5 factores por los que una ganadería debe usar cercas vivas

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Septiembre 2017
compartir
cercas vivas, cambio de cultura, abandono de monocultivos, mejoramiento, cimitarra, noticias de ganadería colombiana, CONtexto Ganadero
Cercas vivas de Xylopia amazónica en la finca San Juan del Carare. Fotos: Mauricio Carvajal (izq.) CIPAV.
Ganaderos deben contemplar el uso de cercas vivas para mejorar el medio ambiente. De manera simultánea abandonar su obsesión por los monocultivos de gramíneas y su visión de los árboles como obstáculos en los potreros.
 
Pocos ganaderos del Magdalena Medio han adoptado las cercas vivas en sus predios. Estas son hileras (una o varias) de árboles, arbustos y/o palmas que separan los potreros y sostienen el alambre.
 
Para Enrique Murgueitio y Zoraida Calle de CIPAV en un artículo publicado en la revista Carta Fedegán al que titularon Ganaderos aliados de la biodiversidad en el Magdalena Medio, este cambio, que es más cultural que tecnológico, se irá dando en la medida en que los productores abandonen su obsesión por los monocultivos de gramíneas y su visión de los árboles como obstáculos en los potreros.
 
Citan el ejemplo de México y Centroamérica en donde es muy común la siembra de estacas de indio desnudo Bursera simaruba para formar las cercas. (Lea: ¿Cómo se establece un sistema silvopastoril intensivo (SSPi)?)
 
Afirman que en la región Caribe de Colombia, la mayoría de las cercas vivas se hacen con estacas de matarratón Gliricidia sepium o con plántulas de roble morado Tabebuia rosea (ver Carta FEDEGAN 109), móncoro o solera Cordia gerascanthus (ver Carta FEDEGAN 128) o Acacia mangium.
 
Existen también las cercas vivas formadas a partir de la regeneración natural de árboles y arbustos bajo el alambre. Esto ocurre principalmente en sitios con remanentes de bosque y clima húmedo, donde las aves se posan en las cercas y depositan semillas, gracias a lo cual los árboles se establecen espontáneamente en líneas. (Lea: Árboles dispersos en potrero y sucesión vegetal)
 
5 ventajas para hacerlas
 
Los investigadores de CIPAV sostienen que el uso de cercas vivas tiene innumerables ventajas para los productores ganaderos pero una de ellas es impedir el peligro de desaparición de especies que son importantes para el mejoramiento del medio ambiente.
 
Las 5 ventajas son:
 
Les evita los costos de extracción de los árboles, corte y reemplazo de los estacones.
 
Los árboles proporcionan sombra y en algunos casos también forraje y frutos para el ganado en todas las divisiones de los potreros.
 
Las cercas vivas generan un microclima benigno para el ganado y son un refugio para los animales durante las tormentas y las horas más calientes del día.
 
La vegetación de las cercas vivas atrae aves e insectos que contribuyen al control biológico natural de las garrapatas, y proporcionan hábitat para los escarabajos estercoleros que entierran el estiércol rompiendo así los ciclos biológicos de insectos plaga tales como la mosca de los cuernos.
 
El uso de cercas vivas permite reducir el número de puertas y broches en la finca, evitando así la erosión en los caminos del ganado.
 
Un ejemplo en Cimitarra - Santander
 
Para CIPAV un ejemplo interesante y exitoso de cercas vivas formadas a partir de la regeneración natural de árboles se encuentra en la finca San Juan del Carare, situada en Cimitarra, Santander.
 
Esta finca ganadera es muy conocida en el medio de la conservación biológica porque allí la Fundación Proyecto Primates lleva a cabo estudios de largo plazo de varias especies de monos.
 
Se destaca la presencia de la marimonda del Magdalena Medio Ateles hybridus, considerada una de las 20 especies de primates con mayor riesgo de extinción a escala global.
 
Los potreros de la finca San Juan del Carare están separados por cercas vivas densas formadas a partir de la regeneración del árbol conocido como escobo o garrapato blanco (Xylopia amazónica).