La estimulación ovárica en la ganadería bovina

Por: 
Sully Santos
26 de Enero 2015
compartir
estimulación ovárica vacas
La estimulación ovárica es una técnica que se usa en la ganadería para mejorar los ciclos reproductivos. Foto: CONtexto Ganadero.
La estimulación ovárica en vacas es una práctica de bajo costo y al alcance de todo ganadero que quiera mejorar la reproducción de su hato. Nutrición, sanidad, genética, medio ambiente y condición física de los animales inciden en su éxito.
 
CONtexto Ganadero dedica este reportaje a despejar dudas sobre la estimulación ovárica en la ganadería bovina, sus ventajas, cuidados y formas de practicarla. Para ello habló con 3 expertos en el tema.
 
Guillermo Velásquez, médico veterinario e investigador Phd del Centro de Reproducción Integral de Cría de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, en la sede La Libertad, en Villavicencio, señaló que la estimulación ovárica se puede practicar en todo predio a un bajo costo, aunque en el país no es común.
 
El ganadero debe partir de reconocer en la estimulación ovárica el beneficio de mejorar la eficiencia reproductiva con un principio básico: dejar que toros y hembras en pubertad compartan en un mismo espacio para que identifiquen la presencia del sexo opuesto.
 
Desde la pubertad, las vacas comienzan a estimular su actividad ovárica y mientras continúan su crecimiento llegan a la madurez sexual, periodo en el cual están dispuestas a dejarse montar del toro. (Lea: Vacas acaloradas pemanecen de pie y pueden sufrir estrés calórico)
 
Una práctica sencilla que contribuye con la estimulación es usar el moco cervical que segrerará la vaca. Velásquez dijo que se pone en la nariz de la ternera y el olor estimula su descarga hormonal, incluso en el mercado ya se vende un producto con ferormonas que busca asemejarse al moco.
 
De la mano de hormonas y biotecnologías
 
Ariel Jiménez, coordinador de investigación y desarrollo de la Asociación de Criadores de Ganado Cebú, Asocebú, explicó que con la estimulación ovárica se busca que los ovocitos producidos por las vacas donantes pasen a las vacas receptoras para aumentar su capacidad reproductiva.
 
“La vaca tiene el potencial natural de dar una cría al año y con el uso de la biotecnología se hace que la vaca donante se les extraigan los embriones u ovocitos, se pongan en vacas receptoras y estas pueden tener no uno sino más hijos”, explicó. 
 
De igual forma, Liliana Chacón, médica veterinaria, con una maestría y un PhD en salud y producción animal con énfasis en reproducción, docente de la facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de La Salle y directora del grupo Remeat de Colciencias que investiga sobre el mejoramiento genético con uso de tecnologías de la reproducción, manifestó: “Cuando pretendemos estimular el ovario, estimulamos los folículos que están allí para producir mejor calidad y cantidad de ovocitos con los que se puede incrementar el número de nacimientos de crías”.
 
Chacón dijo que la estimulación es posible gracias a la utilización de distintas hormonas. Luego se emplea la superestimulación, actividad que se puede aplicar como parte de alguna biotecnología de la reproducción para que la res quede preñada. Puede ser la transferencia de embriones, insemación artificial, fecundación in vitro o la clonación. (Lea: Conozca las enfermedades de transmisión sexual que afectan bovinos)
 
Con la estimulación ovárica el ganadero puede sincronizar los partos y hacer que la vaca llegue más rápido a la pubertad. Además es útil, señaló la PhD en salud y producción animal, porque no todas las vacas tiene actividad ovárica, lo que puede retrasar o impedir su reproducción.
 
Diagnóstico a la vaca
 
Las vacas se deben evaluar antes de una estimulación ovárica para conocer su estado corporal, nutricional, balance energético y sanitario. El médico veterinario es el único autorizado legalmente para hacer el procedimiento y entregar un diagnóstico sobre el estado de la res. (Lea: Revisión de los genitales del toro, estrategia para una reproducción eficaz)
 
“Un animal se reproduce porque el medio ambiente es propicio para eso”, manifestó la docente de La Salle, al considerar que el análisis de la res es un paso fundamental que se debe realizar para elegir la vaca idónea para aplicar la hormona, de lo contrario, el producto se podría perder.
 
La experta en reproducción animal manifestó que las hormonas pueden ser sintéticas o extraidas de orgános de otras especies y algunas hacen estimulación directa o indirecta en el ovario.
 
De acuerdo al tipo de hormona aplicada se deberá esperar su efectividad. La edad, peso y raza de la hembra inciden en el resultado de la estimulación y también guían al médico veterinario sobre la cantidad de dosis a aplicar y el tiempo ideal para hacerlo.
 
Vaca que come bien queda preñada
 
El investigador de Corpoica mencionó que el ganadero que quiera reproducir su hato debe tener vacas bien alimentadas, lo que implica suministrar comida con suficiente proteína, minerales y energía.  (Lea: Los 90 días vitales para la ganadería de leche)
 
Resaltó que en varias ocasiones la ternera inicia su actividad ovárica muy joven, lo que no es suficiente para que se reproduzca. Lo ideal es que se tenga en cuenta su peso para que el desarrollo reproductivo durante toda su vida sea eficiente. En ese sentido, se dice que las reses deben estar en el 60 % del peso promedio de la vacada para iniciar su pubertad y en el 80 % para estar dispuestas al toro. 
 
El medio ambiente también juega un papel fundamental luego de hacer estimulación ovárica para que la res gaste su energía en el proceso de gestación y no en compesar su cuerpo por los cambios de temperatura a los que se somete en determinada zona. 
 
Una vez se practica la estimulación y el proceso reproductivo, el ganadero podrá tener crías en su finca, pero la estimulación ovárica no termina allí. Después del parto, el productor busca que la res vuelva a quedar en gestación en el menor tiempo posible, por lo que acudirá a continuar con el proceso de estimular con más cuidados, puesto que la res ha perdido energía en el parto y comenzará el periodo de lactancia.