En el Bajo Sinú quieren tener más cultura de almacenamiento de comida

Por: 
CONtexto ganadero
13 de Septiembre 2019
compartir
Ganadería, ganadería colombia, Ganadería colombiana, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, Noticias ganaderas colombiana, verano bajo sinu, sequia bajo sinu, almacenamiento de comida, cultura preparacion comida, cultura ganadera, falta de comida bajo sinu, reservar comida, pocas lluvias, Ganaderos bajo Sinú, ganaderos córdoba, ganaderos colombia, ganaderos
Los productores del Bajo Sinú piden al Gobierno Nacional programas de almacenamiento de comida para épocas de verano. Foto: aysen.minagri.gob.cl

El verano está causando estragos en varias regiones de Colombia como en el Bajo Sinú, donde los productores no tuvieron tiempo para preparar comida, por lo que le piden a las autoridades se creen programas en los que se les enseñe a elaborar y almacenar alimentos para épocas de sequía.

 

Las pocas precipitaciones en el territorio nacional están dejando afectados a cientos de productores colombianos, que están teniendo graves inconvenientes con la alimentación para sus animales, por lo que buscan ayudas contundentes por parte de las autoridades nacionales. En el Bajo Sinú, los ganaderos están buscando la forma de suministrarles comida a sus animales. (Lea: Grave sequía tiene en jaque a los productores en varias regiones del país)

 

Los trabajadores pecuarios de la región del Bajo Sinú están sufriendo por las consecuencias que está dejando la falta de lluvias, pues las pocas que han caído no alcanzan a mojar las tierras por lo cual los animales se están quedando sin alimentos para su subsistencia. Ante esta situación, los productores creen que para que en otras temporadas esto no se les convierta en problema, ellos deben aprender a preparar comida y reservarla.

 

Óscar García Llorente, director ejecutivo del Comité de Ganaderos del Bajo Sinú, Ganabas, indica que en esta oportunidad los productores no tuvieron tiempo para reservar alimentos, por lo que es clave que el Gobierno Nacional y la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, creen programas para incentivar el almacenamiento de alimentos.

 

En la temporada pasada en el Bajó Sinú hubo una gran sequía de la cual no nos hemos recuperado totalmente, pues a pesar que en abril comenzaron las lluvias, estas han sido muy tenues y no ha caído suficiente agua”, afirma García Llorente.

 

Como consecuencia de esto, las tierras de la región no se han podido recuperar del todo y los pastos no han podido tomar forma y fuerza suficiente para servir de alimento nutritivo para el ganado. (Lea: Según ganaderos, 6.000 reses han muerto en el Bajo Sinú)

 

El proceso de recuperación de estas pasturas ha sido lenta porque los milímetros de agua que han caído en los predios han sido muy bajos, por lo que los productores consideran que para este año el régimen de precipitaciones se mantendrá como hasta el momento, con pocas lluvias.

 

“Previendo la próxima sequía, creo que tendremos el mismo problema porque no vamos a tener tiempo de recuperación con un año de poca lluvia por lo cual en estos momentos estamos buscando el equilibrio”, asegura García Llorente.

 

Ante esta problemática, los trabajadores del campo de la región están viendo la necesidad de aprender a almacenar comida para las temporadas que se avecinan, pues los efectos del cambio climático están siendo evidentes en los suelos del país.

 

En palabras de García Llorente, “es que hay un problema cultural nuestra ganadería y es que no tenemos la costumbre de almacenar alimentos y por eso necesitamos que el Gobierno Nacional y Fedegán implementen una campaña en la cual se sensibilice a los ganaderos en la conservación de comida para las épocas críticas que todos los años nos golpea”. (Lea: Ganaderos de Norte de Santander quieren aprender a preparar comida para el verano)

 

Finalmente, los dueños de explotaciones ganaderas consideran que esto se debe manejar mediante la utilización de algunos incentivos para que el trabajador pecuario se acostumbre a preparar comida y guardarla para las temporadas de sequía y desabastecimiento de alimentos.