¿Qué dicen las importaciones de leche en polvo en los últimos 5 años?

Por: 
Pedro Fonseca
31 de Enero 2020
compartir
importaciones leche polvo Colombia 2020, contingente leche en polvo Estados Unidos 2020, histórico importaciones leche en polvo, importaciones lácteos colombia noticias, cifras importaciones lácteos colombia, importaciones leche colombia industria, importaciones de leche en polvo colombia, importaciones de leche en polvo aranceles, importaciones de leche en polvo tlc, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
En el último lustro, el ritmo de importaciones de leche en polvo alcanzó su punto más alto en 2016, bajó 2 años pero volvió a subir en 2019. Foto: agritotal.com - sprbun.com

CONtexto ganadero comparó las importaciones de leche en polvo en el último lustro, para determinar si los industriales aprovechan el bajo precio o si adquieren toneladas sin importar el costo ni la tasa de cambio.

 

A raíz de las elevadas importaciones que se presentaron a principios de este 2020, este medio se dio a la tarea de revisar cómo fue el consumo de los contingentes en los últimos 5 años, y de las compras de leche en polvo entera (LPE) y descremada (LPD).

 

Básicamente, comparamos el precio implícito (PI) en cada año, esto es, la cantidad total de toneladas dividida por el valor total CIF, con la tasa de cambio promedio para ver la rentabilidad. (Lea: Hay preocupación por exageradas importaciones de leche en polvo de este año)

 

A continuación, presentamos cuántas toneladas de LP se importaron en cada año, diferenciando entre LPE y LPD, así como el precio implícito (la media de cada tonelada). Con este ejercicio, buscamos esclarecer un poco el panorama de las importaciones.

 

En 2015 se importaron 16 mil 376 toneladas de leche en polvo por un total de USD 48,4 millones, 9.155 t de LPE por USD 28,6 millones y 7.221 t de LPD por USD 19,7 millones. De este modo, el valor de la tonelada de LPE fue 3.127 dólares y de LPD, 2.732 dólares.

 

Para 2016, se adquirieron 41 mil 261 t equivalentes USD 105,2 millones, más del doble que lo importado el año anterior. De LPE fueron 29 mil 413 t por USD 82,5 millones, un promedio de USD 2.807, y de LPD, 11 mil 848 t por USD 22,6 millones, en promedio USD 1.910.

 

En 2017, de las 25 mil 619 t importadas, 13 mil 734 corresponden a LPE y 11 mil 886 de LPD. Las primeras costaron USD 41,7 millones, un PI de USD 3.040, y las segundas USD 26 millones, PI de USD 2.187. (Lea: En 15 días se consumió el contingente arancelario de leche en polvo de EE.UU.)

 

2018 registró por primera vez más toneladas de LPD importadas que de LPE, 16 mil 845 t contra 11 mil 391, un total de 28 mil 236. Para las primeras se invirtieron USD 32,2 millones, un PI de USD 1.910, al igual que 2016. Para las segundas, se gastaron casi USD 35 millones, un PI de USD 3.070.

 

Todavía faltan los resultados de los últimos 2 meses de 2019, pero todo indica que este año registrará el récord en importaciones, superando a 2016. Hasta octubre, ya habían entrado 37 mil 675 t, de las cuales 24 mil 193 eran LPD y 13 mil 482 fueron LPE.

 

Esto costó cada tonelada en pesos

 

También hicimos el ejercicio de evaluar cuánto costó en promedio una tonelada, con base en el promedio de la tasa de cambio de cada año. Por ejemplo, en 2015 el precio promedio del dólar fue $2.749,39. Al hacer la multiplicación, la tonelada de LPE costó $8 millones 596 mil, y la LPD, $7 millones 512 mil.

 

En 2016, con la tasa de cambio promedio (TCP) que fue $3.050,98, los precios fueron $8 millones 563 mil para LPE y $5 millones 828 mil para LPD. Al año siguiente, fueron $8 millones 971 mil y $6 millones 455 mil respectivamente (TCP: $2.951,32).

 

Al año siguiente, el dólar registró una TCP más baja ($2.956,43), por lo cual la tonelada de LPE costó $9 millones 076 mil, y la de LPD disminuyó a $5 millones 647 mil. Finalmente, en 2019 la tonelada de LPD costó $7 millones 116 mil y la de LPE promedió $10 millones 836 mil (TCP: $3.281,09).

 

En 5 años, la tonelada de leche en polvo entera subió más de $2 millones 200 mil, mientras que la de leche en polvo descremada ha caído $395 mil, aunque su precio más bajo fue en 2018, con un valor inferior a los $5 millones 700 mil.

 

Así pues, esto demuestra que factores como la devaluación del peso frente al dólar o los altos precios internacionales de la leche en polvo no disuaden a la industria, que utiliza los cupos y adquiere producto extranjero según su propia conveniencia, antes que intentar comprar la leche producida en nuestro país.

 

 
Consumo de contingentes

 

Con cada año que pasa, a la industria nacional no parece importarle el precio de la leche en polvo en Estados Unidos. En 2018, el contingente arancelario de 9.744 t se agotó en 5 meses, hasta finales de mayo. Al año siguiente, aunque aumentó a 10 mil 718 t, se consumió en 60 días.

 

Para este año, en los primeros 15 días se acabaron las 11.790 t disponibles desde el 1 de enero. A juicio de analistas y productores, el país ganadero debe prepararse porque las importaciones no han registrado un decrecimiento ni siquiera por el elevado precio en el mercado estadounidense.

 

En enero de 2020 la leche en polvo entera superó los USD 3.900 dólares por tonelada, mientras que la descremada sobrepasó los $2.700, una tendencia al alza que comenzó en 2018. (Lea: Ni dólar a $3.300 ni tonelada de leche en polvo a más de USD 3.000 han frenado importaciones)

 

Dentro de 6 años, se acabará el cobro de aranceles a estos productos y no habrá más mecanismos de protección que frenen las importaciones, aunque los hechos han demostrado que estos gravámenes no funcionan como tal, pues nunca han desestimulado las compras del exterior.