Las carreras agropecuarias no son tan apetecidas en las universidades

Por: 
CONtexto Ganadero
02 de Enero 2013
compartir
En el país, solo 59.958 estudiantes están matriculados en carreras agropecuarias. Foto: Fundación Semana.
Las carreras relacionadas con el sector agropecuario solo tienen 59.958 estudiantes matriculados. Foto: Fundación Semana.
Un informe generado por el Ministerio de Educación, deja claro que las carreras afines a la agricultura y temas medio ambientales han ido perdiendo interés entre los jóvenes colombianos.
 
La falta de incentivos, de motivaciones y de proyectos interesantes son solo algunas de las causas que han alejado de las aulas a los estudiantes, que cada vez optan con mayor frecuencia por otro tipo de carreras. (Estudiantes de la Guajira representan al país en Feria de Tecnología)
 
Aunque la oferta de instituciones formativas en carreras como ingenierías agrícola, agronómica y pecuaria y agroindustria medicina veterinaria, agronomía y zootecnia, aumenta, el interés de los estudiantes de las áreas rurales disminuye.
 
La contrariedad está en que la demanda por ellas no va al mismo compás que otras profesiones como la medicina, el derecho o las ingenierías.
 
Los datos del Mineducación destacan que el año pasado se ofertaron 330 programas académicos del sector agroindustrial en educación superior.
 
La mayor suscripción se evidenció en el nivel universitario con 47%, seguido del tecnológico con 23%, las maestrías con 11% y los doctorados con un 4%.
 
Otra cifra para destacar del informe presentado por la cartera de educación devela que el crecimiento de las matriculas en estas carreras en promedio es de 3,4%, algo que en realidad está por debajo de la cifra anual a nivel nacional, lo que indica que los 59.958 estudiantes inscritos en áreas agropecuarias no superan el 2% del total de los alumnos matriculados en Colombia.
 
 
 
En conclusión, es un llamado para que las instituciones educativas y el Ministerio de Educación inicien una mejor divulgación de estas carreras agroindustriales para que existan en el país más jóvenes que aprovechen los TLCs que comienzan a regir y, de esta forma, aumentar la productividad del sector rural en Colombia.