Así queda el negocio ganadero frente a la DIAN

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Junio 2019
compartir
Colombia, tributación, DIAN, Régimen Simple de Tributación (RST), Ley 1943 de 2018, Ley de Financiamiento, José Andrés Romero Tarazona, facturación en el sector ganadero, informalidad, renta presuntiva, retención en la fuente, flujo de caja. CONtwexto ganadero, noticias ganaderas de Colombia, tributación ganaderos
La DIAN tiene en su página web una herramienta-simulador que permite determinar el valor a pagar del impuesto y los beneficios de acogerse al RST comparado con el régimen actual, indica el director de la DIAN, José Andrés Romero Tarazona. Foto: Fedegán - dian.gov.co

En el marco de la Ley de Financiamiento, expedida el año pasado, se pondrá en marcha el Régimen Simple de Tributación (RST) que pretende, entre otros, facilitar el cumplimiento de los tributos y atenuar el costo de los mismos para quienes se acojan a él. CONtexto ganadero le explica cómo queda el sector ganadero en el RST.

 

En el marco de la Ley 1943 de 2018, más conocida como Ley de Financiamiento, el Gobierno Nacional incluyó medidas para la formalización y la generación de empleo que benefician al productor agropecuario y buscan, además, la reactivación económica del campo colombiano.

 

Bajo esta normativa se pondrá en marcha el Régimen Simple de Tributación que además del logro de estos propósitos, pretende facilitar el cumplimiento de los tributos y atenuar el costo de los mismos para quienes se acojan a él.

 

Así lo manifestó el director de la DIAN, José Andrés Romero Tarazona, quien calcula que la mayoría de los ganaderos del país no facturan más de $2.800 millones al año, y en este valor, la informalidad puede ser hasta del 80 %.

 

“La ganadería le aporta al PIB $17 billones, pero sobre el papel solamente reporta $4.5 billones, quiere decir, que mucho dinero en efectivo se queda en los intermediarios, y además no aportan ningún pago en impuestos ni le contribuyen al país”, expreso Romero Tarazona.

 

Para el director de la DIAN esto afecta de alguna forma el mercado y encarece el producto final, en este caso la carne de res y los subproductos que surgen de la actividad ganadera.

 

Régimen Simple de Tributación

 

El Régimen Simple de Tributación-RST, integra en una sola declaración, el impuesto de renta, de ICA y el Monotributo para quienes son responsables de este.

 

El RST es opcional. El que desee inscribirse en el régimen simple, lo puede hacer. Para el año 2019 hay plazo hasta el 31 de julio, y si decide desde el 2020, el plazo se vence el 31 de enero.

 

“Realizaremos desde la DIAN jornadas de información en todas las regiones ganaderas del país, proveeremos a través de nuestra página WEB un simulador, el cual, se podrá alimentar con información sobre los ingresos brutos del ganadero y determinará el valor a pagar del impuesto y los beneficios de acogerse al RST comparado con el régimen actual que tiene”, destacó.

 

Vale la pena destacar que la herramienta simulador que señala el Director de la DIAN, se puede descargar en este enlace.

 

De acuerdo con Romero Tarazona, otro aspecto que deben tener en cuenta es que los que se inscriban en el régimen simple y tengan trabajadores bajo su responsabilidad, no pagarán aportes al ICBF y SENA y, adicionalmente, se ahorrarán el aporte al sistema de salud del 12,5 %, lo cual representa beneficios adicionales muy importantes.

 

Adicionalmente el ganadero no estaría obligado a pagar sobre renta presuntiva, ni estará sometido a retención en la fuente, mejorando el flujo de caja. Solo tendrá que hacer un anticipo bimestral y no presentar 5 declaraciones que hoy en día se tienen que hacer para cumplir las obligaciones con el fisco”, aseguró.

 

El RST es de estructura plana y de liquidación uniforme, esto es, que para las actividades agropecuarias tendrá un porcentaje aproximado entre el 2 y el 5 %, lo que indica que no se requiere soportar gastos. De hecho, esto en las actividades del campo es lo más complicado de soportar, entonces va facilitar las cosas.

 

El directivo especificó que se aplicará el método de la autoliquidación porque uno de los requisitos para pertenecer al RST es tener factura electrónica, de tal manera que se posea en el sistema los registros como tarifa y volumen de ventas. (Lea: En 2019, ganaderos que estén obligados deben expedir factura electrónica)

 

¿Qué se busca?

 

Indicó que lo que se busca es reducir las tasas formales y sustanciales, impulsar la formalidad empresarial y laboral, simplificar y facilitar el cumplimiento de las obligaciones tributarias. “Lo llamamos RST pero en realidad corresponde a la ruta sin trámites”, reiteró.

 

Pueden participar las personas naturales o jurídicas que no facturen más de $2.740 millones al año.

 

Hay un millón de empresas informales y el propósito es lograr incluir en el RST el 50 %, o más, para incrementar el nivel de formalidad y compromiso con el país. Eso reducirá los intermediarios que ahora tendrán que expedir la factura electrónica”, replicó.

 

El papel de los mataderos

 

Unos jugadores importantes del mercado de la carne son los mataderos que procesan el ganado y lo convierten en el producto, los cuales, deberán tener factura electrónica y podrán informar de manera automática cuantas reses sacrificó, señaló Romero.

 

Estos tendrán una carga tributaria sencilla, más fácil de cumplir y razonable, agregó el funcionario.

 

“El RST favorecerá a los formales y hará que los ganaderos ganen más dinero porque reducirá ostensiblemente los intermediarios. El ganadero que pone el capital, la infraestructura, el trabajo y el riesgo, será entonces el más beneficiado porque son los que tienen la camiseta del país y contribuyen”.

 

Las tarifas serán del 1,8 al 5,4 %. Determinada mediante una tabla fijada por valores que están en la ley. Quienes reciben los pagos por medios electrónicos, no en efectivo, le permitirá una reducción adicional de la tarifa del 0,5 sobre el 100 %.

 

En definitiva, es una apuesta del gobierno nacional para generar confianza en los contribuyentes del país en sus responsabilidades contributivas, facilitándolas y disminuyendo su costo, dentro del marco de una política de equidad tributaria, concluyó el director de la DIAN.