5 factores por los que el campo no motiva a los jóvenes

Por: 
CONtexto Ganadero
19 de Abril 2016
compartir
jóvenes rurales
Son cada vez menos los jóvenes que ven en el campo una actividad económica atractiva. Foto: www.moreloshabla.com.
Una de las principales quejas de los productores es la ausencia de mano de obra calificada y lo envejecido que está el agro. La razón: las nuevas generaciones no ven en la ruralidad su proyecto de vida.
 
El comentario dejó de ser aislado para volverse constante y preocupante: no es sencillo encontrar mano de obra calificada, comprometida y responsable en el campo. Genera aún más zozobra que cuando se hallan trabajadores sean personas mayores, los jóvenes están lejos del agro, por lo que la actividad rural luce cada vez menos renovada. (Crónica: Jóvenes, ganaderos y exitosos)
 
Durante el 2° Simposio de Empresarios Lecheros organizado por Infortambo Andina hace unas semanas atrás en Bogotá, Rosario Salamanca, una conferencista, hacía referencia al planteamiento anterior y a otra dificultad que a su juicio no hace atractivo el campo para los jóvenes, y es que ya no pueden hacer ninguna labor en la finca porque se considera trabajo.
 
“Antes los niños ayudaban a sus padres con tareas esenciales, pero ahora eso es tipificado como trabajo, entonces se la pasan en la casa y por obvias razones desconocen en su totalidad lo que significa laborar en la ruralidad”, indicó.
 
Además del desconocimiento del trabajo del campo, hay otros elementos que desmotivan a la juventud a la hora de trabajar en el sector agropecuario. Según indicó Wilmar Lizcano, un ganadero de 32 años ubicado en Santander, las nuevas generaciones quieren mejores sueldos y condiciones económicas, que no van a encontrar en el campo, por eso prefieren emigrar hacia las ciudades. (Lea: 5 razones por las que los jóvenes deben estudiar carreras agropecuarias)
 
Agregó que los jóvenes ven atractiva la ciudad y los seduce la comodidad. “Hay algo reciente y es la cultura de ganar más con menos esfuerzo. También está el consumismo y los lujos. Eso atrae”, aseveró.
 
Sin embargo, para Lizcano, algo que mueve mucho es el amor hacia el campo. En su caso, su contacto fue escaso con la ruralidad y hace 6 años tomó la decisión de irse a vivir a la finca, esa determinación lo ayudó a aprender rápidamente las tareas que tenía que cumplir y hacer diariamente. Agregó, “no me arrepiento de vivir y depender del campo”.
 
Por su parte, Alejandro Giraldo Villegas, ganadero ubicado en Samaná, Caldas, aseguró que la única forma de seducir a los jóvenes para que trabajen en el campo es ofrecerles condiciones salariales y laborales similares a las que podrían encontrar en la ciudad. No obstante condenó el poco interés de las nuevas generaciones con el trabajo de largo aliento. (Lea: Jóvenes rurales demuestran que lo suyo es el campo)
 
“Cuando la juventud entiende que el campo es un trabajo a futuro y no un presente, se desmotivan y desechan la idea. A eso se le suma el programa de casas gratis del Gobierno, eso ha fomentado la huida de gente joven que sueña con una vivienda propia”, amplió.
 
Los 3 productores indicaron que una alternativa para atraer a los niños y futuros jóvenes al tema agropecuario está en la educación, especialmente en básica y primaria, ya que es una alternativa para fomentar amor al agro.
 

“La educación es primordial, allí deben aprender las técnicas modernas ideales para el campo. El apoyo de los padres es esencial, ya que deben motivarlos a que inicien proyectos para que así sean exitosos”, remató el ganadero caldense. (Lea: Inteligencia artificial para el agro, propuesta de jóvenes santandereanos)