Las propuestas de Duque para el sector rural

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Junio 2018
compartir
ivan duque, Marta Lucía Ramírez, iván duque presidente, duque presidente, duque presidente de Colombia, duque 2018-2022, propuesta para el desarrollo rural, propuesta para el desarrollo rural de candidadto a la presidencia de la República, Campo con progreso y futuro para TODOS, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, android contexto ganadero
Reducir a la mitad los índices de pobreza rural, hacer de Colombia el primer país en la región en el desarrollo de la agricultura climáticamente inteligente y resiliente, y apalancar inversiones para lograr un crecimiento interanual del sector del 5% durante el cuatrienio, sintetizan las propuestas de la fórmula presidencial Duque-Ramírez. Foto: AFP.
Con más de 10 millones de votos, Iván Duque Márquez y Martha Lucía Ramírez estarán al frente de Colombia durante los próximos 4 años. Conozca el programa en favor del agro del presidente electo. 
 
Su estrategia se centra en el desarrollo de una agroindustria de talla internacional, elevando la tasa de inversión en el campo con el fin de generar puestos de trabajo de calidad y oportunidades de crecimiento para los pequeños productores.
 
Señalan, como parte del diagnóstico que elaboraron, que la población rural colombiana –que alcanza el 23 % de la población total del país– presenta preocupantes atrasos en todos los frentes importantes del desarrollo humano. (Lea: Víctimas de las Farc se adhieren a la campaña de Iván Duque)
 
Atraso que ha relegado al 65 % de dicha población rural, a vivir en condiciones de pobreza.
 
Destacan, como sus principales causas, el mal estado de la infraestructura –léase vías, baja cobertura educativa y de seguridad social, la baja cobertura de los servicios básicos en las viviendas (energía, agua y alcantarillado)–, así como los problemas propios que ha generado la violencia de los grupos al margen de la ley que han ocasionado atrasos de inversiones importantes de infraestructura, a la par de una creciente deforestación y florecimiento de la minería ilegal, todas estimuladas por los negocios ilícitos y la baja presencia del Estado.
 
También cuestionan el exceso de Estado, pues advierten del enjambre de instituciones que intervienen (ADR, ANT, ART, URT, UANAP, UPRA, etc.) y la consecuente atomización de planes y programas (PDTE, PART, Contratos Paz, POSPR, PDRET, ZOMAC, PNIS, ZIDRES, ZRC, etc.), ha generado duplicidad de funciones, dispersión de recursos y carencia de coordinación y articulación institucional.
 
Las propuestas
 
Sintetizan su planteamiento de solución en tres pilares:
  1. Reducir a la mitad los índices de pobreza en la Colombia rural.
  2. Hacer de Colombia el primer país en la región en el desarrollo de la agricultura climáticamente inteligente y resiliente.
  3. Apalancar inversiones para lograr un crecimiento interanual del sector del 5% durante el cuatrienio.
Las estrategias
 
Plantean 4 ejes temáticos:
  1. Inclusión y Cambio Climático
  2. Áreas de Transformación Productiva (ATP)
  3. Inversión y Crédito con Equidad
  4. Institucionalidad Transparente, Moderna y Tecnificada (Talento, transparencia y tecnología; Productividad y acceso a mercados; Seguridad rural y ambiental).
Inclusión y cambio climático
 
Integran estos dos elementos o frentes, buscando por una parte, que las comunidades rurales sean sostenibles en lo económico, y lograr, a su vez, el cumplimiento de los compromisos asumidos por Colombia en la limitación del cambio climático. (Lea: Mensaje de Iván Duque a los ganaderos)
 
Las propuestas referidas a la inclusión, entre muchas acciones señaladas, parten de impulsar la Formalización Empresarial y Laboral, y acelerar el programa de formalización de la propiedad rural; el regreso de jóvenes y familia al campo (operación retorno), prohijado por un nuevo modelo de educación rural, alfabetización funcional para el adulto mayor campesino, el fortalecimiento del rol de la mujer rural, y el avance en la cobertura y el acceso a la salud y la educación.
 
Y respecto al cambio climático, su compromiso se fundamenta en promover la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero procedentes del uso del suelo.
 
Se trata de aplicar estrategias de Reducción de Emisiones con acciones para evitar la deforestación y degradación del Bosque, y con acciones positivas, como el impulso a la agricultura sostenible, la planificación climáticamente inteligente de los territorios desde su ordenamiento territorial y políticas para uso sostenible del suelo; así como generar las condiciones para la reconversión de 15 millones de hectáreas de suelos de uso ganadero a uso agrícola.
 
También indican que se deben aprovechar los Pagos por Servicios Ambientales (PSA), mediante el ingreso al mercado de carbono y compensaciones ambientales por pérdida de biodiversidad; e igualmente priorizar la rehabilitación y construcción de los Distritos de Riego donde sean viables, así como aquellos que son propiedad del Estado, acompañados del sector privado (APP). (Lea: Colombia elige: estado comunitario o campo con progreso)
 
Áreas de Transformación Productiva (ATP)
 
Esta estrategia parte del concepto de región con características homogéneas, en donde integrarán las acciones productivas de la agroindustria y las del pequeño agricultor
 
Se busca concentrar los esfuerzos económicos y técnicos, articular los pequeños, medianos y grandes productores, evitar la dispersión de recursos, y canalizar la capacidad productiva de las regiones.
 
Lo anterior bajo un marco de seguridad jurídica a la inversión productiva, y protección a la propiedad (titulación transparente) y el acceso a la tierra (tenencia de buena fe).
 
La anterior fórmula se acompaña con Innovación y tecnología al alcance de todos, inversión para el desarrollo de la asistencia técnica, y la investigación y desarrollo tecnológico orientado a la productividad. (Columna: Voto por las libertades, voto por Duque)
 
Inversión y crédito con equidad
 
Sus autores consideran que altos niveles de inversión pública y privada junto con la inclusión de los pequeños productores al sistema financiero, son instrumentos que permiten reducir las diferencias en la calidad de vida y de oportunidades entre los habitantes de la Colombia rural y los colombianos que viven en las ciudades.
 
Para lograrlo plantean destinar al menos el 50% del presupuesto agrícola del Estado a la provisión de bienes públicos como distritos de riego, vías terciarias e infraestructura digital, entre otros, potenciándolo con alianzas público-privadas (APP), junto con otros mecanismos como la financiación de OBRAS X IMPUESTOS + OBRAS X REGALÍAS (un porcentaje de las regalías indirectas tendría este fin) a todo el territorio (hoy está limitado a zonas de “post conflicto”).
 
Lo anterior acompañado de un Régimen Tributario Especial para nuevas inversiones en el campo, con especial énfasis en crear exenciones tributarias por 10 años a toda inversión productiva que genere un mínimo de empleo formal y estable en el campo, buscando una generación de 600.000 empleos nuevos de calidad.
 
Así como también el establecimiento de la cobertura total de seguro agropecuario catastrófico y colectivo en las Áreas de Transformación Productiva (ATP); la financiación, con Fondos de Capital de Riesgos, proyectos agroindustriales por al menos $2 billones de pesos, con énfasis especial en proyectos que den cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los compromisos para limitar el cambio climático (COP21). (Columna: Columna de opinión: El triunfo de la coherencia)
 
Institucionalidad Transparente, Moderna y Tecnificada
 
Se trata de apoyar las tareas propias del Estado con mejor talento técnico para reforzar las capacidades institucionales e impulsar la profesionalización de la gestión del campo colombiano, y de muchas estrategias encaminadas a la inclusión económica del sector rural.