33 % y 55 % de retabilidad se obtienen con maíz y algodón transgénicos

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Enero 2017
compartir
cultivos genéticamente modificados, cultivos genéticamente modificados noticias, cultivos genéticamente modificados cifras
Los agricultores colombianos consideran que las tecnologías traen ventajas agronómicas. Foto: rionegro.com.ar / fundacion-antama.org.
En 2016 se cumplieron 20 años de la comercialización de los transgénicos. Para María Andrea Uscátegui, directora ejecutiva de Agro-Bio, las razones principales por las cuales los agricultores han aumentado el uso de semillas genéticamente modificadas, GM, es su eficacia y facilidad de manejo.
 
"Somos mejores en lo que hacemos debido a las semillas con biotecnología", afirma Arnulfo Cupitra, líder minifundista que cultiva algodón y maíz transgénicos en Natagaima, Tolima, a Agro-Bio, institución que recientemente publicó un estudio sobre las actitudes de los agricultores frente a la tecnología GM.
 
El estudio realizado por la consultora brasileña de agronegocios, Céleres, encontró que los agricultores como Cupitra creen en la biotecnología porque les ayuda a cultivar más eficientemente. “Gracias a Dios y a la Virgen llegó la tecnología” afirma Cupitra refiriéndose a los beneficios de los cultivos transgénicos que están protegidos contra algunas plagas y enfermedades. (Lea: Importancia de transgénicos para cubrir demanda de maíz doméstico)
 
Según el estudio, por cada $3.000 invertidos, el productor obtiene un retorno de $5.700 con algodón transgénico y $ 11 mil 700 con maíz transgénico. Del mismo modo, los agricultores obtienen un margen operacional superior del 33 % con maíz y de 5 5% con algodón transgénico comparados con los cultivos convencionales.
 
En el análisis de las ventajas cualitativas de la adopción del maíz GM, se preguntó a los productores si ellos percibían algún grado de diferencia en cuanto a los beneficios económicos derivados de la adopción de esta tecnología, tales como mayor rendimiento y lucro, incluso con un eventual aumento en el costo directo de producción. La mayor parte de los entrevistados observaron una gran ventaja (un 80 %) en ese aspecto.
 
Además, con los transgénicos y los avances en la tecnología agrícola se hace un uso eficiente de los recursos naturales y de manera mucho más precisa debido a la reducción de aplicaciones de productos químicos. (Lea: Así luce el panorama para los transgénicos en Colombia en este 2017
 
Rodrigo Valderrama, cuya familia cultivó algodón convencional por más de 40 años y lo dejó de producir debido a sus problemas con las plagas, afirma “eran unos algodones altos y exuberantes y teníamos que hacer hasta 24 aplicaciones de agroquímicos para controlar las plagas y malezas. Eso fue hace 15 años. Ahora que volví a sembrar algodón, esta vez transgénico, hago solo 2 aplicaciones de agroquímicos y es principalmente para controlar plagas que la tecnología no controla ”.
 
El 100% de los agricultores afirmaron que seguirán con los cultivos de maíz transgénico en las próximas temporadas de siembra.
 
Las principales conclusiones del informe “Beneficios agronómicos, económicos y socioambientales de la biotecnología agrícola en Colombia” [1] muestran la situación, percepción y desarrollo de los cultivos GM en los agricultores que los han trabajado, por lo cual, permite pensar en escenarios futuros de mayor expansión y capacitación de los mismos en el agro colombiano. (Lea: Editando el genoma en especies ganaderas)
 
Entre las principales conclusiones de este informe se pueden resaltar que los agricultores del país están satisfechos con el uso de la biotecnología agrícola, consideran que las tecnologías traen ventajas agronómicas, poseen valor intrínseco, el país tiene condiciones para expandir la producción agrícola, mediante la mejora de sus condiciones competitivas y que existen oportunidades de mercado, doméstico y externo, a ser capturadas a través de una agricultura más moderna y eficiente.