El consumo formal de leche líquida bajó 1% en 2018

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Abril 2019
compartir
Consumo leche Colombia, consumo leche Colombia actualizado, consumo leche Colombia 2017 2018, kantar worldpanel leche Colombia, estudio sobre consumo leche en Colombia, discounters, marcas propias, discounters Colombia, marcas propias, leche Colombia, consumo hogares leche Colombia, leche líquida, leche polvo, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
De acuerdo con el estudio realizado, el consumo de lácteos en Colombia bajó 1%, afectado por leche líquida y leche en polvo. Foto: CONtexto ganadero - encolombia.com

Durante el 6º Simposio de Empresarios Lecheros de Infortambo se presentaron los resultados de la investigación ‘Tendencias del mundo lácteo en Colombia’ elaborada por Kantar Worldpanel, el cual concluyó que la venta de leche líquida y en polvo ha ocasionado esta caída.

 

El informe ‘Consumer Insights’, que midió el comportamiento de la canasta de consumo masivo en 2018, reveló que la compra de leche y de otros derivados decreció 1% en volumen, como explicó Miguel de la Torre, director de New Business de la firma internacional.

 

“En este estudio, la canasta láctea se refiere a la leche líquida, leche en polvo, crema de leche, modificadores, yogur y todas sus variantes, y las fórmulas infantiles”, detalló el funcionario. (Lea: A la pobreza se le atribuye el poco aumento del consumo de leche en Colombia)

 

La investigación se realizó en 4.127 hogares que representan un universo de 7,5 millones, con una cobertura del 64% de la población urbana en 27 ciudades de Colombia. Se trató de una medición de las compras reales que las familias efectúan cada semana, y no con base en las declaraciones de los encuestados.

 

También dividió a la muestra a nivel demográfico y midió todos los canales de distribución, desde las grandes cadenas como Éxito y Olímpica, los independientes como Surtimax y Zapatoca, las hiperbodegas como Makro y Alkosto, los discounters como D1 y Justo & Bueno, los minimercados, las tiendas de barrio, las droguerías y otros, como las compras online.

 

El informe encontró que el valor de la leche líquida ha caído por las ventas en discounters (venden el litro hasta en $1.000), y al mismo tiempo las grandes cadenas han empezado a competir con marcas propias como Taeq o Ekono.

 

El causante de la caída en valor es leche líquida, que impide que la canasta suba en valor. Y en términos de volumen, es la leche en polvo. Estos 2 productos impiden que la canasta crezca más rápido”, dijo. (Lea: Industria solamente acopió el 47% de la producción de leche en 2018)

 

En este análisis, encontraron que las marcas propias de lácteos crecieron un 25%, ganando espacio en discounters y otros canales, mientras que el 38% de los hogares colombianos disminuyeron o detuvieron su consumo de lácteos preocupados por su salud.

 

Como lo explicó el funcionario de Kantar Worldpanel, entre los primeros lugares de las búsquedas de los colombianos en Google, están los términos leche o las preguntas si el líquido hace daño. Esto coincide con otros datos como la disminución de compras de la leche entera y, por el contrario, un aumento en la deslactosada.

 

“(En conclusión), el promedio de un colombiano gastó -1% versus el año pasado en la canasta de lácteos. A esto añades el 2% del crecimiento poblacional y ves que la canasta es estable. Pero básicamente el volumen se está contrayendo a un ritmo del 1%”, anotó De La Torre.

 

Añadió que la canasta cayó en 2016 como consecuencia del incremento del IVA al 19%, por lo cual los discounters se ven como “salvavidas” para los hogares que tuvieron que restringir sus compras. (Lea: El consumo de lácteos frescos se expande en las economías emergentes)

 

De igual forma, los hábitos de consumo están cambiando: “Las nuevas generaciones son más conscientes y saben que los recursos son limitados, y ya no va a desperdiciar, lo que hace que esta canasta también tenga este comportamiento”.

 

Finalmente, como lo advirtieron los asistentes, el directivo confirmó que faltó el análisis de derivados lácteos como queso y mantequilla, que constituyen una parte importante tanto en el uso de la leche como en la canasta de los colombianos.