5 maneras de sujetar los bovinos

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Junio 2019
compartir
sujeción de bovinos, métodos de sujeción de bovinos, manejo animal, bretes para bovinos, tranquilizantes para bovinos, Bienestar Animal, manejo de bovinos, sujeción psicológica, disminución sensorial, empleo de pasillos y barreras para el confinamiento, uso de instrumentos y fuerza física, sedación o inmovilización química, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
Normalmente, la sujeción se entiende como física, pero existen otro tipo de métodos para ejecutarla. Foto: YouTube

Existen 5 categorías para sujetar a los bovinos que se hacen con el fin de controlar sus movimientos para realizar cualquier actividad de manejo, desde conducción, pasando por la examinación o la práctica de un procedimiento. Conozca cuáles son.

 

Las prácticas de sujeción tienen su origen desde hace varios milenios, cuando el ser humano comenzó a domesticar animales para alimentarse, vestirse y facilitar sus labores. Para aprovechar y manejar los semovientes, fue necesario desarrollar medios de control. 

 

Existen cinco métodos de sujeción, que poseen ventajas e inconvenientes según la especie de ganado y la técnica de manejo, y que sirven para preservar la seguridad de los operarios o médicos veterinarios. (Lea: Aproveche la curiosidad de sus bovinos para diseñar corrales)

 

El primero es la sujeción psicológica, en el que la persona encargada conoce a la perfección a los animales que maneja, para aprovechar o evitar las tendencias de su comportamiento. Así pues, el trabajador utiliza la voz para transmitir autoridad o tener un efecto relajante, al igual que los ademanes para conducir a los animales de manera tranquila.

 

El segundo es la disminución sensorial que consiste en cubrir los ojos de los semovientes, con el fin de que una vez los tenga vendados, responda inmediatamente a las órdenes. Este se emplea sobre todo en ejemplares que se resisten violentamente, pues esta medida los calma.

 

La tercera técnica es el empleo de pasillos y barreras para el confinamiento, uno de los más utilizados. No obstante, hay que aprender a utilizar los elementos de acuerdo a la anatomía y fisiología del bovino. (Lea: Conozca más sobre la identificación y sujeción de terneros)

 

No todas las instalaciones ganaderas son tan grandes como para justificar la existencia de un equipo completo, pues las barreras pueden ser temporales, económicas o improvisadas. Algunos ejemplos son colocar pacas de paja para evitar el alcance de una coz o un panel para apretar al animal contra una cerca o pared.

 

El cuarto método es el uso de instrumentos y fuerza física, tan viejo como la domesticación de animales. Los instrumentos son amplificadores o extensores de la fuerza física, cuya necesidad es obvia frente al tamaño, fuerza y agilidad de los semovientes.

 

Los más empleados son cuerdas, lazadas, anillos nasales y bastones eléctricos. Cada uno sirve para facilitar el control de manera segura, eficaz y responsable y permite la ejecución satisfactoria de la técnica de manejo necesaria. (Lea: 3 métodos de sujeción de los bovinos)

 

Finalmente, la sedación o inmovilización química es el último recurso porque es el más fuerte, ya que inmoviliza por completo al ejemplar y se usa principalmente para procedimiento quirúrgicos. También se pueden calmar los bovinos reacios con algunos productos. 

 

Sin embargo, a pesar de que supone menos esfuerzo y un mayor control, su aplicación requiere un profundo conocimiento de la anatomía y fisiología del animal, así como de la farmacología de la sustancia química empleada. Cualquier compuesto que afecte el sistema nervioso o muscular es peligroso, pues una sobredosificación puede causar la muerte.