Ganadería La Siberia puede reproducir hasta más de 50 hijos de una sola vaca

Por: 
Luis Humberto Caballero R.
25 de Junio 2018
compartir
Biotecnología reproductiva, hacienda la Siberia, inseminación artificial, transferencia de embriones, fertilización in vitro, aspiraciones, súper ovulación, desarrollo de Brahman, campeones, hembras de gran estándar, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“Luego de 43 años rescatamos genética del Dr, Zhivago, toro insignia del Brahman en Colombia y logramos producir dos hijos de este”, dijo Ricardo Orejarena. Foto: Hacienda la Siberia.
Tiene una donadora con un conjunto de habilidades que le hacen pensar que es la genética ideal para el país. A esta le ha sacado 30 crías.
 
La creadora del toro más representativo en la historia de la raza Brahman en Colombia como lo fue el Dr, Zhivago, campeón nacional en 1975, y uno de los toros más influyentes en la ganadería nacional, ha aplicado el mejoramiento genético durante 50 años en los que ha logrado mantenerse a la vanguardia en métodos como la inseminación Artificial, la transferencia de embriones y ahora la fertilización in vitro. Es una productora de genética y a la vez, de campeones cuyo propósito es aportarle al desarrollo de dicha raza.
 
Se trata de la Hacienda Siberia, unidad productiva que así como 43 años después logró rescatar la genética del Dr, Zhivago y producir dos terneros que ahora tienen cuatro meses de edad, también sobresale por ser triunfadora en diversas ferias con sus bovinos machos y hembras que son la representación de su trabajo permanente por el mejoramiento genético. (Lea: Nacen dos hijos del Dr. Zhivago)
 
Ricardo Orejarena, gerente de la ganadería considera que es un trabajo que debe hacerse con mucho tiempo de antelación y que cada día obtiene avances significativos para la raza.
 
Es el nieto del creador de esta iniciativa y el hijo de Horacio Orejarena Galvis, quien continuara con el legado. Se manifiesta satisfecho con el aporte que ha logrado para la ganadería y considera que en la fertilización in vitro ha logrado porcentajes de éxito hasta del 60 %, un gran indicador que habla de la dedicación y el esfuerzo en su unidad productiva ganadera.
 
Orejarena tiene sobre sus hombros la responsabilidad de sus antepasados así como el futuro de la biotecnología reproductiva por la que trabaja sin descanso. Nos reveló cómo ha sido el manejo de este negocio, la evolución, la experiencia y los fracasos en el trasegar a través del paso del tiempo.
 
Producto de la innovación
 
“Hace más de 60 años mi abuelo inició en el negocio con el nombre de Carlos V. Orejarena sucesores -Hacienda La Siberia -de hecho el registro en Asocebú así se mantendrá- y lo hizo cuando estaba el auge de la raza Brahman en Socorro –Santander”.
 
Dicho municipio fue uno de los primeros en Colombia que importó Brahman de los Estados Unidos En esa época mi abuelo tenía unas vacas de esa raza y en la región hicieron una importación entre los ganaderos del Socorro y él compró un toro de USA y así arrancó la ganadería.
 
Mi abuelo fallece y mi padre y un tío continuaron con la ganadería. Eso fue en 1964 hace más de 50 años y desde 1967 trabajamos ganado puro con el debido registro de Asocebú.
 
Algunos años después en 1978, hace 40 años, la Siberia, incursionó en las diferentes técnicas de  biotecnología genética. Inicialmente con la inseminación artificial (IA) y posteriormente con la transferencia de embriones.
 
¿Por qué lo hizo? Mi papá siempre ha sido muy innovador. Su carácter científico, como médico y cardiólogo, le mantienen viva su pasión por la investigación y siempre ha sido innovador.
 
Lo primero que se trabajó fue la inseminación artificial que en esa época era tan innovador como lo es ahora la transferencia de embriones y seguramente mañana habrá otra técnica más avanzada.
 
Como presidente de Asocebú impulsó la IA en pro de mejorar la calidad de la ganadería en Colombia. Era la oportunidad de poder inyectar una mejor genética en el hato.
 
Pero igual la biotecnología avanzó y en los años 90 incursionó en la transferencia de embriones (TE). El método era hacerle a la vaca la súper ovulación o lo que llaman hoy un lavado convencional y luego la transferencia a las diferentes donadoras. (Lea: Vacas modificadas genéticamente producirían leche materna humana)
 
Experiencia y error
 
Hemos realizado diferentes programas. Los primeros trabajos no tuvieron éxito porque es la curva de experiencia que se estaba pagando no solo en la finca, como tal, porque no teníamos experiencia, sino en el país ya que eran los primeros programas en el sector ganadero.
 
Se hicieron trabajos en la propia finca después se enviaron vacas a algunas ganaderías a un programa que se llamaba Cetelca. A base de experiencia y error, se fue mejorando.
 
Después a partir del año 2008 empezó a trabajar en la fertilización in vitro (FIV) que es otra tecnología que ha venido tomando fuerza en Colombia.
 
