Colombia se raja en competitividad del agro, según economista

Por: 
CONtexto ganadero
17 de Junio 2014
compartir
competitividad en colombia
Según Fedepalma mientras que los países de Asia tienen rendimientos por encima de 4 toneladas por hectárea año, en Colombia apenas hay 3,1. Foto: Fedepalma.
De acuerdo con un estudio realizado por Lia Gutterman en la Consultora DG, la brecha de costos de producción se ha mantenido lejos de los parámetros mundiales, posicionando a la palmicultura nacional en posiciones bajas de competitividad.
 
En un estudio sobre medición de costos de producción en la agroindustria de la palma de aceite entre 2011 y 2012 elaborado por Lia Gutterman, economista de la Universidad de Los Andes y socia de la Consultora DG, se determinó que el sector palmicultor del país está lejos en ser uno de los más competitivos en el mundo, dado que las brechas que existen en materia de costos indican que es necesario estandarizar el modelo básico productivo, de modo que se puedan encontrar niveles de equilibrio para mejorar la competitividad.
 
No somos competitivos en ninguna parte de los cultivos”, enfatizó Gutterman, y agregó que “lo peor es que la brecha de costos de producción se ha mantenido a través del tiempo, no se ha dado ninguna reducción en este aspecto. Si Colombia no logra ser competitiva, ¿qué se puede esperar de estos incrementos en área y en producción? Estamos lejos de poder competir en los mercados mundiales”.
 
De acuerdo con la experta, entre 2011 y 2012 el rubro que más valor tiene dentro de los costos de producción es la mano de obra y el uso de fertilizantes. Añadió que el costo de producción de una tonelada de aceite tiene un valor más alto en la zona centro del país, tanto en el primer como en el segundo año, un millón 919 mil 855 pesos y $2 millones 284 mil 341, respectivamente. (Lea: Laboratorio biotecnología, impulso a la investigación de palma de aceite)
 
En ese mismo aspecto, la producción de una tonelada de aceite en la zona oriental ocupa el segundo puesto, tanto en 2011, como en 2012; su valor fue de un millón 730 mil 919 pesos para el primer año, mientras que para el segundo fue de un millón 961 mil 367 pesos. Para el caso de la zona norte, producir una tonelada de aceite de palma en 2011 tuvo un costo de un millón 537 mil 035 pesos, mientras que para 2012 fue de un millón 679 mil 530 pesos.
 
“Existe por lo tanto un amplio margen y potencial para que las empresas menos competitivas puedan acercarse a las líderes. También hay una necesidad de realizar una evaluación comparativa, con el fin de estandarizar un modelo productivo que permita homogenizar las prácticas y tarifas, de tal forma que las empresas menos competitivas puedan acercarse a los estándares de las mejores”, agregó la economista de la Universidad de Los Andes.
 
Por su parte, la Federación Nacional de Cultivadores de Palma, Fedepalma, indicó que superar la problemática sanitaria e incrementar la productividad son los 2 principales objetivos estratégicos del sector palmero colombiano; por ello se están implementando una serie de estrategias para mejorar el desempeño productivo del sector palmero nacional.
 
En materia sanitaria tenemos un paquete tecnológico y un conocimiento que viene mostrando buenos resultados para enfrentar la enfermedad de la PC (Pudrición de Cogollo) en las regiones del país afectadas, en particular Tumaco y Puerto Wilches. Adicionalmente, hemos fortalecido el programa de extensión para que se generalice por parte de  los productores la adopción de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA)", explican desde el gremio, que también aclara que se ha desarrollado un proyecto piloto para cerrar brechas productivas en un trabajo de socialización de productor a productor, con claros resultados en incremento de productividad.
 
"Todo lo anterior está soportado en un esquema de organización de los productores (pequeños, medianos y grandes); alrededor de núcleos palmeros y con la conformación de Unidades de Auditoria y Asistencia Ambiental y Social, Uaatas”, señalaran desde Fedepalma. (Lea: Nuevas estrategias para mejorar la productividad de palma de aceite)
 
Finalmente, expresaron que para esta agroindustria se requiere una tasa de cambio más acorde con la realidad competitiva del país y de los sectores productivos, ya que muchos de los sectores agrícolas e industriales que actualmente están enfrentando dificultades de rentabilidad, tendrían una mejor condición de su negocio con una mayor tasa de cambio.