Más de 36.000 hogares rurales se beneficiarán con la política de vivienda rural

Por: 
Fausto Mauricio Manrique Horta, Fedegán-FNG
29 de Junio 2020
compartir
vivienda rural, gobierno Duque, política de vivienda rural, Saira Alejandra Samur Pertuz, directora de Vivienda Rural del Ministerio de Vivienda, Gobierno Nacional invertirá $580.000 millones para beneficiar con una solución de vivienda a más de 36.000 hogares rurales en los próximos tres años, Fedegán, Federación de Cafeteros, Fedearroz, Fedeguadua, vivienda digna, ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
La nueva política de vivienda rural ha sido socializada en las regiones y ante los gremios, que han aportado en su fortalecimiento, señaló Saira Alejandra Samur Pertuz, directora de Vivienda Rural del Ministerio de Vivienda.

Saira Alejandra Samur Pertuz, directora de Vivienda Rural del Ministerio de Vivienda, afirmó que en la construcción de la nueva política de vivienda rural del gobierno del presidente Iván Duque se contó con el apoyo de alcaldías, gobernaciones, congresistas y algunos gremios como la Federación Colombiana de Ganaderos.

 

El Gobierno Nacional invertirá $580.000 millones para beneficiar, con una solución de vivienda digna, a más de 36.000 hogares rurales en los próximos tres años. Así lo reveló la directora de Vivienda Rural del Ministerio de Vivienda, Saira Alejandra Samur Pertuz, quien añadió que en la formulación de esta política, los gremios agropecuarios fueron fundamentales.

 

La funcionaria destacó que los gremios han sido muy importantes en varias vías. Una, es la presencia regional y nacional que tienen, como por ejemplo: Fedegán, la Federación de Cafeteros, Fedearroz, Fedeguadua, entre otros.

 

"Dos, es la información recopilada en años de experiencias sobre los territorios y la caracterización de las viviendas en el campo. Por esta razón sus aportes técnicos y socioculturales son fundamentales para la construcción de la política de vivienda rural con un enfoque de desarrollo rural, humano y sostenible", añadió.

 

¿El periodo de formulación de la política de vivienda ya se dio? }

 

Estamos en la fase de formulación de la política pública de vivienda rural, bajo un esquema de diálogo social y participación de las regiones. Precisamente, alcanzamos a hacer taller regional para la construcción de la política en el departamento del Huila con el apoyo de la Gobernación y Fonvihuila, además, estuvimos en Córdoba, Sucre y Cundinamarca.

 

Debido a la emergencia sanitaria por covid – 19 debimos suspender los talleres regionales, pero no nos detuvimos. Llevamos la estrategia a los canales virtuales bajo el nombre de Construyamos Juntos y exitosamente logramos la participación el 85 % de las autoridades locales del país, quienes nos aportaron información sobre ordenamiento territorial y caracterización de proyectos de vivienda rural.

 

Actualmente estamos dialogando con las organizaciones sociales rurales de los territorios, tales como de mujeres, jóvenes, víctimas, productores agropecuarios, gremios y comunidades étnicas para recibir sus aportes a la política pública de vivienda de interés social rural.

 

¿Cómo llevaron a cabo todo este proceso?

 

Empezamos la fase de diagnóstico usando herramientas digitales y diálogo social. El primer borrador del documento de política está listo y, paralelamente a eso, estamos formulando los modelos de focalización de beneficiarios, operación de los proyectos y diseño de las viviendas rurales de acuerdo con las características de cada región, basándonos en información técnica y los datos enviados por las autoridades locales. Esperamos en agosto tener lista la política y a final de año poner las primeras piedras de proyectos de vivienda rural.

 

¿Cuándo estarían definiendo quiénes son los potenciales beneficiarios de esta nueva política de vivienda rural?

