¿Por qué sube el precio de los alimentos?

Por: 
UdeA.
28 de Abril 2022
compartir
precio alimentos
La variación anual del índice de precios al consumidor —IPC— en marzo de 2021 fue de 1.51 %, según datos del Banco de la República; en 2022 llegó a 8.53 %, una cifra que no se alcanzaba desde el año 2016. Foto: Comunicaciones UdeA / Alejandra Uribe

En 2021 la inflación en Colombia cerró en 5.62 %, la más alta en los últimos cinco años. ¿A qué se debe este incremento? ¿Por qué se afecta el bolsillo de los colombianos? Las respuestas están, según los expertos, en la coyuntura internacional y el modelo económico adoptado por el país durante décadas.

 

Colombia cerró el 2021 con una tasa de inflación de 5.62 %, la más alta en los últimos cinco años, según reportó el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas —Dane—. Este porcentaje está muy por encima del 3 % que se había fijado como meta el Banco de la República. Los mayores incrementos se registraron en los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, con 17.23 %, afectando la canasta básica de los colombianos. (Lea: Así se siguen comportando los precios de los alimentos)

 

Pero lejos de controlarse, la inflación continuó creciendo en el inicio de 2022. El Dane informó que la variación mensual de los precios en marzo de este año fue de 1 %, el doble de la variación promedio histórica. De esta forma, la variación anual del índice de precios al consumidor —IPC—, que se mide tomando los datos de un mes y calculando su variación frente al dato del mismo mes del año anterior, llegó al 8.53 %.

 

¿A qué se debe el alza de los precios que incrementa la inflación? Mauricio López González, coordinador del Grupo de Macroeconomía Aplicada de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Antioquia, explicó que hay razones internas y externas para este fenómeno. En el contexto internacional, la crisis de los contenedores, relacionada con la escasez de espacio disponible para transportar los productos, y los incrementos de los costos del transporte marítimo —en 2020 mover un flete de China a Estados Unidos costaba 4469 dólares y en 2021 pasó a costar 20 615 dólares— ha impactado negativamente el costo.

 

“Además, el hecho de que la recuperación de la economía mundial ha sido lenta y el alza de los precios en los commodities, bienes básicos que se utilizan como insumos en la producción, entre otros, que pueden ser usados en el comercio o en el sector financiero, como el petróleo y los insumos para la industria y el agro. Estos factores conjugados hacen que la inflación en Colombia y en todos los países del mundo esté creciendo”, expresó López González. (Lea: Las razones por las cuales los alimentos están subiendo de precio en Colombia y el mundo)

 

Por su parte, Jorge Coronel, economista, profesor universitario y columnista especializado en el tema, afirmó que el país ha inclinado su modelo hacia una economía importadora de insumos. Esto lleva a que hoy el país sea más dependiente para la producción de alimentos, puesto que hay que importar esos insumos; este fenómeno, al que se le suma la devaluación del peso colombiano, hace que sea más costoso ese proceso.

 

Además de la coyuntura internacional, a nivel interno se presentan un conjunto de razones que aportan a ese aumento, como el aumento del salario mínimo. Las empresas tienen como costumbre fijar sus precios tomando como referencia la inflación del año anterior, anotó Mauricio López, y los salarios también crecieron en un 10 %, lo cual aumenta los costos de operatividad de muchas empresas y eso hace que se vea reflejado en el precio de venta de sus productos.

 

Adicionalmente, explica que existen dos situaciones adicionales: “La primera tiene que ver con la recuperación de la economía. Eso genera una mayor demanda y un mayor consumo, lo que eleva los precios. Y el segundo tiene que ver con que después de los bloqueos de 2021, producto de las movilizaciones sociales, algunos precios se dispararon y pareciera ser que se quedaron relativamente altos, no se dieron a la baja. Podría haber un tema de especulación en los precios”, opinó el docente. (Lea: Precios de los alimentos: el más elevado de los últimos 10 años)

 

Aparte de estos fenómenos coyunturales, Jorge Coronel va más allá y llama la atención sobre el modelo económico que ha adoptado el país. “Somos importadores de bienes finales e incluso de alimentos. En 1991 importamos un millón de toneladas de alimentos y en 2021 pasamos a importar casi 15 millones de toneladas. Esto, sumado a la devaluación y los problemas internos —como las debilidades en logística e infraestructura—, da como resultado que los precios aumenten de cara al consumidor final”.

 

Este no es un fenómeno nuevo. Antes de la pandemia, Colombia tuvo un periodo de inflación por fuera del margen establecido por el Banco de la República, que está entre el 2 y 4 %. En 2015 fue de 6.77 % y en 2016 de 5.75 %.

 

“Antes se podía mitigar con medidas y políticas de corto plazo, pero hoy la dimensión es tan grande que la mitigación es muy difícil. Estamos ante un problema estructural porque la discusión tendría que ser sobre el modelo económico que adoptó el país —de importar insumos y alimentos y no producirlos por cuenta propia—, porque ahí radica el problema de la inflación que tenemos”, concluyó Coronel. (Lea: ¿Por qué ha subido el precio de la carne si hay mayor cantidad de ganado?)

 

Fuente: Johansson Cruz – UdeA.