3 medidas que los ganaderos pueden tomar para evitar erosión de suelos

Por: 
CONtexto ganadero
16 de Mayo 2016
compartir
atlántico, Erosión de suelos, Ganadería extensiva erosiona suelos, Ganadera contribuye a evitar erosión de suelos, Degradación de terreno, Encerrar lotes, temporada de lluvias, Verano intenso, Sequía, Descompactación de suelos, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
Una ganadería amigable con el medio ambiente puede evitar que los suelos se sigan erosionando, como se ve en esta imagen de un predio en Atlántico. Foto: Javier Ruiz
Expertos señalaron que la actividad pecuaria puede contribuir a mejorar los suelos si se aplican estrategias que impidan la degradación del terreno y permitan su recuperación.
 
Javier Felipe Ruiz Rodríguez, profesional Operativo de Proyectos en Sabanalarga del Fondo Nacional del Ganado, FNG, indicó que el problema de la erosión de suelos es ocasionado por prácticas tradicionales de los campesinos.
 
Aquí en la Costa Caribe, cuando un ganadero hace un potrero, lo primero que mete es un bulldozer o una moto y talan todos los árboles sin saber si son convenientes o no para la actividad pecuaria, y después siembra pastos”, aseguró.
 
Además, acostumbrados como están a trabajar en ganaderías extensivas, los ganaderos sobrecargan las pasturas, lo que hace que se compacte y se pierda la calidad del suelo. (Lea: Árboles rompe-viento para frenar la erosión de suelo)
 
De igual manera, el uso de agroquímicos afecta la flora y la fauna de estos terrenos, por lo que quedan desprotegidos y a merced de la intensa luz solar y a temperaturas de 40ºC durante varios meses.
 
El profesional recordó unos datos preocupantes, a propósito de la ganadería extensiva: mientras que en los años 60, Colombia tenía 14,6 millones de hectáreas para ganadería con una producción en promedio de 3,2 litros diarios de leche por animal, hoy en día se destinan 40,6 millones, pero la producción se redujo en 2,7 litros.
 
“En consecuencia tenemos más tierra, mucha de ella sin vocación para la ganadería, y somos menos productivos”, precisó. (Lea: ¿La costa Caribe aún basa su economía en la ganadería?)
 
Por este motivo, CONtexto ganadero consultó a un experto que planteó 3 acciones que pueden emprender los ganaderos para mejorar la condición de sus suelos y evitar la erosión.
 
José Alfredo Rodríguez, médico veterinario y profesional extensionista en Piojó, Atlántico, recomendó que en las zonas donde hay deslizamiento de tierra o donde se ve un desgaste, se podrían sembrar árboles como el matarratón.
 
Las estacas o los troncos de matarratón son una de las fortalezas que nosotros tenemos en la región porque sus raíces salen rápidamente y se adhieren con facilidad”, afirmó. (Lea: Tipos de suelos y formas de tratarlos a favor de la ganadería)
 
El extensionista de Piojó explicó una medida que pueden aplicar los ganaderos para evitar erosión de suelos
 
Una segunda acción para recuperar el terreno es encerrar el lote erosionado y proceder a picarlo utilizando pico o pala a una profundidad de 10 a 15 cm. Luego, se le agrega materia orgánica para sembrar pastos.
 
El fin de encerrar el lote es para que el ganado no tenga acceso a ese lugar y no pisotee el terreno, mientras la semilla nace”, puntualizó.
 
Esto se debe a que las partes erosionadas tienden a estar compactadas, por lo que con esta medida se busca labrar el terreno y permitir que las raíces penetren la tierra y así el agua fluya.
 
A la hora de escoger un forraje, se puede optar por el pasto estrella, que según Rodríguez se extiende de forma fácil. Una vez hayan brotado los pastos, se pueden remover las cercas y permitir la entrada del ganado.
 
Finalmente, una tercera acción consiste en colocar piedras o sacos llenos de arena en zonas que estén a punto de deslizarse, con el fin de crear una barrera que impida los derrumbes de tierra. (Lea: Suelos afectados por incendios no tienen capacidad para afrontar La Niña)
 
Por último, el profesional del FNG recordó que se debe prestar especial atención a este fenómeno sobre todo ahora que comienza el invierno, pues con las lluvias hay más riesgo de que el terreno ceda.  
 
“Las actuales lluvias complementan gradualmente la pérdida de la calidad de los suelos y por consiguiente de los pastos y de la producción animal”, manifestó Ruiz Rodríguez.