Ponga a funcionar sus sentidos para evaluar el heno

Por: 
CONtexto ganadero
27 de Noviembre 2018
compartir
Argentina, INTA, heno de alfalfa, La calidad del heno de alfalfa, evaluación organoléptica, determinación de foliosidad, verde brillante, secado rápido, Argentina podría convertirse en un importante proveedor mundial de heno de alfalfa, Gastón Urrets Zavalía –investigador del INTA Manfredi Córdoba–, 2do. Congreso Mundial de Alfalfa, “Interacción Global para la Innovación en Alfalfa”, Ganadería, ganadería colombiana, noticias ganaderas, noticias ganaderas Colombia, CONtexto ganadero
Para determinar la madurez o estado fenológico, la foliosidad y los indicadores de daño, es importante realizar una evaluación organoléptica mediante los sentidos de la vista, olfato y tacto”, afirma Gastón Urrets Zavalía –investigador del INTA Manfredi, Córdoba. Foto: intainforma.inta.gov.ar
“Si bien los atributos químicos cuantificables son el criterio más importante para determinar el valor alimenticio y el precio de mercado del heno, existen otras características que no pueden ser adecuadamente definidas sólo por los análisis químicos”, advierte Urrets Zavalía.
 
“Es importante realizar una evaluación organoléptica mediante los sentidos de la vista, olfato y tacto”, afirma Gastón Urrets Zavalía –investigador del INTA Manfredi, Córdoba. Así, se podrán determinar la madurez o estado fenológico, la foliosidad y los indicadores de daño.
 
Si bien la madurez no es fácil de ser estimada en forraje ya enfardado, la presencia de botones florales, flores y frutos en el heno da una idea del estado en el que fue cortado el cultivo, el cual está altamente correlacionado con el valor nutritivo que aporta la alfalfa. (Lea: La calidad del heno de alfalfa según INTA
 
En cuanto a la determinación de foliosidad, el especialista aseguró que la estimación de la proporción de hojas en el heno es un buen indicador, ya que las hojas son la porción de mayor calidad, porque contienen aproximadamente el 70 % de la proteína, el 90 % del caroteno y más del 65 % de la energía digestible presente en la planta de alfalfa.
 
Con respecto a los indicadores de daño, por un lado, se considera la detección de materiales extraños que permite estimar el grado de contaminación con malezas, rastrojos de alfalfa y de otros cultivos, rocas, tierra. A su vez, el olor y la presencia de hongos cumplen un rol importante.
 
“Éstos parámetros, junto con el color, están estrechamente relacionados con la humedad con la que se enfardó y la temperatura alcanzada durante el almacenamiento. Calentamientos por encima de 50 °C, consecuencia de respiración microbiana, son seguramente provocados por un enfardado con excesiva humedad”, advirtió el investigador.
 
Por último, un color verde brillante es un indicador de que el heno fue secado rápido y adecuadamente, sin sufrir daño por lluvias o por exceso de temperatura, mientras que un color amarillo indica un exceso de exposición al sol durante el secado. La presencia de capas blanquecinas intercaladas con heno verde indica desarrollo fúngico por haber enfardado con exceso de rocío sobre la andana.
 
“Los henos que alcanzaron temperaturas de 55 °C muestran un color marrón acaramelado, mientras que si la temperatura sobrepasó los 60 °C se verá color marrón oscuro a negro. El color es un parámetro indicativo de calidad, pero no puede ser considerado confiable para estimar la digestibilidad del heno”, concluye Urrets Zavalía.(Lea: Argentina podría convertirse en un importante proveedor mundial de heno de alfalfa)
 
Fuente: intainforma.inta.gov.ar - Entrevista a Gastón Urrets Zavalía –investigador del INTA Manfredi, Córdoba– (3/3)