Productores enfrentan sequía con soluciones tecnológicas

Por: 
CONtexto ganaderp¡o
16 de Febrero 2015
compartir
corpoica asistencia técnica
A los 3 talleres asistieron aproximadamente 90 personas entre productores y asistentes técnicos de la región. Foto: Corpoica.
MAPA tiene un año y medio de estar vinculado con los productores de las zonas del sur de Bolívar realizando seguimientos a las parcelas de integración. Los talleres continuarán a medida que avanza el proyecto.
 
El proyecto Modelos de Adaptación y Prevención Agroclimática, MAPA, de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, en su labor de transferir tecnología a los productores en agricultura y ganadería para épocas críticas (verano e invierno) en el país, continúa acompañando y fortaleciendo los conocimientos a productores y asistentes técnicos, esta vez, con talleres para el manejo de cultivos de mango de hilaza, ganadería doble propósito y cultivo de piña en 3 parcelas de integración ubicadas en los municipios de Clemencia, Hatillo de Loba y El Peñón, del sur de Bolívar. (Lea: Corpoica espera atender a ma?s de 10 mil agricultores en 2015)
 
Mango de hilaza en Clemencia
 
“Hace aproximadamente 10 años al igual que muchos productores del municipio de Clemencia, yo no veía el cultivo de mango de hilaza como un producto potencial, hoy, después de haber sembrado algunos árboles para darle sombrío al ganado que venía pastoreando en mi lote, descubrí cómo esa producción con la implementación del fertilizante orgánico que Corpoica me enseñó a preparar, ayudó a mejorar la fertilidad del suelo y nutrición del cultivo, todo lo anterior acompañado de un manejo de coberturas vegetales que conllevaron a incrementar la capacidad de retención de agua y nutrientes. Aprovechando todos estos beneficios empecé a comercializar el producto”, afirmó Carlos Ayola, productor del municipio de Clemencia.
 

Hatillo de Loba, alimentación en ganadería doble propósito

 
Por medio del taller “Manejo de especies forrajeras, banco de proteínas y conservación de forrajes”, se mejora el sistema de producción de ganadería de doble propósito en Hatillo de Loba.
 
Adolfo Morales, productor de la zona, aprendió los beneficios de cultivar yuca forrajera y caña de azúcar para la elaboración de ensilaje en su parcela ubicada en Barranco de Loba, Bolívar con 26 hectáreas y 110 animales. “Considero estos cultivos como unos productos que no solo me ayudarán a mí a mejorar la producción sino también a todos los productores de la zona, es mi calidad de vida la que también se beneficia con estas nuevas herramientas aprendidas”, puntualizó Morales. (Lea: Definen áreas de riesgo agroclimático por sequías)
 

El Peñón, cultivo de piña

 
Los productores del municipio de El Peñón, en el sur de Bolívar, cultivan piña desde hace más de 100 años, tradición que se mantiene de generación en generación, comercializándola en mayor escala en los municipios de Mompós y Magangué en Bolívar así como en El Banco, Magdalena. 
 

José Ángel Silva Cantillo, productor de la vereda Buba, afirmó que “desde que Corpoica viene trabajando con nosotros hemos visto un cambio drástico en el cultivo de la piña, se nota la diferencia entre el sector intervenido y el que no está. Actualmente en la época de escasez de lluvia, las plantas ya no se desmejoran gracias al sistema de riego, y la inducción floral al cultivo que se ha implementado en la parcela de integración. Con las herramienta aprendidas y ejecutadas hemos logrado tener un cultivo estándar en su producción, contamos con plantas paridas al mismo tiempo y frutos del mismo tamaño que nos garantiza un mercado estable”. (Lea: Opciones tecnológicas para productores frente a variabilidad climática)

 
Manuel Espinosa, investigador Máster de Corpoica, se refirió a los avances en las parcelas de integración.
 
“Gran parte del propósito de los talleres fue mostrar a los productores de la zona, los resultados de la implementación de las herramientas tecnológicas que se han ejecutado en la parcela de integración, la cual se seleccionó con base en criterios agroclimáticos para el cultivo de mango de hilaza, por ejemplo, escogiendo a un productor que cumpliera con los requisitos exigidos por el proyecto. Con la implementación de estas tecnologías como poda y fertilizantes orgánicos, podemos proteger el suelo evitando que no se erosione. Se puede estimular la producción de flores en el cultivo de mango al igual que el crecimiento de plantas pequeñas en épocas críticas de sequía de esta manera disminuiríamos el impacto del clima en el cultivo. Proyectamos obtener 2 floraciones de mango durante un año, una en el primer semestre y otra en el segundo”.