Lechería tropical se debe especializar si quiere ser competitiva

Por: 
CONtexto Ganadero
26 de Febrero 2016
compartir
calidad leche tropical Colombia
Las malas prácticas de ordeño contaminan la leche y esa situación provoca la disminución de su precio. Foto: www.trabajadores.cu.
El llamado a los ganaderos de lechería tropical es a generar un producto tan inocuo como el que producen las fincas especializadas que se concentran en zonas altas de Colombia.
 
Uno de los fundamentos que tiene la industria para pagar menos por el litro de leche al productor es la deficiencia en su composición de grasa, proteína, sólidos totales y los altos niveles de células somáticas y Unidades Formadoras de Colombia, UFC. (Lea: Altas temperaturas pueden generar mastitis en vacas lecheras)
 
La leche producida por animales doble propósito puede tener niveles más altos en sólidos totales respecto de la que se genera en lecherías de animales bos taurus, pero la deficiencia en el manejo de ordeño y ausencia de tanques de enfriamientos hacen que el lácteo tenga más UFC, lo que desencadena en mastitis y en la recolección de un producto de mala calidad.
 
Juan Carlos Buelvas Tamayo, médico veterinario en Barrancabermeja, Santander, aseguró que la leche del trópico bajo tiene más Unidades Formadoras de Colonia porque algunos productores todavía hacen ordeño manual, en sitios abiertos y en muchos casos se carece de higiene general en el predio.
 
“El principal problema que vemos acá es que los trabajadores no se lavan las manos ni la ubre antes de la faena de ordeño. No usan selladores y las bacterias entran fácil por el orificio del pezón. Eso se suma a que no se hace la labor en un establo dedicado a eso sino en pisos de tierra”, describió el también profesional del Fondo Nacional del Ganado, FNG.
 
Escuche las declaraciones de Buelvas Tamayo
 
Jorge Eliécer Pérez, médico veterinario-zootecnista, en Sincelejo, Sucre, expuso que en la región prima el ordeño manual, que se hace al aire libre y que hay trabajadores que no lavan sus manos antes de extraer la leche, tampoco entre la manipulación de las diferentes vacas.
 
“Acá no ordeñan sobre piso de cemento. La mayoría son ganaderías pequeñas que lo hacen de forma manual”, afirmó Pérez. 
 
Laudy Pérez Ovalle, médica veterinaria y profesional del FNG en San Gil, Santander, confirmó que en las ganaderías doble propósito del trópico bajo del país se ordeña con ternero al lado y la persona a cargo de la labor además sujeta el lazo de la cría, momento en el cual los contaminantes caen al lácteo y generan bacterias, que expuestas a las altas temperaturas, aceleran su descomposición.
 
Otro punto que desfavorece a la mayoría de la lechería tropical es el manejo del enfriamiento del alimento. Según Pérez Ovalle, los tanques de frío no son de fácil acceso para los productores, que han solicitado al Gobierno nacional y al departamental que se creen centros de acopio para preservar un lácteo a la temperatura adecuada y se reduzcan las UFC y poder así exigir un mejor pago de parte de la industria. (Lea: Descubren nuevo candidato para tratar la mastitis bovina)
 
De acuerdo con Buelvas Tamayo, en la región de Barrancabermeja, donde la temperatura puede superar los 37 grados centígrados, se enseña al pequeño ganadero sobre buenas prácticas de ordeño para que su leche se venda a un mejor precio.
 
Por su parte, Jorge Eliécer Pérez aseguró que en Sucre predominan las lecherías pequeñas sin cultura de manejo de los predios, pero se han formado algunas que se han especializado en la producción de un lácteo de alta calidad mediante el uso de ordeño mecánico y sobre todo de la implementación de las buenas prácticas ganaderas y de ordeño.
 
Desde su punto de vista profesional, el único camino que tienen las lecherías tropicales para ser rentables, es especializarse.
 
Los productores del trópico bajo que producen leche con más sólidos totales y menos UFC y células somáticas comercializan a la industria a $1.100 el litro y quienes ordeñan sin medidas de higiene la venden a $750, según afirmó Pérez.
 
La industria valora la leche con menos de 200 mil células somáticas y 60 mil UFC. 
 
Escuche a Jorge Eliécer Pérez