Estudio confirma beneficios de los cultivos genéticamente modificados

Por: 
CONtexto Ganadero
15 de Mayo 2014
compartir
alimentos modificados genéticamente
Plinio Puche, agricultor del departamento de Córdoba, ratifica que “los beneficios son varios". Foto: Cortesía.
Si los cultivos genéticamente modificados no hubiesen estado a disposición de los agricultores en 2012, habrían sido necesarias siembras adicionales de 4.9 millones de hectáreas de soya, 6.9 millones de maíz, 3.1 millones de algodón y 200 mil de canola.
 
La consultora inglesa PG Economics, publicó en días pasados un estudio sobre los beneficios económicos, ambientales y sociales de los cultivos genéticamente modificados, GM, o biotecnológicos en el mundo (1996-2012). El estudio afirma que este tipo de cultivos le ha permitido a los agricultores sembrar más, utilizando menos recursos y la mayoría de los beneficios se han dado principalmente en los países en vías de desarrollo.
 
“En 17 años de adopción, los cultivos mejorados a través de las técnicas de biotecnología moderna han ofrecido prácticas agrícolas más respetuosas con el ambiente, al mismo tiempo que proporcionan una mejora evidente de la productividad agrícola y los ingresos para los agricultores", asegura Graham Brooks, director de PG Economics y co-autor del informe. (Lea: Vacas modificadas genéticamente producirían leche materna humana)
 
En el documento se afirma que si los cultivos GM no hubiesen estado a disposición de los agricultores en 2012, se hubiesen requerido siembras adicionales de 4.9 millones de hectáreas de soya, 6.9 millones de maíz, 3.1 millones de algodón y 200 mil hectáreas de canola; lo que equivale al 9% de la tierra cultivable en Estados Unidos, al 24% de la tierra cultivable en Brasil, o a un poco más de todas las hectáreas (14 millones ha.) cultivables en Colombia
 
En términos ambientales, la contribución de los cultivos genéticamente modificados se ha dado en la reducción de la liberación de emisiones de gases de efecto invernadero, propias de las prácticas agrícolas, debido a un menor uso de combustible. Además, hubo un almacenamiento adicional de carbono en el suelo, consecuencia de practicas de la labranza mínima que requieren los cultivos GM.  En 2012 esto fue equivalente a eliminar 27 mil millones de kilogramos de dióxido de carbono de la atmósfera, lo que sería igual a retirar 11.9 millones de automóviles, por un año, o a retirar todos los carros que Colombia y Argentina tuvieron durante 2012.
 
A pesar de que en beneficios directos los cultivos genéticamente modificados no están desarrollados para aumentar los rendimientos, la resistencia a plagas le permite a los agricultores proteger las cosechas debido a que los daños causados por plagas especificas  disminuyen.
 
En Colombia, Plinio Puche, agricultor del departamento de Córdoba, ratifica que “Los beneficios son varios: se ha facilitado el manejo del cultivo pues los porcentajes de daño por plagas y la competencia entre las plantas y las malezas (nutrientes, agua o luz) se han disminuido entre un 10 y un 15% con el uso de los cultivos GM, y en términos de rendimiento de las cosechas, en la zona de Córdoba para el cultivos de maíz, con un convencional se pude obtener entre media y una tonelada por hectárea mientras que con el cultivo genéticamente modificado, en esta región, podemos obtener entre 5 y 7 toneladas por hectárea dependiendo de las condiciones de la zona”. (Lea: Cultivos transgénicos están presentes en 20 departamentos de Colombia)
 
Los resultados de PG Economics estiman que los mayores aumentos en el rendimiento fueron obtenidos por los agricultores de países en vías de desarrollo, muchos de los cuales son de escasos recursos y cultivan pequeñas parcelas de tierra. Entre 1996 y 2012 los cultivos GM fueron responsables de una producción adicional de 122 millones de toneladas de soya y 231 millones de toneladas de maíz. Así mismo, la tecnología ha contribuido con un producción extra de 18.2 millones de toneladas de fibra de algodón y 6.6 millones de toneladas de canola.