La apicultura, un negocio con mucho vuelo por delante

Por: 
Edgar Aldana Rosillo
24 de Marzo 2020
compartir
apicultura, abejas, miel, exportación, Producción, colmenas, zánganos, reina, Fedeabejas, negocio, mercado, consumo, beneficios, potencial, comercialización, Contrabando, Venezuela, costos, precios, fomento, apoyo, Minagricultura, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero.
La apicultura es un negocio próspero en Colombia aunque todavía falta mucho camino para recorrer y más apoyo del Estado. Foto: Fedeabejas

Colombia quiere diversificar sus exportaciones y una de las grandes posibilidades está en el sector apícola que apenas está tomando vuelo.

 

Según Fabio Diazgranados, presidente de Fedeabejas, el potencial del negocio es motivante. “En el mercado interno tenemos una demanda insatisfecha del 70% que está copada por adulteradores y falsificadores”. (Lea:

 

En estos momentos el sector apícola sigue en un crecimiento sostenido similar al de los últimos 5 años. En el 2.018 se alcanzaron algo más de 120.000 colmenas en producción y 3.500 toneladas de miel/año en promedio. (Se fortalece la apicultura en el Bajo Cauca)

 

El 2019, de acuerdo con cifras preliminares, hubo un crecimiento del 20 %  llegando a superar las 140.000 colmenas y se espera que la producción haya superado la meta de 4.000 toneladas de miel.

 

El consumo per cápita está calculado alrededor de los 80 gramos/año. Muy por debajo de la media internacional cuando hay países que consumen hasta 500 gramos al año.

 

Aunque en estos momentos Colombia no es exportador de miel se tiene un gran potencial para serlo aunque el camino todavía tiene obstáculos. (Lea: Usos veterinarios de la miel)

 

No somos exportadores, según Diazgranados porque el precio externo es inferior al precio interno, lo que ha motivado a algunos comercializadores a importar. “Tenemos registros de 160 toneladas que ingresaron el año pasado. Algunas de ellas de contrabando desde Venezuela”, dijo.

 

Acepta el dirigente que los apicultores colombianos no son competitivos, en primer lugar por no ser grandes productores. “Nuestra apicultura aún es campesina en un 90 % y en pequeña escala con apicultores que no superan las 25 colmenas en promedio. Por esa razón tenemos altos costos de producción y un  precio superior al internacional”. (Lea: Apicultura, iniciativa de diversificación económica para el Bajo Cauca Antioqueño)

 

Sin embargo, la situación puede cambiar. Para ello se necesita un mayor fomento de la actividad por parte del Estado, y como Fedeabejas ya le solicitaron al gobierno y en particular al Ministerio de Agricultura apoyo para instalar un millón de colmenas; una adecuada ley de desarrollo y fomento apícola; lucha frontal contra la falsificación y adulteración de productos de las abejas; laboratorios de referencia, tanto para calidad como para sanidad apícola; campañas para incentivar el consumo de miel y demás productos, entre otros. (Lea: Miel de abeja fresca, un antibiótico natural)

 

“Con un millón de colmenas llegamos a satisfacer la demanda interna y a generar excedentes para el mercado internacional con un producto que, a todas luces, es de mayor calidad a la de muchos países exportadores”, asegura el directivo.

 

Además, aclara que la apicultura no es solo miel. En el país se produce polen y propóleos, entre otros productos de las abejas, de excelente calidad que empiezan a reconocer los estudios científicos y que podrían tener buen mercado en el exterior.

 

Sin embargo, entre las preocupaciones que siguen latentes y de manera coyuntural está la muerte masiva de abejas en algunas zonas del país, para lo cual ya se viene haciendo una campaña de protección. (Lea: Conviértase en un protector de las abejas)

 

Se está capacitando  en buenas prácticas agrícolas a los agricultores y en buenas prácticas apícolas a los apicultores.

 

El mal uso de agroquímicos o su empleo indiscriminado en zonas de cultivos intensivos han producido la muerte de millones de abejas y otros polinizadores. (Lea: Apicultores piden a agricultores usen pesticidas amigables con el medio ambiente)

 

Por otra parte, el Tribunal Superior de Cundinamarca, ordenó al Ministerio de Agricultura y al Ministerio del Medio Ambiente, confirmar una mesa de trabajo para evaluar los neonicotinoides  de uso agrícola con el fin de tomar decisiones que prevengan sobre su letalidad.

 

El negocio apícola está comenzando a tomar vuelo y espera llegar muy lejos, rompiendo las barreras del país y mostrando que las abejas colombianas están listas para picar en punta.