El reto es encontrar quién compre café y pague precios superiores, Asoexport

Por: 
CONtexto ganadero
05 de Noviembre 2015
compartir
Cultivo café
La recomendación de la entidad es generar lazos de asociatividad para fomentar la compra del grano. Foto: CONtexto ganadero.
Carlos Ignacio Rojas, presidente ejecutivo de la entidad, habló CONtexto ganadero sobre el futuro de la caficultura colombiana y las estrategias que deben adoptar pequeños y medianos productores para exportar el grano.
 
“Este es el año en el que la recuperación de la producción llegó con fuerza, es el cuarto con mayor producción en toda la historia de la caficultura. Las bases que se sentaron para la renovación de cafetales, que inició hace 7 años, son el reflejo de esta buena tendencia para que la producción se mantenga estable por los próximos 5 años”, afirmó Carlos Ignacio Rojas, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Exportadores de Café de Colombia, Asoexport.
 
Según el dirigente gremial, los productores tienen que asegurarse de que su café sea mejor, siempre y cuando se tengan condiciones favorables para la obtención del grano.
 
Asimismo, los caficultores tienen que estar pendientes de la consistencia en la entrega del grano, es decir, “que su despacho sea bueno para que el producto sea ofrecido por un largo plazo y el precio se pueda mantener estable, independientemente de lo que pase en el mercado internacional y el dólar”. (Lea: Colombia tendrá primer Parque Tecnológico del Café: Supracafé)
 
Rojas también comentó que los productores del grano deben aprovechar las diferentes oportunidades que se presentan en el mundo. Entre ellas está la relevancia que adquieren hoy día las certificaciones a nivel internacional, las cuales están relacionadas con el proceso de sostenibilidad.
 
“Ello se va a volver una necesidad porque representa mejores ingresos para los productores. Otra arista es el buen proceso de elaboración, beneficio, secado y selección, cuyo resultado seguramente se verá reflejado en la taza; es decir, en el sabor, lo que obviamente permite que el precio se mantenga estable”, añadió el presidente de Asoexport.
 
De acuerdo con el dirigente gremial, el café colombiano sigue siendo un producto muy apetecido, porque hay nichos de mercado que demandan el producto nacional, que tienen unas características especiales y por los cuales están dispuestos a pagar precios superiores a lo que se puede cotizar a diario.
 
Otra oportunidad que deben tener en cuenta los productores, según Rojas, es el impacto de la regulación que permite comercializar otros tipos de café. “Con esto consideramos que se dará la apertura de nuevos mercados, a los que antes por efecto de precio no lográbamos acceder”. (Lea: Café amazónico: entre lo novedoso y lo excéntrico)
 
Sin embargo, el clima es un problema que le pasa cuenta de cobro a todo el sector agropecuario, como lo manifestó el máximo vocero de Asoexport. En la actualidad, el periodo de sequía ha generado algunas reducciones en el peso y en el tamaño del grano y ello obligará a que haya un impacto negativo en el precio.
 
“Pero lo que debemos hacer es pensar en el futuro, en el aseguramiento, seguir trabajando en la protección de los recursos hídricos y ser más eficientes. En este sentido, se va a poder exportar café que no haya sido beneficiado en aguas, sino que el proceso se haya llevado a cabo en seco o semi-lavado, de tal manera que se ahorra agua. Antes de la regulación el café podía ser exportado si se lavaba, hoy ya no hay problema”, enfatizó Carlos Ignacio Rojas.
 
¿Cómo llegar a nuevos mercados?
 
Para el dirigente de Asoexport, el futuro de los pequeños y medianos productores está en los exportadores privados, quienes contribuyen a que los caficultores puedan acceder a los programas de certificación. “La tarea que tiene el caficultor es buscar una entidad que le compre su café al mejor precio y debe asegurarse de que cumpla con las cantidades y calidades”.
 
Y es que la agricultura familiar se ha convertido en el secreto para que los cafeteros accedan a mejores precios por cada carga del grano. Según Rojas, al desarrollarse esta actividad por un pequeño núcleo, el cuidado que recibe el cultivo es especial, de ahí que la calidad del café y el sabor en cada sorbo sea especial para quien lo adquiere. “El reto es encontrar alguien que le compre el grano y pague precios superiores, que justifiquen ese cuidado especial”. (Lea: 4 acciones para que usted decida el precio al que quiere vender su café)
 
Otro aspecto que puede aprovechar el productor cuando se habla de la comercialización del café es la asociatividad entre cafeteros de la misma zona, ya que el grano tiene similares características al estar en un mismo terreno, de tal manera que cuando se obtienen volúmenes “interesantes” es el momento de buscar nuevos clientes.
 
“En la página de Asoexport está todo el listado de las empresas afiliadas, allí las personas interesadas pueden ofrecer sus productos. Además, los cafeteros deben estar pendientes de las asambleas que se llevan a cabo porque están todas las personas involucradas en la cadena del café, quienes discuten las preocupaciones que se tienen, las alternativas y cómo llegar conjuntamente a la solución de problemas y también es una oportunidad para conocer personas que ayuden a exportar el café”, puntualizó el dirigente gremial en el marco de la LXXIX (79) versión de la Asamblea Cafetera, la cual tiene lugar en el Hotel Hilton de Cartagena este 5 y 6 de noviembre. (Conozca aquí la agenda del evento)