Invima determina parámetro para identificar leche a las que se estaría adicionando lactosuero

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Junio 2021
compartir
Resultados lactosuero Invima, Invima leche lactosuero, Invima lactosuero, Leche mezclada con lactosueros y grasas, leche barata, lactosueros, leche mezclada con lactosuero, leche mezclada con grasa animal o vegetal, leche barata colombia, lactosueros para bajar precio de leche, prácticas para bajar precio de leche en Colombia, ganado bovino, ganadería bovina, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia
Con estos primeros resultados, el Invima estableció que el valor promedio de CMP en leche cruda en Colombia es de 24 μg/ml. Foto: vivesaludable.es - imagen creada por freepik / freepik.es

El Laboratorio Nacional de Referencia del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) socializó los resultados del análisis para detectar y cuantificar caseinomacropéptido (CMP), empleado como marcador del uso de lactosuero en leche.

 

Luego de un trabajo de ocho meses, que comenzó en julio del año pasado y culminó en marzo de este año, en el cual el Invima analizó 368 muestras de leche en diferentes eslabones de la cadena, se determinó la línea base de la concentración de CMP en leche cruda.

 

De estas, 61 corresponden a muestras obtenidas en predios con apoyo del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), 157 fueron tomadas en plantas procesadoras y centros de acopio y 121 se obtuvieron de producto terminado (leche UHT y leche en polvo).

 

Las 29 restantes fueron acopiadas por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) de leche UHT en diferentes establecimientos a principios del año pasado. (Lea: ¿Cómo es el análisis del laboratorio del Invima para saber si la leche tiene lactosueros?)

 

Como explicamos antes, el Invima aplicó una metodología que se denomina cromatografía líquida de alta eficiencia acoplada a espectrometría de masas (LC/MS/MS) y que permite obtener una secuencia específica de aminoácidos originados por CMP o pseudo-CMP.

 

Según Carlos Alberto Robles, director de Alimentos y Bebidas del Invima, la diferenciación entre las moléculas de CMP y pseudo-CMP era un estudio inédito en nuestro país y que se hizo a partir de la metodología aplicada por la entidad sanitaria nacional Lanagro en Brasil.

 

“El pseudo-CMP es la molécula de la cadena de aminoácidos que se produce de manera natural en la leche por la acción de bacterias que tienen enzimas que rompen esa cadena, la k-caseína”, precisó. Cabe aclarar que la k-caseína hace parte de los compuestos de la leche.

 

Esto es importante porque las metodologías tradicionales no distinguen “si es pseudo-CMP o el verdadero CMP, que está presente en el lactosuero como subproducto industrial”. (Lea: Invima daría resultados de leche mezclada con lactosueros en primer trimestre de 2021)

 

De hecho, un estudio adelantado previamente en Colombia empleó una de estas técnicas, por lo cual los valores de referencia que arrojaron son distintos a los del Invima. En cambio, el método usado por la entidad sanitaria se refiere únicamente al CMP o GMP (como también se conoce).

 

Así pues, el Invima encontró que para el 95 % de las muestras de leche cruda obtenidas en finca, el valor promedio de CMP es de 24 µg/ml (microgramos por mililitro), o de 24 mg/L. Este dato es menor al del estudio de Colombia Productiva, que arrojó un valor promedio de 40,5 mg/L.

 

En comparación, la misma metodología aplicada en Brasil determinó que el nivel de concentración de CMP adecuado para el consumo directo es de 30 mg/L (o 30 µg/ml), en tanto que de 30 a 75 mg/L sería destinada a producción de derivados lácteos. Más arriba de este límite, se considera que los productos deben usarse para alimentación animal o la industria química. 

 

Posteriormente, encontró que el 85 % de las muestras de leche cruda en plantas procesadoras de leche y centros de acopio presentaron concentraciones de CMP inferiores a 24 μg/ml, mientras que solo el 63 % de leche en polvo y el 52 % de leche UHT obtuvieron igual resultado.

 

Si bien las otras muestras tuvieron unos valores elevados (superiores incluso a los 180 μg/ml), esto no quiere decir que el 48 % de la leche UHT que se vende en el país esté mezclada con lactosueros. Por ahora, estos fueron los valores que arrojó la tecnología empleada.

 

Como aclaró Robles, se tratan de valores de referencia, por lo cual fueron socializados con representantes de estas procesadoras así como con miembros de la academia. (Lea: Gobierno pone la lupa a empresas que estarían vendiendo lactosuero y no leche pura)

 

Por ejemplo, si bien este primer análisis no incluyó leche pasteurizada, la entidad continúa con el plan de muestreo no solo para este producto, sino también ampliando la base para acumular más datos. Según el funcionario, este primer análisis es un primer paso importante.

 

El siguiente será convocar una mesa de trabajo con representación de todos los actores de la cadena para ahondar en el tema, así como para ajustar la normatividad, pues en el corto plazo se busca hacer una adición al Decreto 616 de 2006 que incluya este valor de referencia.

 

En conclusión, en medio de la difícil crisis sanitaria que vive el país por cuenta de la pandemia y que dificultó adelantar esta actividad, Robles admitió que se trata de un primer paso, aunque también invitó a los actores de la cadena a reconocer la trascendencia de este trabajo.