Rumitec®, un aliado para la ganadería de leche

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Septiembre 2020
compartir
ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, contexto ganadero, rumitec, rumitec agrosavia, agrosavia, rumitec colombia, patente rumitec, lecheria, rumitec leche, beneficios rumitec, fernando rodríguez, phd fernando rodríguez, agrosavia fernando rodríguez,
El producto ya está a la venta y viene siendo comercializado por Vecol. Foto: AGROSAVIA.

La Corporación colombiana de investigación agropecuaria (AGROSAVIA) desarrolló el único probiótico con base en microorganismos propios de razas criollas colombianas. Esta característica hace que el producto tenga una mayor adaptación en los animales y lo convierte en una alternativa para disminuir los costos en el levante de terneras de remplazo.

 

CONtexto ganadero habló con Fernando Rodríguez, investigador Ph.D. asociado de AGROSAVIA, quien calificó a RUMITEC® como “un producto innovador”, ya que que proviene de resultados de investigación científica que permitieron el aislamiento de las bacterias anaerobias (Fibrobacter succinogenes, Butyrivibrio fibrisolvens, Ruminococcus flavefaciens y Streptococcus bovis) propias del rumen de vacas de razas criollas. Este probiótico se ha probado en diferentes sistemas de producción de leche del Trópico alto colombiano y se emplea en terneras y terneros en etapa de iniciación.

 

Conozca más del producto, sus beneficios, su patente y desarrollo en la siguiente entrevista.

 

CONtexto ganadero (CG): ¿Hace cuánto empezaron a trabajar en el probiótico?

 

Fernando Rodríguez (FR): El probiótico lleva en desarrollo casi 10 años, lo que ha sido un trabajo interdisciplinario con un amplio grupo de profesionales. La expectativa para hacerlo era porque queríamos encontrar alternativas tecnológicas que permitan reducir el uso de antibióticos, tener una ganadería más limpia e inocua, con un impacto menor sobre el ambiente, es decir, menos antibióticos en aguas, en suelos, etc.

Pero principalmente se pensó en el bolsillo del productor, en esos costos que él tiene para hacer sus diferentes pagos en su ganadería láctea o de carne, en este caso es pensado en la producción lechera, y el ternero es definitivamente uno de sus puntos críticos, donde se hace una alta inversión de dinero y en donde se juega todo a nivel ganadero, es decir, de allí deben venir sus terneras de reemplazo que serán su futuro.

Queríamos enriquecer ese portafolio de tecnologías que el ganadero ya tiene, pero sumarle una alternativa más que le permitiera reducir sus costos y aumentar la productividad.

 

CG: Cuéntenos un poco cómo fue la experiencia en el desarrollo del producto...

 

FR: En Colombia no habíamos tenido un desarrollo propio de un probiótico colombiano para terneros recién nacidos, para ningún tipo de ganadería. Es la primera vez que el país incursiona en este campo y genera un producto comercial.

 

La experiencia fue muy positiva y fue creciendo desde los principios del desarrollo del producto hasta cuando fue finalizado y comercializado. El probiótico empezó a mostrar bondades en los terneros recién nacidos en la reducción de sus diarreas neonatales y a medida en que el producto se fue perfeccionando en los laboratorios y se le fueron incorporando valores agregados como ganancia de peso, acortamiento del tiempo de desleche. Fueron varias características que en conjunto fueron muy favorables para el productor y su ganadería.

 

CG: ¿Cómo se usa el Rumitec?

 

FR: El producto se usa desde el momento en que el ternero termina su calostraje, esta etapa la termina en las primeras 48 o 72 horas, pero apenas acabe este proceso, se le empieza a suministrar el probiótico durante 10 días seguidos en dosis de 10 ml. Una vez terminada esa fase, se hace un refuerzo a los 15 días y otro más a los 30 días de nacido, eso asegura que el producto ingrese al cuerpo, colonice la panza del joven ternero -que aún no es rumiante- por lo que esa aplicación en serie del producto es lo que va a permitir que se formen colonias en su organismo.

CG: ¿Es cierto que se usaron microorganismos de ganado criollo en el desarrollo del probiótico?

 

FR: La búsqueda de microorganismos se hizo por todos los ganados del país, incluidos los ganados criollos colombianos, por eso se trabajó con animales comerciales.

 

Sabemos que desde la llegada de los bovinos al continente, estas especies lograron adaptarse a los diversos ecosistemas, muchos de ellos con alimentos muy recalcitrantes, es decir, con pastos muy bajos en proteína, muy altos en pared celular, eso hace que la disponibilidad de nutrientes en estos animales sea muy baja. Sin embargo, ellos se adaptaron a estas condiciones y han logrado sustraer los nutrientes de unos materiales que tienen muy pocos, pero eso se debe a sus microorganismos.

 

Definitivamente las razas bovinas criollas colombianas tienen microorganismos especiales, lo hemos comprobado y es el único banco en toda Latinoamérica y quizá en todo el continente en donde hay un banco de microorganismos de razas bovinas criollas, y definitivamente hemos encontrado que son bacterias especiales, de altísima actividad enzimática y de ahí fue que se dio la bondad de desarrollar un producto comercial a partir de ello.

 

CG: ¿Por qué se pensó en el Rumitec al inicio de la vida del ternero y no en una etapa más adulta?

 

FR: La decisión se tomó basada en el trabajo actual de las ganaderías modernas, como el ternero ya no tiene tiempo con su madre, ya no es un animal a toda leche y la madre no tiene el tiempo de irlo colonizando con sus propios microorganismos, lo lame, lo acaricia y esa es una colonización que va siendo gradual, y que se va a dando al compas del cambio de dieta del ternero, eso significa incluir la fibra, el concentrado, etc.

 

Tenemos una separación temprana del ternero, un animal que desde muy joven está sometido a estrés por el clima, por los patógenos y demás. Prácticamente estamos haciendo la tarea de la madre, pero con los mejores microorganismos que tienen los ganados colombianos.

 

CG: ¿De qué manera contribuye Rumitec a la ganadería?

 

FR: La principal es en el bolsillo del productor, porque acortar los tiempos de desleche haciendo que el ternero se desarrolle más rápido, que sea un rumiante a más temprana edad, implica menos consumo de leche por parte del terner.

 

CG: ¿Cómo va el proceso de patente de Rumitec?

 

FR: Es el primer probiótico colombiano hecho por talento nacional y patentado. La patente fue concedida el año pasado por la Superintendencia de Industria y Comercio y es un probiótico que está en camino a ser patentado en Estados Unidos y Brasil, ya que el examen de patentamiento con el gran jurado de EE.UU. ya se aproxima.

 

Lograr patentar esta tecnología colombiana y radicarla en los Estados Unidos va a ser muy importante para el país. Estamos próximos a lograrlo, no es fácil, pero se puede.

 

CG: ¿Qué recomendaciones haría para quienes quieran empezar a usar Rumitec?

 

FR: La clave es contactar a Vecol y su brazo comercial, así como a sus asistentes técnicos que son brillantes y tienen mucha experiencia, ya que ellos son los que están llevando al producto a diversos sitios del país.

 

Eso evidencia que los ensayos exitosos no solo se han hecho en Cundinamarca, sino que Vecol ya lo está trabajando en Boyacá, el Valle del Cauca, entre otras regiones.

 

Es Vecol nuestro comercializador, los que tienen la fuerza de ventas y quienes brindan toda la asesoría a los productores que están interesados en probarlos. Ese es el paso a seguir.