán en la región, especialmente en la coyuntura actual, desde Coganor consideran que Lafaurie Rivera es el indicado para “solicitar el compromiso de las autoridades para que se regularice el mercado de la carne en canal (…) actualmente se da en las peores condiciones de salubridad, desconociendo la capacidad de las plantas de sacrificio del área metropolitana, incluida nuestro frigorífico, Friogán”. (Lea: Colombia decepcionada con entes regionales en crisis con Venezuela)
 
La carta, firmada por Andrés Ignacio Hoyos Arenas, actual presidente del Comité de Ganaderos de Norte de Santander, señala que nadie entiende en esa región del país como después de 15 días de cierre de la frontera, el abastecimiento de carne en los expendios es totalmente normal, “sin que a la fecha las plantas de la región registren incremento en el número de reses sacrificadas”.
 
En el mismo sentido se pronunció Armando Daza, actual gerente de Friogán en la región, quien en diálogo con CONtexto ganadero ratificó que a pesar del cierre fronterizo no se ha registrado incremento alguno en las cifras de sacrificio. (Lea: Detrás de la crisis)
 
“Se calcula que Cúcuta y sus alrededores consumen 400 reses diarias  y entre los 2 frigoríficos no se superan los 30, es decir que el excedente llega de otra parte que no es Norte de Santander, suponemos que llega de Venezuela y la clandestinidad”, aseveró, al tiempo que dijo que “las cifras evidencian que la frontera no está cerrada para el contrabando de ganado”.
 
El gerente de Friogán confirmó que se ha enviado gente a los supermercados de Cúcuta y a distintas carnicerías y el suministro de carne sigue igual, situación que los hace pensar que el ganado sigue entrando en canal por alguna parte o ingresa vivo y es sacrificado en fincas o mataderos clandestinos.
 
Acerca del problema de índole sanitario que podría presentarse, Daza manifestó que “es algo que está advertido hace mucho tiempo, pues no se sabe en qué condiciones llega la carne,  ni las condiciones en las que se transportó, e igual la gente la sigue consumiendo. Ahí hay un riesgo inminente de salubridad pública que se debe controlar con todo el rigor de la Ley”. (Lea: Camioneros colombianos denuncian cabotaje venezolano)
 
En la región se insiste en el pedido que en repetidas ocasiones le han hecho a la Gobernación de Santander sobre el impuesto de degüello, que en Norte de Santander tiene el valor el más alto del país.
 
“Queremos que sea congelado o suprimido por un tiempo porque el valor es muy alto y marca la diferencia y eso desmotiva a la gente a llevar a las reses a los frigoríficos, razón que los induce a hacerlo por fuera y quedarse con esa plata, afectando también lo que deberían pagarle al Fondo Nacional del Ganado, son casi $40 mil por animal a favor de la clandestinidad”, remató Armando Daza.