 

Estamos diseñando un sistema de focalización que tiene en cuenta diferentes variables para identificar los municipios y los posibles hogares beneficiarios. En ese sentido, se tiene en cuenta para la focalización indicadores territoriales como el déficit de vivienda rural, el índice de pobreza y la vocación productiva de los municipios; así como variables poblacionales que tienen en incluyen el número de hogares vulnerables, víctimas de conflicto armado, hogares con jefatura femenina, población discapacitada y grupos étnicos.

 

Con este modelo validado, esperamos entre agosto y septiembre de este año tener el primer listado de municipios y potenciales beneficiarios. Este último, debe ser validado por las autoridades locales para entrar en fase de habilitación de hogares y estructuración de proyectos.

 

¿Cuál es la meta de entrega de vivienda rural?

 

Una vez la política esté lista, el Gobierno Nacional invertirá 580.000 millones de pesos para brindar una solución habitacional, sea vivienda nueva o mejorada, a 36.700 hogares rurales en los próximos tres años.

 

De esta manera ayudaremos a reducir el déficit de vivienda rural, que hoy padecen 2,3 millones de familias campesinas, a la vez que dinamizamos la economía local y la generación de empleo en las regiones.

 

¿Cómo ha sido el apoyo de los gremios en la determinación de la política de vivienda rural? ¿Cuáles son sus aportes?

 

Los gremios han sido muy importantes para nosotros en varias vías. Una, es la presencia regional y nacional que tienen, como por ejemplo: Fedegán, la Federación de Cafeteros, Fedearroz, Fedeguadua, entre otros. Dos, es la información recopilada en años de experiencias sobre los territorios y la caracterización de las viviendas en el campo. Por esta razón sus aportes técnicos y socioculturales son fundamentales para la construcción de la política de vivienda rural con un enfoque de desarrollo rural, humano y sostenible.

 

¿Qué les han dicho los cafeteros, los ganaderos y otros gremios durante las reuniones?

 

Los gremios nos están compartiendo la información técnica de vivienda rural que tienen recopilada gracias a su trabajo con los productores agropecuarios, además cuentan con información sobre las condiciones de vida, costumbres y cultura de los campesinos en las regiones donde tienen presencia.

 

Fedegán por ejemplo nos facilitó estudios estadísticos sobre la situación habitacional de los ganaderos. Fedecafé nos ha aportado su experiencia en el desarrollo de estrategias de atención integral a los productores y en la construcción de vivienda rural resguardando el paisaje cafetero. Fedeguadua nos ha enseñado sus modelos constructivos, así entre otros temas y gremios.

 

¿Cuál es el propósito de escuchar a los gremios, las autoridades locales y las comunidades?

 

El propósito del gobierno del presidente Duque no es solo entregar la vivienda, queremos que esta política realmente permita el desarrollo integral y progresivo del hogar, para eso hay que entender sus costumbres y los desarrollos productivos que ofrece tener una solución habitacional. Por eso trabajamos con alcaldes, gobernadores, congresistas y cada uno de los gremios para empezar a hacer esos lineamientos de política. Los gremios son relevantes en el esquema operativo porque juegan un papel muy importante como entidades articuladoras en el territorio para la formulación de esos proyectos de vivienda rural.

 

Hablando de recursos, usted dice que se deben entregar 36.000 mejoramientos y viviendas nuevas. ¿Eso cuánto cuesta?

 

Es importante resaltar que pasaremos de tener un programa de vivienda rural a tener una política de vivienda de interés social rural que nos permite hacer planeación de largo plazo, asegurar recursos, contar con sistemas de seguimiento e impacto social.

 

A través del Plan Nacional de Desarrollo, el presidente Duque nos puso la meta de sacar adelante esta política pública que beneficia a los hogares más vulnerables de la ruralidad colombiana. Por esa razón, haciendo un gran esfuerzo fiscal, se invertirán 580.000 millones de pesos los próximos tres años para que 36.700 hogares campesinos tengan una vivienda digna.

 

Estos recursos se podrán complementar con cofinanciación de los entes territoriales, así como recursos de regalías para ampliar el alcance de la política de vivienda rural.