2.000 millones de hectáreas de transgénicos se sembraron en 19 años

Por: 
CONtexto Ganadero
18 de Abril 2016
compartir
cultivos genéticamente modificados, cultivos genéticamente modificados colombia, cultivos genéticamente modificados noticias, cultivos genéticamente modificados cifras colombia, cultivos genéticamente modificados agro bio, cultivos genéticamente modificados uscátegui, cultivos genéticamente modificados informe, CONtexto ganadero
Durante 2015, se cultivaron en Colombia 101 mil 118 hectáreas de cultivos genéticamente modificados. Foto: Cortesía.
Colombia con más de 100 mil hectareas en cultivos de algodón y maíz transgénicos hace parte de la lista de países biotecnológicos con grandes 
oportunidades de ser dispensa de alimentos para el mundo.
 
El Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología, ISAAA (por sus siglas en inglés), publicó su informe anual “20 Años de Comercialización de Cultivos Transgénicos a Nivel Mundial (1996 - 2015) y Cultivos Transgénicos Destacados en 2015”, con información sobre la adopción de cultivos transgénicos y en el que se muestra el aumento de la cantidad de hectáreas sembradas con éstos cultivos en todo el mundo, superficie que pasó de 1.7 millones de hectáreas en 1996 a 179.7 millones en 2015.
 
Este aumento, de 100 veces en el transcurso de solo 20 años, convierte a la biotecnología moderna en la tecnología aplicada a la agricultura de más rápido crecimiento en los últimos años, asimismo refleja la satisfacción de los agricultores quienes aprecian los beneficios de los cultivos transgénicos. (Lea: 10 alimentos transgénicos cada vez más fáciles de encontrar)
 
Desde 1996, se han sembrado 2.000 millones de hectáreas de tierras cultivables con cultivos transgénicos; una superficie enorme que supería al territorio de China o de los Estados Unidos.
 
Sobre el tema, María Andrea Uscátegui, directora ejecutiva de Agro-Bio, afirmó que “los agricultores eligen usar esta tecnología porque les trae beneficios y por esa razón cada vez son más los productores en el mundo que se suman a usar semillas genéticamente modificadas”.
 
Panorama actual de los cultivos modificados genéticamente en el mundo. Imagen: Cortesía Agro Bio.
 
Situación en Colombia de los cultivos modificados genéticamente
 
Durante 2015, se cultivaron 101 mil 118 hectáreas de productos genéticamente modificados entre variedades de algodón e híbridos, maíz con resistencia a algunos insectos y tolerancia a algunos herbicidas. (Lea: Colombia ocupa tercer lugar en Latinoamérica en producción de cultivos transgénicos)
 
Colombia sembró 85 mil 250 hectáreas de maíz genéticamente modificado. Los departamentos de Meta (26 mil 415 ha), Córdoba (16 mil 084 ha) y Tolima (15 mil 503 ha) cultivaron el mayor número de hectáreas de maíz transgénico en el país. Respecto al algodón genéticamente modificado, se cultivaron 15 mil 868 hectáreas.
 
Los 3 departamentos líderes, en 2015, en cultivos de algodón transgénico fueron Tolima (7.342 ha), Córdoba (5.575 ha) y Huila (1.454). 21 departamentos sembraron maíz GM y 8 departamentos sembraron algodón GM. Los cultivos transgénicos representan beneficios agronómicos, económicos y ambientales.
 
De acuerdo al estudio de Céleres y Agro-Bio realizado durante 2014-2015, el margen operacional de los cultivos de maíz GM es superior en 33 % sobre los cultivos convencionales y para el caso del algodón el GM es superior en un 55 % sobre el convencional.
 
Estos cultivos han ayudado a reducir la huella ecológica que deja la agricultura. Gracias a su adopción por parte de los productores se redujo 3,1 millones de litros de diésel en tractores y puverizadoras, lo que equivale a 1.300 vehículos menos en las calles por un año. Esta reducción significa que también se disminuyó 8,3 toneladas de CO2. (Lea: Cultivos transgénicos siguen ganando terreno en todo el mundo)
 
Además, el estudio indica que Colombia, desde 2003 hasta 2015, ahorró 212,4 millones de litros de agua gracias al uso de esta tecnología.
 
“Colombia, puede aumentar su productividad y competitividad en cultivos como algodón, maíz y soya gracias a las versiones transgénicas que ya se encuentran disponibles y aprobadas en el país. La ciencia e innovación en semillas es una herramienta fundamental para impulsar el desarrollo agrícola de Colombia y convertirnos en despena de alimentos mundial, como lo ha señalado la FAO ”, sentenció Uscátegui.
 
Otras cifras que arroja el informe
 
A 2015, y por cuarto año consecutivo, son más los países en vía de desarrollo que los industrializados que siembran este tipo de cultivos. De los 28 países que sembraron cultivos transgénicos en 2015, 20 fueron países en via de desarrollo y de las 179,7 millones de hectareas de cultivos trangénicos sembradas, 97.1 millones de hectareas (equivalentes al 54 % de la superficie cultivada) fue sembrada en América Latina, Asia y África. (Lea: Brasil, la potencia biotecnológica de Suramérica)
 
Cerca de 18 millones de productores en el mundo han adoptado este tipo de cultivos, de los cuales el 90 % son productores de bajos recursos de países en desarrollo y que han obtenido beneficios derivados de los cultivos transgénicos entre 1996 y 2015.
 
En 2015 hubo una disminución neta del 1 % respecto a 2014, cuyo pico máximo alcanzó los 184, 5 millones de hectáreas. Esta disminución está asociada a los bajos precios de los productos básicos en 2015 y a situaciones extremas, como la sequía devastadora ocurrida en Sudáfrica, y que podría abordarse con la introducción de variedades transgénicas tolerantes a la sequía.
 
“Los productores, quienes tradicionalmente evitan los riesgos, reconocen los beneficios de los cultivos transgénicos, tanto para los agricultores como para los consumidores, que incluyen tolerancia a la sequía, resistencia a los insectos y a enfermedades, tolerancia a los herbicidas y mayor nutrición y calidad de los alimentos”, explicó el coordinador general de ISAAA, Randy Hautea.
 
Añadio que los cultivos transgénicos contribuyen a crear sistemas de cultivo más sostenibles, que abordan problemas vinculados al cambio climático y a la seguridad alimentaria a nivel mundial. (Lea: Piden etiquetar alimentos transgénicos en EE.UU.)
 
El informe 2015 de ISAAA también destaca que en 2015, el 83 % del total de la soja sembrada en el mundo, el 75 % del algodón, el 29 % del maíz y el 24 % de la canola correspondieron a variedades o híbridos Genéticamente Modificados.
 
Estados Unidos inició la siembra comercial de nuevos productos, como la Papa Innate™ 1, con niveles más bajos de acrilamida (una sustancia potencialmente cancerígena), resistencia a las magulladuras y al tizón tardío. También sembraron manzanas Arctic®, que no se oscurecen al cortarlas.
 
Vietnam sembró cultivos GM por primera vez, en particular, maíz tolerante a herbicida y resistente a insectos.
 
El maíz transgénico tolerante a sequía, sembrado por primera vez en Estados Unidos en 2013, aumentó 15 veces, alcanzando las 810 mil hectáreas.
 
Argentina obtuvo aprobación de 2 productos enteramente desarrollados por empresas y centros de investigación: una papa resistente a virus y soya tolerante a sequia.
 
Información suministrada por Agro Bío.