Área de cultivos transgénicos en el mundo sigue en aumento

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Junio 2018
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, cultivos transgénicos, Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología, ISAAA, consultora inglesa PG Economics, crecimiento de los transgénicos, 4.7 millones de hectáreas de transgénicos en 2018, cultivos de maíz, algodón genéticamente modificados, Colombia, transgénicos Colombia, maría andrea uscátegui, directora ejecutiva de Agro-Bio
En Colombia, los cultivos transgénicos que predominan son de maíz y algodón. Foto: Cortesía Agro-Bio.
Los cultivos genéticamente modificados alcanzan un nuevo récord de 186,1 millones de hectáreas en 2017. El Incremento es de un 3% con respecto al año anterior.
 
En  2017 el área total de siembra de cultivos genéticamente modificados en el mundo fue de 189.8 millones de hectáreas. Así lo informó el Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAAA, por su sigla en inglés) y la consultora inglesa PG Economics. (Lea: ¿Cuál es el aporte de los alimentos transgénicos al sector pecuario?)
 
El 3 % que aumentaron los cultivos biotecnológicos respecto al año anterior corresponde a 4.7 millones de hectáreas, lo que equivale a casi el tamaño de República Dominicana o la mitad de Portugal.
 
Dicho aumento se debe principalmente al incremento de las ganancias provocado por los elevados precios de las materias primas, la mayor demanda de los mercados, tanto locales como internacionales, y la disponibilidad de mejores tecnologías para semillas.
 
Entre 1996 y 2016, a partir de los cultivos genéticamente modificados los agricultores obtuvieron ganancias en sus ingresos por USD 186.1 mil millones, muchos de los cuales eran mujeres o pequeños agricultores responsables del único sustento de sus familias y comunidades, informó PG Economics. (Lea: El ‘rockstar’ de la ciencia de los alimentos estará en Colombia)
 
Por su parte, Colombia ocupó el puesto 18, de un total de 24 países, con 95 mil 117 hectáreas de cultivos de maíz y algodón genéticamente modificados. Estados Unidos, Brasil y Argentina siguen siendo los países con mayor área de cultivos con esta tecnología.
 
¨Este informe confirma que la adopción de cultivos transgénicos genera más sostenibilidad y oportunidades para los agricultores”, afirmó María Andrea Uscátegui, directora ejecutiva de Agro-Bio.
 
En términos de área, el 77 % de la soya, el 80 % del algodón, el 32 % del maíz y el 30 % de la canola que se siembran en el mundo son transgénicos. (Lea: Así luce el panorama para los transgénicos en Colombia en este 2017)
 
Por otra parte, la consultora británica PG Economics viene realizando un análisis del impacto de los cultivos genéticamente modificados en el mundo desde 1996. En su más reciente informe destaca:
 
• En 2016, la reducción de emisiones de dióxido de carbono, relacionadas con los cultivos transgénicos a partir de la disminución del uso de combustible y la captura adicional de carbono en el suelo, fueron equivalentes a la eliminación de 16.7 millones de automóviles de las carreteras.
 
• Los avances en los cultivos biotecnológicos permiten que los agricultores disminuyan el uso de insecticidas y herbicidas en un 18.4 %.
 
• La biotecnología sigue siendo una gran inversión para los agricultores. Por cada dólar invertido en semillas mejoradas mediante biotecnología moderna, los agricultores obtuvieron en promedio USD 3.49. (Lea: Con 95 mil hectáreas, transgénicos aportan a la economía del país)
 
• En 2016, los agricultores de los países en desarrollo recibieron USD 5 por cada dólar invertido en semillas mejoradas mediante biotecnología moderna, mientras que los agricultores de países desarrollados recibieron USD 2.70 por cada dólar invertido en estas semillas.
 
Por más de 21 años, los cultivos mejorados mediante biotecnología fueron responsables de una producción adicional de 213 millones de toneladas de soya, 405 millones de toneladas de maíz, 27.5 millones de toneladas de fibra de algodón y 11.6 millones de toneladas de canola. Esto ha permitido que los agricultores produzcan más sin utilizar más terreno, lo que reduce la necesidad de ampliar la frontera agrícola.