El problema no es la tenencia de la tierra: Lacouture

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Agosto 2022
compartir
Productor en el campo
Hay una serie de estrategias que podía implementar el gobierno sin afectar la propiedad de la tierra y tener un sector agro fortalecido, Foto: larepublica.co

En los actuales momentos en que se debate el tema de la reforma agrario, de la adjudicación de baldíos y del catastro multipropósito, entre otros aspectos relacionados con la tierra, el reconocido columnista Miguel Ángel Lacouture, señala que el problema no es la tenencia de la tierra.

 

Según el experto del sector agropecuario, lo básico está en hacer la tierra productiva, sostenible y estable, “lo primero que se debe comprar es el caballo y luego la silla”, en este caso el caballo reside en el mantenimiento, reconstrucción y terminación de la infraestructura productiva del sector agropecuario que haga atractivo el retorno de la diáspora Rural/Urbana.

 

Se deben generar ingresos suficientes para asegurar una vida digna a los productores del campo con lo que dé la tierra, que les conduzca a abandonar la  economía de subsistencia  y tener unos mínimos para subsistir en lugar de quedarse en la “muy confusa propuesta de repartir la tierra improductiva a través de su democratización”.

 

Función Social de la Propiedad El Artículo 58 C. N. .…”Cuando de la aplicación de una ley expedida por motivos de utilidad pública o interés social, resultaren en conflicto los derechos de los particulares con la necesidad por ella reconocida, el interés privado deberá ceder al interés público o social. La propiedad es una función social que implica obligaciones. Como tal, le es inherente una función ecológica.… Siempre que el Derecho de Propiedad cumpla con su función social que de acuerdo al artículo es “per se” una función social, a contrario sensu, cualquier tipo de propiedad de que se trate que no cumpla con la función social es sujeta de Expropiación previa indemnización, máxime puede llegar a ser sujeta de Democratización a través de cualquier de los mecanismos legales vigentes al momento de la toma de decisiones, lo anterior con relaciona las tierras que poseen hoy de manera legal y otras no, por las organizaciones minoritarias e indígenas que pululan en Colombia y que hoy son grandes poseedores de la tierra”, recuerda el columnista. (Lea: Productores con tierras improductivas a pagar más impuestos)

 

La infraestructura que asegure la productividad de la tierra en beneficio de la sociedad rural hace referencia a asegurar un presupuesto ya que sin el mismo no hay ningún tipo de posibilidad de Desarrollo, no puede seguir siendo el Ministerio de Agricultura la gallina para desplumar, con presupuestos decrecientes como ha sido la constante.

 

Sostiene que ya que este gobierno cuenta con las mayorías en el Congreso de la República, debe hacer que se incluyan $15 billones anuales para los cuatro años, es decir $60 billones en el próximo cuatrienio que garanticen a Colombia como una potencia alimentaria.

 

Un segundo aspecto que destaca Lacouture es la necesidad de una apertura a la inversión, bien sea pública, privada, nacional o extranjera que coadyuven a la terminación y creación de toda la infraestructura productiva para la puesta en marcha del sector agropecuario. “Los mecanismos de ley están dados para abrirnos ante el mundo y sacar adelante las ambiciosas proyecciones”.

 

En tercer lugar recordó que el agua es otro aspecto fundamental para la vida y en particular para la agricultura. Si no se garantiza los 365 días del año no hay desarrollo rural agropecuario que se logre.

 

Hoy es necesario abocar la culminación de los proyectos como el Cercado, el Triángulo del Tolima, recuperar los distritos de riego deteriorados e incentivar una real cultura de pago de Derechos de Aguas, con medidores afectivos así como emprender nuevos proyectos que garanticen el agua permanente. (Lea: Mentiras y verdades sobre el uso de la tierra en ganadería)

 

Lo cuarto es la inclusión financiera para que el futuro tenedor de tierras tenga acceso directo al crédito o la asociación a la cual pertenezca y así no sea presa de los grupos criminales y el gota a gota.

 

Así mismo sostuvo que la experiencia y logros de Agricultura por Contrato hay que hacerla crecer, jamás se debe abandonar los éxitos logrados, 300.000 vinculados dejan la bandera de testigo alta, la meta no puede ser menor de 1 millón al cerrar el cuatrienio; el traslado de los menores costos al desaparecer la intermediación es necesario pasarlos al consumidor final.

 

Un aspecto más tiene que ver con la infraestructura asociativa como instrumento de garantía para abastecer la demanda y calidad que los mercados exigen, igualmente que sirva como instrumento de redistribución de créditos y finalmente sea instrumento de integración vertical en la cual todos ponen y todos ganan en los múltiples eslabones de la cadena agroindustrial.

 

Por último plantea la necesidad de vías terciarias que permitan colocar en mercados de consumo la producción en volúmenes y calidades que exigen así como poder allegar a las áreas rurales donde se concentra la producción agropecuaria los agroinsumos en el tiempo que el cultivo y la ganadería los necesitan.

 

“No es arrinconándonos contra pared a los empresarios del campo que cumplen con lo pregonado de la Propiedad como Función Social, no es gritándonos, amenazando con democratizar sin contar con la instrumentación de ley para hacerlo en el corto o mediano plazo, no es asustándonos que vamos a avanzar, es coadyuvándonos a sacar esto adelante, tomo vocería a “motu proprio” de los empresarios del campo para abrir mesas de concertación y lograr los propósitos de este gobierno”, concluye Lacoture.