Alternativas forrajeras para los Llanos Orientales: gramíneas (parte 2)

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Diciembre 2020
compartir
Pastos para ganado en los Llanos orientales, pastos llanos orientales, pastos para ganado, gramíneas para ganado bovino en los llanos orientales, gramíneas para la Orinoquía colombiana, gramíneas ganado bovino, gramíneas vacas, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, bovinos, ganado bovino, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
El pasto marandú es otra de las alternativas de forraje que funcionan para alimentar al ganado en la Orinoquía. Foto: infopastosyforrajes.com

A continuación, la segunda entrega sobre alternativas forrajeras para la Orinoquía, uno de los artículos incluidos en el libro “Establecimiento, manejo y utilización de recursos forrajeros en sistemas ganaderos de suelos ácidos” elaborado por el Min Agricultura, Fedegán y Agrosavia.

 

El artículo “Alternativas forrajeras para los Llanos Orientales de Colombia” fue elaborado por el zootecnista Óscar Pardo Barbosa y MSc en Ciencias con énfasis en Producción Animal, y el ingeniero agrónomo Otoniel Pérez López, ambos del C.I. La Libertad de Agrosavia.

 

En su trabajo, señalaron que la principal fuente alimenticia de los bovinos en clima cálido son las gramíneas de origen africano, así como las leguminosas de Asia y América. (Lea: Forrajes conservados, alternativa rentable para época de climas extremos)

 

Los autores describieron algunas especies de gramíneas para esta región, que constituyen excelentes productoras de pasto para el ganado, de las cuales las siguientes serán reseñadas a continuación, con sus ventajas y desventajas:

 

 

Brachiaria brizantha (Hochst ex. A. Rich) Stapf. Marandú

 

El pasto marandú o brizantha marandú se conoce en Colombia como B. brizantha cv. Marandú CIAT 6780. La gramínea proporciona un forraje palatable de calidad nutricional similar a Bracharia decumbens y ha demostrado resistencia antibiótica al salivazo.

 

En nuestro país crece bien entre 0 y 1600 msnm, en zonas de precipitación entre 1000 y 4000 mm/año. En estudios, el marandú respondió a la fertilización con fósforo, aumentando la producción de MS entre 8 y 20 toneladas/ha, aplicando 400 kg/ha.

 

Ha presentado contenidos de 10 a 12 % de proteína. Es de fácil asociación con leguminosas, rápido establecimiento y buena calidad de semilla. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es exigente en suelos de mejor fertilidad y tiene baja producción de semilla.

 

 

Brachiaria brizantha CIAT 26110

 

El pasto toledo se adapta muy bien en diferentes climas, desde condiciones del trópico subhúmedo con periodos secos entre 5 y 6 meses y promedios de lluvia anual de 1600 mm, y en localidades de trópico muy húmedo con precipitaciones superiores a 3500 mm.

 

 

Este cultivar alcanza concentraciones de proteína cruda (PC) de 12.3, 10.8 y 8.4 % a edades de rebrote de 14, 28 y 42 días según estudios de Agrosavia. No obstante, advirtieron que debido a su rápido crecimiento después del pastoreo, el nivel de PC puede caer por debajo de 7 %.

 

Gracias a su alta producción de biomasa, puede usarse como cultivo para ensilar, así como soporta alta carga animal. En cambio, tiene una calidad nutricional media y es susceptible a enfermedades. (Informe: 5 pastos y árboles que son tendencia entre los ganaderos)

 

 

Brachiaria híbrido CIAT 36087

 

El mulato II es el resultado de tres generaciones de cruzamiento entre B. ruziziensis clon 44-6 (tetraploide sexual) x B. decumbens cv. Baslllsk, el cual se seleccionó por su vigor, productividad y buena proporción de hojas.

 

Tiene un rango amplio de adaptación y crece bien desde el nivel del mar hasta 1800 msnm encondiciones de trópico húmedo con altas precipitaciones, en condiciones subhúmedas con 5 a 6 meses secos y precipitaciones anuales mayores que 700 mm.

 

En evaluaciones agronómicas realizadas durante más de 4 años en los Llanos Orientales de Colombia, se encontró que el mulato II presenta rendimientos de forraje similares a los del marandú y basilisk, y muy superiores a los del mulato.

 

En el piedemonte llanero durante la época de lluvia, en una pradera de mulato II el forraje alcanzó contenidos de PC del 15 %, FDN de 58 % y degradabilidad de 79 %. (Lea: Conozca las pasturas de las sabanas inundables de la Orinoquía)

 

Así como el toledo, tiene una alta producción de biomasa, y además es de fácil asociación y mostró mejores respuesta en producción animal, aunque es exigente en fertilidad de suelos, susceptible a humedad, plagas y enfermedades, y el costo de la semilla es alto.

 

 

Cultivares más comunes de Panicum máximum

 

El género Panicum posee más de 500 especies anuales y perennes. La mayoría son nativas de África tropical y su introducción en América ocurrió en 1774 en barcos que arribaron a las Antillas y Brasil, donde se utiliza con altos niveles de producción animal.

 

Panicum máximum Jacquin

 

El pasto guinea se cultiva en zonas con precipitación entre los 0 y 1700 msnm con temperaturas de 25 a 33º C. La producción de materia seca es variable dependiendo del clima, suelo, manejo, edad y madurez de la planta, pero generalmente es mejor que la de los brachiarias.

 

Como en la mayoría de las gramíneas, su calidad nutricional disminuye con la edad. La PC varía de 21 % a las 2 semanas de rebrote hasta 5.5 % con cortes a los 3 meses; en promedio el porcentaje se encuentra en 14 % y su calidad nutritiva disminuye especialmente en época seca.

 

 

Panicum máximum cv. Tanzania

 

El germoplasma de esta especie fue importado de Costa de Marfil (África). Se desarrolla bien en suelos de fertilidad alta y con buen drenaje, con precipitación anual superior a 800 mm y hasta los 1800 msnm. Es una planta exigente en fósforo y potasio.

 

En el C.I. Carimagua, presentó 6,3 % de PC, FDN de 66,4 % y degradabilidad de 62,5 % en verano, resultados que subieron a 8,8 %, 64,9 % y 65,5 % en época de lluvia. (Lea: Con pasto Tanzania se produce leche con mayor concentración de ácido linoleico)

 

 

Panicum máximum cv. Mombaza

 

El cultivar mombaza se adapta bien a suelos con buen drenaje y fertilidad alta, aunque es capaz de soportar períodos cortos de encharcamiento y tolera a sequía. Crece bien hasta los 800 msnm, con promedio de precipitación superior a los 1300 mm anuales.

 

En parcelas evaluadas bajo corte, este pasto produjo 33 t de MS foliar/ha/año, 28% más que el tanzania. Es considerada como una especie con un buen contenido de PC con hasta 13.4 % en hojas, sin gran variación anual. Se recomienda establecerlo como el tanzania.