Lo que buscaba la IA era incluir la genética de toros nuevos en la vacada a un menor costo. Con la inseminación artificial y la tecnología de TE puede reproducir la genética superior de una madre donadora.
 
Son técnicas diferentes que buscan el mismo fin. Cada una tiene ventajas y desventajas. Son buenas independientemente del objetivo del ganadero.
 
Nosotros usamos ahora la fertilización in vitro. Con esta biotecnología se pueden practicar más aspiraciones durante el año, mientras que con la súper ovulación solo se puede hacer un lavado al año. Entonces si se tiene una vaca muy superior se está dejando de aprovechar esa genética más veces en el año.
 
Los resultados son óptimos. Se puede ver el mejoramiento de la calidad de los animales. Y gran parte básicamente es trabajo en casa. El administrador de la finca ha estado 40 años con nosotros. Él se encarga de gran parte del trabajo y sincroniza a las receptoras. También nos basamos en veterinarios especializados que hacen la aspiración y la transferencia de los embriones.
 
Con la FIV, si se tienen las receptoras, uno puede tener fácilmente 40 o 50 hijos de una vaca de genética superior en el año. (Lea: Mejoramiento genético hace más competitivo al sector ganadero)
 
En este tema la tarea es mejorar gradualmente. Realizamos el trabajo genético durante varios años y usamos toros superiores. Sentimos que ya hay hembras que ofrecen atributos, y de esas, procuramos aspirar y reproducir la genética de la que puedo obtener hasta 50 o 60 crías. Desde luego hay que tener las receptoras con previo alistamiento disponible, e igualmente, la tierra donde van a vivir.
 
Donadora de alto estándar
 
A la vaca llamada Mis Boris 297-4 que es relativamente joven ya que tiene 4 años, hace un mes le hicimos la aspiración y le sacamos 40 embriones, de los cuales, se transfirieron 20 y se vitrificaron 10. Le vamos a hacer otro trabajo pensando en obtener otros 15 o 20 embriones, y ahí, iríamos en 30 crías.
 
Hay que decirles a los productores que cuando adquieren un animal no están comprando solo la res que tiene al frente de los ojos, sino un trabajo genético que se ha hecho durante varios años. Que paguen no por 500 o 700 kilos de carne, sino por el potencial que el bovino está dispuesto a ofrecer.
 
Mis Boris 297-4 arrancó en la feria del Socorro hace dos años donde logró ser campeona reservada. Después en Bucaramanga fue campeona senior, después en la feria de Catama de Villavicencio fue igualmente campeona senior. Y en el Socorro el año pasado fue la gran campeona.
 
Es hija de un toro Boris 234 de García Abajo que es una de las ganaderías insignias del país que queda en Corinto –Cauca.  
 
Es el toro número uno hoy en el país en pruebas de mejoramiento genético. Sus crías se han medido en las diferentes clases de evaluación genética. 
 
Dicha vaca cuando la llevamos a Catama, era el animal más pesado de la feria. Una vaca de 880 kilos que se desplazaba como si tuviera 400 kilos. Eso dentro de las características de ganado Brahman, es importante. Al tener su primer parto a los dos meses estaba otra vez preñada. Después en su segundo parto, en el que infortunadamente el ternero al nacer falleció, de nuevo a los dos meses repitió preñez. Tiene una gran habilidad en su fertilidad. (Lea: Vacas modificadas genéticamente producirían leche materna humana)
 
En los diferentes trabajos de aspiración de oocitos da más o menos cien células disponibles lo que permite aprovecharla al máximo en materia de reproducción. En síntesis tiene un conjunto de habilidades que hace pensar que es la genética que uno quiere reproducir tanto en el hato propio como en el de la zona y del país.
 
Los productos
 
Hace falta trabajar en la comercialización. Tanto en lo institucional a nivel país, como nosotros personalmente en la producción del hato. Hemos tomado una actitud reactiva más que proactiva. Hay unos hatos que han sido más activos comercialmente.
 
Lo que hacemos es vender una receptora preñada. Una vaca siete colores que no es Brahman pero que dentro de su vientre lleva un embrión pegado de unas características excepcionales. Lo que se vende no es la receptora per se, es un vehículo que conlleva lo que de verdad se quiere comercializar.
 
También hay otros modelos comerciales como vender la aspiración de la vaca.  El interesado compra únicamente la disponibilidad de una aspiración. Él corre con los riesgos o responsabilidades ante el producto que pueda obtener de la misma.
 
Es importante que la gente conozca la producción histórica de esa vaca para que haga el esfuerzo  de comprar una aspiración o también los embriones. Otro producto es pegarlos en la receptora o .comprar los oocitos que se aspiraron. (Lea: Corpoica y Brasil trabajan juntos en producción in vitro de bovinos)
 
Hay que hacer un esfuerzo adicional en promover estos tipos de comercialización. Todo en aras de mejorar la genética del país.