Plantas de sacrificio en Quindío cumplen condiciones de salubridad e inocuidad

Por: 
CONtexto Ganadero
04 de Enero 2013
compartir
Planta de beneficio. Foto: La Crónica del Quindío
Tenga en cuenta el Manual de inspección, vigilancia y control en plantas de beneficio de animales de abasto público. Foto: La Crónica del Quindío.
En este departamento funcionan 5 ‘mataderos’ de porcinos y bovinos que operan bajo la inspección del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima.
 
Las plantas de beneficio porcino y bovino de Filandia, Calarcá, Génova, La Tebaida y Armenia que están bajo la supervisión del Invima en el Eje Cafetero, cumplen las condiciones de  salubridad e inocuidad, luego de las visitas realizadas por el coordinador del grupo de trabajo territorial encargado.
 
En entrevista con el diario ‘La Crónica del Quindío’ José Leonardo Hernández Aguirre, coordinador del grupo de trabajo territorial del Invima en el Eje Cafetero, ratificó que estos 5 ‘mataderos’, como se les conoce coloquialmente, están en perfectas condiciones para prestar su servicio.
 
De acuerdo con el ‘Manual de inspección, vigilancia y control en plantas de beneficio de animales de abasto público’, que tienen el Invima y el Ministerio de la Protección Social, varios de los aspectos a evaluar dentro de cualquier establecimiento son el diseño, la construcción y mantenimiento de pisos, paredes, paredes, ventanas, techos, ventilación, iluminación, calidad del agua, el personal manipulador de los animales y el control integral de plaga.
 
El pasado 12 de octubre el Invima llevó a cabo una diligencia de inspección, vigilancia y control en las instalaciones del municipio de La Tebaida. “El inspector que llegó a la planta de La Tebaida detectó que no había presencia de cloro residual en el agua utilizada, es decir, que no estaba garantizado que el agua fuera 100% potable”, explicó Hernández Aguirre.
 
El personal de la planta procedió a cerrar el establecimiento, allí se detectó que tenía un tanque de reserva propio que estancaba el agua, razón por la cual se estaba perdiendo todo el cloro. José Hernández sostuvo que el inspector, al regresar al día siguiente a la planta de La Tebaida verificó que el líquido hiciera correctamente la cloración en el agua del tanque de reserva.
 
Sin embargo, con la modificación del decreto 1500 de 2007, el cual establece que toda planta de sacrificio debe tener un Plan Gradual de Cumplimiento, que deben presentar las pequeñas plantas de beneficio de todo el país con el fin de evitar su cierre, dependen de las administraciones municipales, por lo que su presupuesto y la voluntad política no son suficientes para alcanzar los estándares de salubridad e inocuidad.