3 pruebas que se deben hacer para controlar parásitos en el ganado

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Octubre 2015
compartir
parásitos en el ganado bovino
Las pruebas de sangre y el estudio cropológico determinan con claridad el tipo de parásito presente en un bovino. Foto: criseyda-princesita.blogspot.com / CONtexto ganadero.
En el momento que nace un bovino, se exagina, suministra calostro y desinfecta el ombligo. En los primeros meses de vida, el animal, además, recibe un antiparasitario.
 
Paso seguido se inicia todo el procedimiento de cría y levante y la respectiva revisión de la presencia de parásitos en los rumiantes, la cual se realiza por medio de 3 pruebas. (Lea: 5 consejos para un control integrado de parásitos en vacas)
 
La revisión visual de los parásitos externos se hace periódicamente. Garrapatas, tábanos y moscas son las más comunes de observar y se eliminan con baños hechos con productos recomendados por un médico veterinario. 
 
El examen de sangre es la segunda prueba con la que se comprueba el tipo de parásito presente al interior del rumiante y llevará al ganadero a escoger el principio activo que reducirá o acabará con el mal que le causa anemia, baja producción láctea y/o disminución de peso.
 
Guillermo Alarcón, médico veterinario y profesional en la Subgerencia de Salud y Bienestar Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado porla Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, aclaró que los rumiantes pueden mostrar síntomas similares a diferentes enfermedades y solo mediante una prueba serológica se conocerá el tipo de patógeno que ataca. 
 
"La prueba de sangre se hace para saber cuál parásito está en el animal porque no siempre se puede saber con verlo", puntualizó Alarcón.
 
Carlos Mario Peláez, médico veterinario, expuso que enfermedades como la tripanosomiasis son holoparásitas, lo que indica que no se observan a simple vista como las garrapatas y los síntomas se podrían confundir. Ante eso también recomendó hacer la muestra de sangre al rumiante y enviarla a un laboratorio certificado que evaluará los glóbulos rojos para dar un veredicto sobre el tipo de parásito que está en la res.
 
Javier Ardila, ganadero en la Sabana de Bogotá, manifestó que parte de las tareas matutinas a ejecutar en el predio es hacer una prueba coprológica a las terneras que serán las futuras vacas lecheras de su predio para descartar o conocer su estado parasitario y poder actuar a tiempo.
 
“Es importante realizar un estudio cropológico (materia fecal) con juicio para controlar los parásitos”, apuntó Ardila. (Lea: Verano incrementa males parasitarios y respiratorios en bovinos)
 
Antonio Betancourt, médico veterinario-zootecnista, con maestría en parasitología veterinaria y doctorado en ciencias veterinarias de Texas A&M University, les recordó a los productos pecuarios la importancia de no repetir el principio activo de los antiparasitarios, más allá de si se elige una nueva marca del producto, con lo que se evitará que se cree resistencia.