Los ganaderos no están recibiendo alza del precio de la carne al consumidor

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Mayo 2021
compartir
precio de la carne, precio de la carne en Colombia, precio del ganado gordo en Colombia, precio carne Colombia 2021, precio carne Colombia, precio, carne, Colombia, ganado gordo, novillo gordo, frigoríficos Colombia 2021, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, ganado bovino, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
El reciente aumento del precio de la carne no se debe a un mayor pago a los ganaderos, pues no están recibiendo más ingresos por la venta de sus animales. Foto: m.vanguardia.com - ganadosycarnes.com

Mientras que el precio de la carne de res para el consumidor se ha duplicado en los últimos 15 años, el precio del novillo gordo que recibe el ganadero en términos de precio real es menor al registrado a comienzos de 2006. La pregunta es: ¿quién se está quedando con esta diferencia?

 

En las últimas semanas, los consumidores colombianos han notado con preocupación cómo ha subido el precio de la libra de carne de vacuno en los expendios y los almacenes de cadena, especialmente en Bogotá y las demás capitales del país.

 

Algunos medios reportan que el corte tradicional para asar o fritar pasó de costar $8500 a $13000 o incluso $16000 por lb en algunos puntos de la ciudad. (Lea: El porcentaje de sacrificio para exportación respecto al total vuelve a niveles de 2008)

 

Sin embargo, no hay claridad en la razón de este incremento, pues mientras que unos actores lo atribuyen al aumento de las exportaciones de ganado en pie y carne despostada, otros dicen que los bloqueos han frenado la oferta, lo que aumenta los precios. 

 

Vendedores y dueños de carnicería en Bogotá afirmaron a Citynoticias que mientras que en días pasados adquirían un kilo de carne entre $14000 y 15000, ahora tienen que pagarlo a casi $24000, por lo cual han elevado el precio al consumidor.

 

El Gobierno ha advertido que podría tratarse de un fenómeno especulativo debido a la crisis que vive el país en los últimos días por cuenta de las manifestaciones y los bloqueos. (Lea: Sube sacrificio de ganado en 1er trimestre de 2021 impulsado por exportación)

 

El ministro de Agricultura Rodolfo Zea afirmó que buscarán ejercer control para mantener el abastecimiento y luchar contra la especulación de precios, para impedir que algunos intermediarios se aprovechen de la situación cobrando más de lo debido.

 

 

Las estadísticas

 

Según cifras del DANE, reunidas por la Oficina de Planeación e Investigaciones Económicas del Fondo Nacional del Ganado (FNG), administrado por la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), históricamente los productores no han sido beneficiarios de esta alza en precios.

 

En enero de 2006, el novillo gordo estaba en promedio a $2636 por kilo. Al cabo de 15 años, en enero de 2021, el precio alcanzó los $5030 el kg, aumentando $2394 en estos tres lustros. (Lea: El precio de la carne no ha subido al mismo nivel del precio del novillo gordo)

 

No obstante, esta ganancia no sería la misma si se resta la inflación, como explicó Óscar Cubillos, jefe de la Oficina de Planeación de Fedegán-FNG: “En 2021, el precio real está más bajo que como estaba en 2008 y 2009, cuando exportábamos de manera boyante a Venezuela”

 

Y agregó: “Cuando el ganadero empieza a recuperar su precio, le caen diciendo que por qué tan caro. Muchos pensaban que el precio se iba a quedar en los $3000, sencillamente el productor está recuperando su ingreso, lo que es un alivio para el sector rural”.

 

En efecto, en una gráfica elaborada por esta oficina, se observa que el valor real del novillo gordo (el que se mantiene en pesos constantes) ha decrecido desde enero de 2006, con caídas pronunciadas a finales de ese año y en 2009, cuando se cerraron las exportaciones a Venezuela.

 

Esto quiere que, debido a factores como el alza de los insumos, el ganadero está recibiendo menos ingresos por la venta de su ganado que lo que recibía en 2006. (Lea: Aunque el ganado baje de precio, la carne sigue costosa por culpa de los intermediarios)

 

Sin embargo, lo más preocupante es que el precio de la carne sí ha subido de forma constante. Incluso en temporadas donde el ganado ha bajado de valor, como en 2009, 2017 y 2018 (por los brotes de aftosa), la carne ha mantenido su costo e incluso se ha incrementado.

 

El gremio también argumenta que en el primer trimestre de 2021, se obtuvieron más de 195 000 toneladas de carne en canal como producto del sacrificio de 850 713 animales, en tanto que solo 7053 t fueron exportadas en el mismo periodo. Estas representan un porcentaje de apenas 3,6 % de la producción de carne, por lo que no deberían incidir en el costo.

 

Es importante que el Gobierno determine por qué se están produciendo estas alzas exageradas de las cuales se quejan los expendedores en Bogotá y que frene este fenómeno especulativo, pues es claro que no es el ganadero el que se está beneficiando con los aumentos del precio de la carne de res al consumidor.