¿Cómo es el análisis del laboratorio del Invima para saber si la leche tiene lactosueros?

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Diciembre 2020
compartir
Caseinomacropéptido, leche lactosuero, Invima leche lactosuero, Invima lactosuero, Leche mezclada con lactosueros y grasas, leche barata, butter oil, lactosueros, leche mezclada con lactosuero, leche mezclada con grasa animal o vegetal, leche barata colombia, lactosueros para bajar precio de leche, prácticas para bajar precio de leche en Colombia, ganado bovino, ganadería bovina, Ganadería, ganadería colombia, ganaderos colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoga
El Invima está aplicando una de las técnicas más avanzadas con equipos de última tecnología para detectar lactosuero en leche. Foto: invima.gov.co

El Laboratorio Nacional de Referencia del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) cuenta con equipos de última tecnología para analizar la composición de la leche y determinar si ha sido alterada o no. Aquí le explicamos de qué se trata.

 

Con el apoyo de entidades homólogas como el Laboratorio Nacional Agropecuario (Lanagro) de Brasil, a través del intercambio de conocimientos y experiencias se construyó un ensayo para detectar y cuantificar Caseinomacropéptido (CMP), un marcador del uso de lactosuero.

 

De acuerdo con el Invima, esta metodología presenta mayor sensibilidad y especificidad frente a otras técnicas analíticas empleadas en la actualidad para tal fin. (Lea: Invima daría resultados de leche mezclada con lactosueros en primer trimestre de 2021

 

¿En qué consiste esta técnica? Aunque la entidad utiliza una terminología muy técnica para describirla, en CONtexto ganadero vamos a explicar qué es el CMP y qué técnica se va a emplear para detectarlo en las muestras de leche que evaluará el laboratorio.  

 

El CMP es una fracción de péptidos (cadenas cortas de aminoácidos) presente en el suero del queso que es liberado por la caseína después de la hidrólisis con el cuajo. En términos más simples, es un desecho que resulta del proceso de fabricación del queso.

 

En los últimos años se han adelantado varios estudios para analizar los beneficios en la salud humana del CMP, que se obtiene después de agregar el cuajo a la leche durante la elaboración del queso, pero eso lo trataremos en otro artículo.

 

Para lo que ahora nos corresponde, cabe decir que el Invima analizará la presencia de esta sustancia con una técnica denominada “cromatografía líquida de alta eficiencia acoplada a espectrometría de masas” (HPLC-MS).

 

Esta permitirá realizar la identificación inequívoca, es decir sin lugar a error, de la secuencia específica de aminoácidos originados por CMP o pseudo-CMP. (Lea: Gobierno pone la lupa a empresas que estarían vendiendo lactosuero y no leche pura)

 

El pseudo-CMP es el producto de la degradación de la κ-caseína por bacterias del género Pseudomonas y difiere en un solo aminoácido del CMP producido por la quimosina, una enzima que se encuentra en el cuajo y que también es producida por las vacas en el abomaso.

 

De acuerdo con la entidad, la técnica HPLC-MS elimina completamente la posibilidad de falsos positivos en el análisis de leche, garantizando mayor confianza sobre el resultado. (Lea: ¿Cómo incidirían los recortes del presupuesto del Invima al sector ganadero?)

 

 

¿En qué consiste la técnica HPLC-MS?

 

Es un método analítico moderno utilizado para detectar y cuantificar sustancias en niveles de traza, lo que permite la detección de medicamentos o pesticidas, e incluso micotoxinas. Entre sus ventajas, se destaca que es muy sensible, eficiente y adecuado para varias aplicaciones.

 

La HPLC-MS combina el poder de separación de los materiales de gran peso molecular del HPLC con la capacidad de detección selectiva y confirmación para determinar la masa molecular de la espectrometría de masas.

 

En otras palabras, los componentes de la muestra líquida (la leche) son separados por el primer análisis (la cromatografía) para producir microgotas. Estas se evaporan rápidamente, liberando moléculas de analito ionizadas (cargadas electrónicamente) que luego pasan al espectrómetro de masas.

 

Para realizarla, el Invima adquirió equipos de última tecnología como el cromatógrafo líquido de alta eficiencia acoplado a un espectrómetro de masas, que permite la obtención de resultados confiables bajo el sistema de gestión de calidad basado en la norma ISO-17025 versión 2017.

 

Adicionalmente, la metodología de CMP en leche empleando HPLC-MS/MS ha surtido evaluación técnica, entre esta la auditoría interna realizada por ente externo. (Lea: Alerta por presunta práctica de mezclar leche con lactosueros y grasas)

 

Estos equipos han sido adquiridos a través de las diversas casas comerciales a nivel nacional que representan marcas dedicadas al desarrollo, diseño, construcción y comercialización de equipos analíticos en el área de cromatografía para aplicaciones en la industria de alimentos.

 

De igual manera, además de su formación profesional, los funcionarios del laboratorio han recibido entrenamiento para operar los equipos, así como han participado en procesos de evaluación de ensayos en laboratorio y reciben auditorias nacionales e internacionales que permiten garantizar la competencia del personal.

 

A principios de este año, el Invima trabajó de la mano con la Superintendencia de Industria y Comercio para atender las denuncias por el uso indebido de lactosueros. Sus funcionarios ya tomaron muestras de leche pasteurizada y ultrapasteurizada (UHT) en diferentes establecimientos.

 

Con estas, van a desarrollar la construcción de una línea base para conocer el valor de referencia de la concentración de CMP presente de manera natural en la leche colombiana. Una vez ya tengan este valor, podrán identificar cuando el lactosuero sea adicionado a la leche, y después de consolidar la información, darán a conocer los resultados en el primer trimestre de 2021.